Pronunciamiento oficial sobre sanciones del 27-11-2018

Comunicado oficial

SOBRE SANCIONES ANUNCIADAS POR EL GOBIERNO DE LOS ESTADOS UNIDOS DE NORTEAMÉRICA EN CONTRA DE FUNCIONARIOS DEL GOBIERNO DE NICARAGUA

El Comité Coordinador de Propuesta Ciudadana y la Asamblea de Miembros, con relación a las sanciones decretadas el día 27 de noviembre del 2018 por el Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica en contra de la Vicepresidenta de Nicaragua y uno de los asesores más visibles del gobierno nicaragüense, así como la aprobación en el Senado de la Ley conocida como Nica Act, que supone un avance importante en el proceso de aprobación final y definitiva de dicha Ley:

CONSIDERAMOS

  1. Que en fecha seis de abril del año dos mil diecisiete emitimos una comunicación oficial en la que hacíamos advertencias y recomendaciones al gobierno de Nicaragua y a la sociedad nicaragüense en general, entre las que se destaca un llamado al diálogo constructivo para articular un proyecto o propuesta de nación viable, la exigencia al gobierno de Nicaragua para que proceda a la despolitización partidaria de las instituciones del Estado y la invitación a la ciudadanía en general para que participe activamente en los procesos de democratización que nuestro país requiere.
  2. Que a partir del mes de abril de este año, casi exactamente un año después de nuestro comunicado relacionado en la consideración antecedente, Nicaragua entró en una crisis política y social sin precedentes que según diversas fuentes al día de hoy se refleja en alrededor de quinientas muertes, centenares de personas presas políticas, centenares de desaparecidas y miles de víctimas de toda índole.
  3. Que como consecuencia de las acciones del gobierno de Nicaragua, la represión desmedida emprendida en contra de la población, la comunidad internacional ha tomado una serie de acciones de presión con el fin de lograr que la población nicaragüense entremos en un proceso de diálogo nacional, entre dichas acciones se insertan diversas sanciones por parte del Gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica contra funcionarios del gobierno de Nicaragua, siendo especialmente relevantes y preocupantes las emitidas el día de ayer 27 de noviembre que implican declarar a Nicaragua como una amenaza para la estabilidad y la seguridad de la región.
  4. Que en nuestro pronunciamiento del trece de julio del dos mil dieciocho hemos reiterado nuestra exigencia al gobierno de Nicaragua para iniciar un proceso de democratización que comience con el cese a la represión y dé continuidad al diálogo nacional que el mismo gobierno sigue tratando de evadir, teniendo como consecuencia la intervención de la comunidad internacional ya relacionada.
  5. Que el gobierno de Nicaragua en lugar de propiciar un entendimiento entre la ciudadanía ha ido profundizando en la polarización y acciones de exclusión, generando una división social que solamente puede llevarnos a una confrontación directa, sembrando más dolor y sufrimiento innecesarios. Ya se cuentan por decenas de miles los ciudadanos nicaragüenses que se han visto obligados a abandonar el país para salvaguardar sus vidas y padecen en el exilio.
  6. Que es nuestro deber ciudadano, en cumplimiento de nuestros principios y objetivos, continuar insistiendo en el llamado a la cordura, a la actuación cívica responsable y a la reflexión permanente sobre nuestra realidad nacional y la construcción de una Sociedad democrática en nuestro país.

