La lucha del 6% universitario y el sandinismo

– El 6% de asignación a las universidades se logró durante un gobierno liberal, no durante la gestión de la dictadura sandinista.
– La revolución sandinista en los años 80 se negó a otorgarle el 6% a las universidades, en cambio, todos los recursos fueron utilizados para una guerra que dejó 50 mil muertos, y 40 años después, siguen utilizando el fratricidio para sostenerse en el poder. 
 
– La asignación del 6% proviene de los impuestos de los nicaragüenses, no es un regalo de la dictadura, es una obligación constitucional.
– En 1995 el FSLN utiliza la lucha universitaria por el 6% para hacer sus famosas asonadas y desestabilizar a los gobiernos de turno, no porque creyeran que era fundamental para el desarrollo del país invertir en la educación superior.
-La autonomía universitaria fue aprobada por la dictadura de Luis Somoza en 1958 y asignó el 2% del presupuesto de la república a las universidades. La dictadura sandinista en el 2018 ha asesinado la autonomía y utiliza el 6% para sobornar a sus operadores políticos dentro de las universidades, con el fin de formar máquinas profesionales sin conciencia de la realidad del país.
– Si bien es cierto la lucha del 6% era indispensable para sostener un proyecto a futuro de las universidades, tras un tiempo, la lucha universitaria tuvo intereses políticos y dejó de ser de orden público.
-UNEN es una extensión del sandinismo dentro de las universidades y su principal función ha sido desmantelar la autonomía universitaria y socavar cualquier intento estudiantil de democratizar al movimiento estudiantil. Las autoridades universitarias han utilizado a UNEN como turbas para reprimir las exigencias estudiantiles.
– Las universidades representan una amenaza para el proyecto político-familiar de los Ortega-Murillo. El sandinismo es incompatible con la democracia, las universidades son un reducto de las libertades cívicas, controlar las universidades es importante para detener cualquier pensamiento crítico.
– La transgresión a las universidades, es producto de que ahí nació la conciencia de nuestra nación en abril. La tarea de las universidades es enseñar “la difícil profesión de ser hombre”, dijo el Doctor Mariano Fiallos Gil. La dictadura necesita sapos y para ello necesita crear hombres que no piensen, necesita hombres que cumplan órdenes.
– En los años 80, la Revolución Sandinista utiliza la educación para adoctrinar a sus seguidores, y los centros de estudios fueron campos de formación político-militar. La masacre en Nicaragua no tiene su origen el 18 de abril de este año, esto se gestó desde los años 80 con la formación político-militar que recibieron esos jóvenes y esos jóvenes de aquella época, son los que actualmente ocupan los cargos más importantes en el gobierno. No nos debería sorprender la brutalidad con que han actuado, fueron entrenados para esto.
-La lucha en Nicaragua no es solo por el 6%, también es por la autonomía universitaria, justicia, democracia y libertad. La dictadura podrá seguir asignando el 6% a las universidades, pero si no se logra independizar a la universidad de las líneas partidarias, difícilmente se formarán profesionales con valores.
“El color de asesinos no borraran de sus caras”, dice la canción “Vientos del pueblo” de Victor Jara. Las medallas otorgadas a Ramona Rodríguez y Flor de María Valle, no les quitan responsabilidad en los crímenes ocurridos en la UNAN. El asesinato de dos estudiantes el 13 de julio, durante el ataque a la UNAN recaen sobre ellas, así como el enjuiciamiento a los estudiantes que han luchado por la autonomía: Byron, Nairoby, Yaritza, Levis, Victoria, Amaya, Luis, Herald, etc. Los muchachos en su interminable amor por Nicaragua, resisten la parafernalia de un pequeño grupo de viejos adictos al poder. La cárcel no detiene las ideas, aumenta las ganas de libertad
“Ya fueron miles y miles, los que entregaron su sangre y, en caudales generosos, multiplicaron los panes”, continúa la canción de Victor Jara. Son miles los universitarios que siguen luchando contra la dictadura en Nicaragua. Muchos siguen luchando desde las cárceles, sufriendo torturas por atreverse a pensar, pero no hay mayor tortura que la indiferencia de los oprimidos. Aún en la oscuridad de sus jaulas, son libres, porque los ha iluminado el sentido vivo de los valores, porque comprenden el sufrimiento de nuestra gente.


Escrito en el mes de diciembre del año 2018 con motivo de la entrega de la Orden de la Independencia Cultural “Rubén Darío” a la Rectora de la UNAN.

La patria y el patriotismo

Patria es… el lugar donde se vive bien.

En la escuela estamos preparando nuestra historia. Esta historia no cambia cuando no cambia el hombre. En la página del futuro vamos a escribir la historia del pasado, de un pasado que aún tenemos la facultad de someterlo a plan y orden, como los estrategas militares que, como fin, persiguen la victoria.