POR TANTO

  1. Invitamos a las distintas expresiones políticas y de sociedad civil organizadas para que nos unamos en la construcción de un proyecto de nación viable que integre los valores universales de libertad, democracia, progreso, justicia para todos y todas; apartando las diferencias políticas e ideológicas, para consolidar una verdadera fuerza de cambio positiva y propositiva que logre superar el ánimo confrontativo y la desconfianza imperante entre la ciudadanía y las mismas organizaciones en general. El diálogo nacional tiene que comenzar entre la diversidad de expresiones de la ciudadanía organizada. Es a los nicaragüenses a quienes nos corresponde construir la sociedad en que deseamos vivir.
  2. Exigimos nuevamente al gobierno de Nicaragua que cese la represión en contra de la población que cívicamente se le opone, que proceda inmediatamente a desarmar a los grupos paramilitares que siembran temor en la ciudadanía, a excarcelar a las personas que guardan prisión por razones obviamente políticas, que respete el derecho constitucional de la ciudadanía a las manifestaciones públicas, pacíficas, y que retome el diálogo nacional como mecanismo cívico para resolver el conflicto que es resultado exclusivo de las decisiones de los gobernantes. El gobierno debe de abrirse a negociaciones transparentes y ecuánimes con la ciudadanía, la comunidad internacional y los mismos Estados Unidos de Norteamérica, actuar de otro modo sería justificar la imposición de nuevas y más onerosas sanciones a nuestro país.
  3. Instamos a los y las militantes del partido en el gobierno para que reflexionen seriamente acerca de la situación que actualmente vivimos y nos puede llevar a la destrucción de nuestra endeble economía y a una confrontación con desenlace imprevisible, pero resultados ciertamente funestos para todos y todas. Nuestra experiencia histórica nos debe llevar a la conclusión de que no podemos repetir los errores que antes nos mantuvieron en guerras intestinas y que solamente las formas democráticas, con todo y sus deficiencias, nos han permitido recuperar un poco de estabilidad y crecimiento en el presente siglo.
  4. Ante la posibilidad real de profundización de la crisis económica nacional y como muestra de respeto ante el luto de una parte importante de la población cuyos familiares y amigos han sido víctimas de la violencia, así como por respeto al sufrimiento de los miles de nicaragüenses en el exilio, invitamos a la ciudadanía a afrontar las festividades de navidad y fin de año que se avecinan con austeridad y prudencia.
  5. Pedimos a la ciudadanía nicaragüense, en general, que perseveremos en los métodos cívicos de resistencia pacífica y no caigamos en falsos triunfalismos o derrotismos, tanto las medidas tomadas por el gobierno como las sanciones económicas que se le impongan nos van a afectar a todos y todas del mismo modo. Apostemos a la construcción de una sociedad verdaderamente democrática y próspera, se lo debemos a las decenas de miles de nicaragüenses de todo signo político que han muerto o padecido por esta causa, aunque desde perspectivas políticas e ideológicas quizás diferentes. Se lo debemos a las generaciones venideras.

Dado en la ciudad de Managua a los 28 días del mes de noviembre del año 2018.

Comité Coordinador de Propuesta Ciudadana y Asamblea de Miembros

Porque otra Nicaragua es posible y solo en unidad podemos construirla.

Pronunciamiento sobre los resultados de las elecciones municipales

Comunicado oficial

PRONUNCIAMIENTO

Ante la actual etapa de culminación del proceso de Elecciones Municipales realizado este año en nuestro país, el Comité Coordinador del partido Propuesta Ciudadana,

CONSIDERANDO:

I. Que pese a la relativa calma con que transcurrió el proceso electoral, debido fundamentalmente a la escasa afluencia de votantes, en algunos municipios del país se han producido actos de violencia que ya han provocado víctimas fatales, personas lesionadas y daños materiales.

II. Que la principal causa de las protestas y actos de violencia es la puesta en práctica de acciones arbitrarias y abiertamente fraudulentas, que se han convertido en una vergonzosa “tradición” del sistema electoral nicaragüense.

III. Que la ciudadanía nicaragüense ha perdido la confianza en el sistema electoral, que es fundamental para el ejercicio de una actividad política sana y el sostenimiento de la democracia, a tal extremo que podemos decir, y debemos reconocer, que nuestro “modelo electoral” ha colapsado.

IV. Que la falta de credibilidad del Consejo Supremo Electoral y el evidentemente elevado nivel de abstención, durante el recién finalizado proceso, ponen en entredicho la legitimidad de las autoridades locales que sean designadas y, por tal razón, ponen también en peligro la estabilidad política y la paz social.

V. Que tanto las autoridades designadas para la realización del proceso electoral como las autoridades llamadas a preservar el orden público, la policía y el ejército, de forma evidentemente parcializada, actúan para proteger los intereses políticos del partido en el poder y no para garantizar el respeto a la ley y los derechos ciudadanos de todos los nicaragüenses.

VI. Que pese al intento de mejorar la apariencia del proceso electoral mediante algunas medidas como la publicación de los datos “junta por junta” en el sitio web del Consejo Supremo Electoral, irregularidades como la falta de publicación o retiro de las Actas de Escrutinio de los Centros de Votación o falta de acreditación oportuna de fiscales, entre otras, hacen imposible el cotejo de los datos publicados con los datos emitidos en cada Junta Receptora de Votos y, por tanto, inútil el intento aparente de transparentar el proceso y sus resultados.

VII. Que la misión de observación de la Organización de Estados Americanos (OEA), pese a que en su informe preliminar destaca las irregularidades técnicas y estructurales de la institución electoral y del proceso mismo, así como la falta de confianza en el árbitro electoral, omite decir que dichas irregularidades están íntimamente vinculadas al control absoluto que ejerce el partido de gobierno sobre todas las instituciones y entidades involucradas, omite decir que el denominado “Poder Electoral”, lejos de ser autónomo, es una dependencia que se maneja desde el gobierno por el partido en el poder.

POR TANTO:

PRIMERO.- Lamentamos profundamente la pérdida de las valiosas vidas humanas que se han visto truncadas por causa de la falta de integridad y responsabilidad que se avala y hasta promueve por las autoridades electorales y de gobierno a instancias del partido en el poder.

SEGUNDO.- Expresamos nuestras condolencias y solidaridad con los familiares de las víctimas de la violencia política que aún persiste en algunas zonas del país.

TERCERO.- Hacemos un firme llamado a los líderes de las agrupaciones en conflicto para que ejerzan sus funciones propiamente políticas acudiendo al diálogo, la negociación y la demanda jurídica por el cumplimiento de las leyes donde sea necesario, para que eviten la confrontación directa de sus seguidores y hagan valer los derechos que les asisten en cada uno de los territorios cuya administración se disputa.

CUARTO.- Instamos a las autoridades de la Policía Nacional, Ejército de Nicaragua y del Poder Judicial para que se proceda a la investigación de las irregularidades cometidas durante los procesos de votación y escrutinio, que se encuentren bien documentadas, para que dichos actos ilícitos no queden impunes. Del mismo modo exigimos que cese la represión a la ciudadanía que reclame cívicamente sus derechos y se ponga en libertad a los reos políticos, opositores al gobierno, que se encuentren injustamente detenidos.

QUINTO.- Exigimos que las autoridades del Consejo Supremo Electoral respeten la voluntad ciudadana, expresada en las urnas de cada localidad, resolviendo con la máxima rapidez posible, y en estricto apego a la Ley, las impugnaciones que hayan sido presentadas.

SEXTO.- Convocamos a los partidos, movimientos y organizaciones políticas, como a las de la sociedad civil, para que de inmediato demos inicio a un diálogo amplio que nos permita elaborar una propuesta conjunta de cambios al sistema electoral, para retomar el rumbo democrático en nuestro país antes de que sea demasiado tarde.

Dado en la ciudad de Managua a los 9 días del mes de noviembre del 2017.

 

COMITÉ COORDINADOR

Porque otra Nicaragua es posible y solo juntos podemos construirla.

Propuestaciudadana.org

Elecciones Municipales 2017 – Pronunciamiento oficial

Comunicado oficial

Logo PPC

PRONUNCIAMIENTO

A pocos días de celebrarse Elecciones Municipales para designar a las autoridades que administrarán las respectivas comunas en todos los municipios de nuestro país, el Comité Coordinador de Propuesta Ciudadana,

CONSIDERA

I. Que pese a que nuestra organización no ha presentado candidaturas y no participa en alianza con ningún partido político contendiente, es nuestra obligación ciudadana pronunciarnos y emitir nuestra opinión colegiada ante nuestra membresía, simpatizantes y ciudadanía nicaragüense.

II. Que en cada uno de los 153 municipios de Nicaragua existe una realidad y un contexto que no pueden ni deben pretender ser juzgadas y/o administradas de forma centralizada por ninguna organización política o social, desde la capital.

III. Que para realizar el proceso electoral se asignan recursos materiales del Estado y es nuestro deber ciudadano velar por el uso debido de dichos recursos y porque el proceso produzca los efectos esperados por la población votante.

IV. Que si bien es cierto el ejercicio del voto es un derecho ciudadano, también es obligación ciudadana participar activamente en los procesos de discusión y toma de decisión en aquellos asuntos que de una u otra manera afectan nuestra convivencia y desarrollo colectivos.

V. Que, en virtud de la consideración anterior, es la participación ciudadana activa y consciente la que asigna y llena de contenido a todo proceso cívico, en especial a los procesos electorales como el que nos ocupa.

VI. Que, pese a la existencia de antecedentes de fraude e irregularidades cometidas en procesos anteriores, es incorrecto asumir a priori que el proceso de votación que se avecina sufrirá los mismos vicios. Antes bien debemos asumir, y confiar en, que los ciudadanos y ciudadanas nicaragüenses, que participen como miembros de las distintas Juntas Receptoras de Votos y demás órganos del sistema electoral; deben actuar y actuarán con sentido patriótico, honestidad y apego a la Ley, evitando que se produzcan arbitrariedades y actos delictivos o corruptos durante el actual proceso.