Nuestros abuelos vivieron de instintos y costumbres, como los animales, antes de la Independencia y después de la Independencia. Nicaragua ha vivido de constantes que enervan: abajo, hacerse con lo necesario para vivir; arriba, acumular excedentes sin el mayor provecho. Se juntaron los rencores indígenas de tribus con las inhumanas insidias medievales y nació un híbrido que carece del cerebro creador e investigador que hace el progreso.

En la escuela estamos preparando nuestra historia. Para que la historia cambie hay que cambiar al hombre, y para que el hombre se despegue de sus adocenadas actitudes hay que hacerle ver la historia. Para hacer otra historia hay que leer y observar la vieja historia. Si ante la civilización del mundo nosotros vivimos la era de las cavernas, tenemos que empezar por descubrir la máquina simple. Tenemos que empezar por descubrir el fuego.

No porque el mundo corre nosotros vamos a salir corriendo. Se necesita de previo el entrenamiento. El éxito no se toma: se gana con el esfuerzo. ¿Qué razones tenemos para increpar a los dioses de injusticia? Tenemos 178 ańos de dar al patrón los buenos días con las manos juntas. Perduran en nosotros el instinto y la costumbre.

Nuestro crecimiento debe principiar por nuestro autoconocimiento y por el conocimiento de Nicaragua-historia ante el desarrollo-historia del mundo que nos rodea. ¿Nacionalismo? El viejo nacionalismo se quedó en el pasado. Nosotros aún introducimos en las escuelas el culto de los símbolos y los próceres, y a eso le llamamos patriotismo. Nuestros maestros todavía le hablan a sus alumnos de las bellezas del paisaje.

La potencia de los volcanes y la riqueza mineral de la tierra. Todos los paisajes son bellos, todos los volcanes son maléficos y solemnes y la riqueza de nuestra tierra es como el sacrificio de Tántalo. Hay que enseñarle al maestro para que enseñe que el diamante se pule y el oro se hace joya en las manos del orfebre. La riqueza no se recoge: se hace… y el hombre hace cuando tiene conocimiento. Tenemos que hacer en vez de celebrar. Todas las banderas flamean y todos los himnos nos conmueven y todos los escudos simbolizan, pero no hacen ni al hombre y ni a la patria.

Por eso las celebraciones de septiembre no conducen a nada. O, peor aún, conducen a la competencia externa y vanidosa de centros escolares que, por encima de la triste realidad de la patria, anteponen prestigios pasajeros y aplausos.

Septiembre no es para pantomimas y oropeles, es para el inventario de los valores morales y los conocimientos prácticos.

Los príncipes antiguos o medievales llevaban a sus batallas estandartes y lábaros para aglutinar a sus huestes. Ya en nuestro tiempo, Hitler y Mussolini izaban sus pendones imitando el imperialismo romano. Pero no eran los símbolos, no bastaban, faltaba algo. Y ese algo es el hombre consciente de sus actos. Los símbolos representan eso es todo. Las realidades de la patria son el binomio del hombre y de la tierra en busca del progreso. La falta de ese ordenamiento nos ha dado una historia inerte.

El instinto y la costumbre con todas sus animales suspicacias nos han convertido en monos, pero no en hombres. Monos de imitación que desde la Independencia, y antes, marchamos con pitos y tambores, uniformados con un envejecido criterio de la patria. La rutina nos grita: ¡Amemos a la patria! ¡Muramos por la patria! ¡Muramos por la patria! Pero ¿qué es la patria? ¿Acaso es el pacto entre el nativo y el suelo? ¿O el misterio nebuloso de los ídolos? ¿O el reducto del hogar y la parcela?

Si sientes patria, sientes patriotismo. El patriotismo es amor y tiene historia. El patriota, más que el suelo, ama el pasado, sus héroes. ¿Qué sabe usted del pasado? ¿Qué le debe a sus próceres? ¿Por qué, tras una Independencia de indiferencia absoluta para el indio, los criollos y mestizos ha convertido a Nicaragua en un estanque?

La Independencia nunca ha sido libertad. El nativo de ayer tenía menos angustias que el nativo de hoy. Si el tiempo ha hecho que los dioses nos abandonasen y que la tierra se vuelva contra el hombre, ¿qué nos queda de patria? ¿Qué puede amar el hombre?

Si los políticos próceres de este tiempo cambian su nacionalidad según su conveniencia ¿es que se puede cambiar el patriotismo como un traje? ¿Siguen siendo patriotas o simplemente hacen suyo el cínico principio de que "patria es el lugar donde se vive bien"?.