VII. Que efectivamente desde las elecciones municipales efectuadas en el año dos mil ocho el sistema electoral nicaragüense, y más precisamente el Consejo Supremo Electoral, ha venido perdiendo credibilidad debido a la manipulación abierta de datos, falta de publicación detallada de los resultados y el franco deterioro de las condiciones para la participación democrática de las distintas organizaciones políticas nicaragüenses y la misma ciudadanía votante. Sin embargo, los procesos electorales siguen siendo la vía cívica idónea para la expresión de la voluntad de la población y no debemos abandonar la lucha por recuperar este espacio vital para la democracia.

POR TANTO

I.  Invitamos a la ciudadanía nicaragüense a investigar e informarse sobre las distintas propuestas electorales que participan en su respectiva localidad y reflexionar seriamente para decidir si alguna de ellas merece su voto,

II. Instamos a la ciudadanía nicaragüense a manifestarse activamente este cinco de noviembre votando por el candidato de su preferencia o expresando en la boleta su rechazo al presente proceso si considera que no existen garantías para el respeto de su voto o no encuentra candidato o partido idóneo. Cada vez que tengamos la oportunidad de expresarnos cívicamente, debemos hacerlo.

III. Exhortamos a los miembros de Juntas Receptoras de Votos y demás estructuras del sistema electoral para que respeten y hagan respetar las leyes que rigen los procesos electorales, así como que garanticen por su honor y conciencia que los resultados que les corresponda emitir reflejen fielmente la voluntad de los votantes expresadas en las urnas.

IV. Pedimos a miembros y simpatizantes de todos los partidos políticos que participan con candidatos en estas elecciones que eviten las confrontaciones y conflictos, que defiendan el voto que la ciudadanía emita, sin importar que no sean sus propios candidatos quienes obtengan dichos votos. Ante todo somos conciudadanos, hermanos y hermanas nicaragüenses y debemos procurar la paz y el respeto entre nosotros mismos.

V. Convocamos a la membresía y simpatizantes de Propuesta Ciudadana para que acompañemos este proceso electoral vigilando y denunciando a través de los medios de comunicación y redes sociales afines, cualquier anomalía y/o arbitrariedad que observemos en nuestros respectivos Centros de Votación o llegasen a nuestro conocimiento desde fuentes fidedignas.

VI. Exigimos a las autoridades del Consejo Supremo Electoral, la Policía Nacional, Ejército de Nicaragua y demás instituciones, o funcionarios de las instituciones, del Estado que cumplan y hagan cumplir la Ley, que garanticen a la ciudadanía las condiciones para el ejercicio del voto, que se den a conocer detalladamente los resultados que arrojen las votaciones en cada municipio y que dichos resultados sean fielmente respetados.

Dado en la ciudad de Managua a los treinta días del mes de octubre del dos mil diecisiete.

Comité Coordinador

Porque otra Nicaragua es posible y solo juntos podemos construirla.

Propuestaciudadana.org

Pronunciamiento sobre el informe suscrito entre la OEA y el gobierno de Nicaragua

 

PARTIDO PROPUESTA CIUDADANA

PRONUNCIAMIENTO

Leído el “Informe de la mesa de conversación e intercambio constructivo entre el gobierno de Nicaragua y la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos”, en aras de dar a conocer a la ciudadanía nuestra posición oficial y aportar al proceso de diálogo nacional que dicho informe debe suscitar:

CONSIDERAMOS

I. Que en algún sector de la población nicaragüense los líderes de algunas facciones políticas han generado expectativas alrededor de las conversaciones entre la Secretaría General de la OEA y el gobierno de Nicaragua, promoviendo que dichas conversaciones podrían motivar el desconocimiento de los resultados electorales de las elecciones presidenciales recién pasadas y una reorganización del Poder Electoral nicaragüense,

II. Que dichas expectativas son en realidad infundadas, porque no corresponde a ninguna entidad multinacional ni a ningún gobierno extranjero, independientemente de la buena voluntad e intenciones que les impulsaran, resolver los problemas internos que debemos solucionar los mismos nicaragüenses como nación soberana,

III. Que el sometimiento de las fuerzas políticas que compitieron en el proceso electoral del año dos mil dieciséis, tanto al proceso electoral en sí como al Consejo Supremo Electoral en su calidad de organismo rector de dicho proceso, así como también a los resultados, mediante la aceptación de los escaños que les fueran asignados, es suficiente motivo para que cualquier entidad multinacional o nación extranjera den por válido y legitimado al actual gobierno de Nicaragua,

IV. Que, contrario a lo que algunas facciones opositoras esperaban y proclamaban, este informe viene a consolidar la legitimidad del actual gobierno de Nicaragua como interlocutor válido ante la comunidad internacional. Sin embargo, dicho informe podría ser un buen punto de partida para dar paso a un diálogo nacional amplio y abierto, que nos permita reiniciar los procesos democráticos que han sido abandonados no sólo por el gobierno, sino que por la misma ciudadanía,

V. Que es obligación del gobierno de Nicaragua cumplir y hacer cumplir las leyes, pero sobre todo la voluntad de la ciudadanía nicaragüense, tanto la de quienes han votado por la Alianza FSLN como la de quienes han votado en su contra o no han ejercido el voto. La apariencia de legalidad con que se revisten algunas acciones gubernamentales de ninguna manera puede justificar acciones abiertamente reñidas con las leyes y los principios democráticos. La opinión de cada nicaragüense es importante y debe ser tenida en consideración por el gobierno,

VI. Que durante el proceso electoral realizado a finales del año recién pasado fue notoria la escasa participación de los nicaragüenses. Esto debe ser motivo de preocupación para todas las agrupaciones políticas nacionales, aún más para la que, como resultado de dicha abstención masiva, ha logrado garantizarse su permanencia en el poder por un período más, sin contar con un respaldo ciudadano suficiente que le confiera legitimidad interna, que es la que en realidad debe importarnos,

VII. Que es evidente que la ciudadanía nicaragüense tiene problemas reales, presentes y en gestación, que le preocupan mucho más que una democracia entendida básicamente como la “alternancia en el poder”, sin más justificación que el interés de algunos políticos por alcanzar posiciones desde las cuales han hecho poco o nada para resolver dichos problemas, entre otros: el desempleo, la carestía de la vida, la crisis de la seguridad social, los deficientes servicios públicos, el terrible desempeño de los sistemas educativos y de salud, etc.,

VIII. Que, con todo lo expresado, conviene a los intereses de la ciudadanía nicaragüense aprovechar el diálogo iniciado entre el gobierno de Nicaragua y la OEA para realmente resolver los problemas de falta de credibilidad que padece el Consejo Supremo Electoral, y así garantizar que las elecciones municipales a realizarse este año permitan la participación activa, no sólo de las agrupaciones políticas tradicionales, sino de toda ciudadana o ciudadano que tenga propuestas y desee trabajar desde un cargo de elección popular en los espacios de gobierno locales.

POR TANTO

I. Declaramos con firmeza nuestra voluntad, decisión y compromiso para seguir impulsando la creación y consolidación de una nueva fuerza política enfocada en brindar propuestas reales y factibles que permitan resolver los problemas que afligen a la ciudadanía nicaragüense, en especial aquellos que atañen a la juventud y amenazan el futuro de nuestra niñez,

II. Agradecemos a los funcionarios de la Organización de Estados Americanos (OEA) la gestiones realizadas en nuestro país y expresamos nuestra conformidad con la parte que han desempeñado para la redacción del informe conjunto,

III. Exhortamos a las agrupaciones políticas nacionales existentes a que orientemos los debates políticos y las acciones a la búsqueda de soluciones a los problemas reales de la población; para que la política recupere su verdadero sentido y contenido, no más consignas vacías,

IV. Exigimos al gobierno de Nicaragua que inicie de inmediato un proceso de despolitización partidaria de las instituciones del estado, comenzando por las estructuras del Poder Electoral, la Corte Suprema de Justicia y el mismo Poder Ejecutivo. El gobierno está obligado a entender que su mandato consiste en gobernar para todos los nicaragüenses, sin excepción o discriminación, por tanto, es absolutamente innecesario que una entidad o gobierno extranjero defina qué decisiones debemos tomar para resolver nuestros problemas internos. Llamamos al gobierno de turno a prestar atención a la inconformidad que se ha acumulado en su contra durante estos diez largos años que lleva ejerciendo el poder ininterrumpidamente. Los nicaragüenses podemos y debemos ponernos de acuerdo en los asuntos que nos atañen a todos y todas, solamente así podemos garantizarnos paz, estabilidad social y progreso,

V. Hacemos un llamado a la ciudadanía nicaragüense para que se integre activamente a los procesos políticos de cambio que el país exige, porque la democracia, al fin, más que un derecho o modelo político, es una forma de vida social, es un ejercicio que requiere de la participación ciudadana voluntaria, consciente y proactiva.

Porque otra Nicaragua es posible y sólo juntos podemos construirla.

Managua, 27 de enero del año 2017.

 

Comité Coordinador