Entonces el pueblo nicaragüense es un apátrida. Entonces nuestros próceres hicieron el ridículo y nuestros mártires se murieron en vano.

¡Pobres maestros! Se tienen que encajonar en la rutina. ¿Cómo hallar el progreso con las luces del instinto y la costumbre? Si los maestros tienen que hacer al hombre nicaragüense, antes de enseñar el culto de los símbolos, deben enseñar el culto de la tierra… el derecho de la tierra… el milagro de la tierra… el amor a la tierra que es carne y sangre y vida… y la tumba final.

Prof. Julio César Sandoval

Fuente

Sociocracia 3.0: Autogobierno y toma de decisiones en Propuesta Ciudadana

La crisis que apreciamos en el contexto sociopolítico y económico nicaragüense actual ha provocado distintos intentos de análisis en los que se destaca la aparente apatía de los ciudadanos nicas alrededor de cualquier tema relacionado con la “política”. Se acusa también la falta de compromiso e interés de los jóvenes para resolver problemas que afectarán su futuro cercano y, por supuesto, la instauración de una “dictadura dinástica” de corte “populista” que ha destruido la institucionalidad democrática de nuestro país.

Inmersos en esas discusiones, los miembros fundadores de Propuesta Ciudadana, hemos llegado a la conclusión de que problemas como el caudillismo, el centralismo, el verticalismo y otros que aquejan a nuestra frágil democracia tienen un origen sistémico y están enquistados casi en cada organización existente al día de hoy, sean partidos políticos o sean organismos gubernamentales y no gubernamentales de cualquier índole.

Así planteado, en vista de que nadie puede dar lo que no posee, hemos pensado y decidido crear una nueva organización político-partidaria dentro de la cual podamos gestar el germen de una verdadera democracia. Decidimos adoptar un modelo que nos permita la toma de decisiones informadas e inclusivas, en primer lugar, y que elimine completamente los vicios observados en los modelos democráticos de mayorías que prevalecen en la actualidad, no solamente en Nicaragua sino que alrededor del mundo.

Consideramos que el modelo sociocrático aporta las pautas a seguir para construir una organización política profundamente democrática, capaz de aglutinar y cohesionar a la inmensa mayoría de los y las nicaragüenses que en este momento no se sienten representados por ninguna otra organización y están interesados en aportar a la construcción de un mejor país.

El reto indudablemente es enorme y requiere de grandes esfuerzos de nuestra parte, sin embargo estamos seguros de que vale la pena intentarlo, ya que, de otro modo, Nicaragua enfrenta el peligro real y latente de volver por el ya transitado camino de la confrontación y el conflicto.

Según una frase atribuida a Bertolt Brecht: “La crisis ocurre cuando lo viejo no termina de morir y lo nuevo no acaba de nacer”. Es por eso que, desde nuestra perspectiva, y para cambiar el modo de “hacer política” en nuestro país, no se trata solamente de atacar el viejo modelo obsoleto, agotado, sino de comenzar a construir uno nuevo.

Este cambio del modelo político tradicional, que comienza por la forma misma de organizarse y autogobernarse de nuestro partido, nos parece indispensable para poder hacer frente a la compleja realidad nacional e internacional, para poder insertarnos de lleno y con esperanzas de progreso en el presente siglo.

Acerca del “premio” al embarazo adolescente

El recién pasado 30 de mayo, “Día de la Madre Nicaragüense”, muchos dedicamos unas cuantas horas o minutos de ese día a celebrar a la nuestra.  Usualmente los establecimientos comerciales y los medios de comunicación aprovechan la festividad para lanzar promociones y realizar actividades publicitarias.  En ese contexto, este año ha causado revuelo en las redes sociales la premiación a “la madre más joven” organizada por la progubernamental emisora de radio conocida como “Nueva Radio Ya”, publicando las fotografías de la “favorecida” con las etiquetas #MamaMasJoven de la #MadrePanza.

Desde que en el año 2007 el aborto fuera completamente ilegalizado en Nicaragua algunas personas y organizaciones de sociedad civil tenemos el temor y la incertidumbre acerca de un posible incremento de los embarazos en jóvenes adolescentes. De hecho, según algunas afirmaciones realizadas en el programa “Evas Urbanas” en el mes de octubre del año recién pasado, Nicaragua podría ocupar el primer lugar de embarazos adolescentes en América Latina… ¡y segundo lugar en el mundo!… con un estimado de 35,000 adolescentes embarazadas por año.

Pese a que algunas y algunos jóvenes recibimos clases en ciencias naturales y luego en otras materias relacionadas, alrededor del 5to o 6to grado de primaria hasta el 3er año, clases en que nos explican la anatomía básica del aparato reproductor masculino y femenino, las distintas funciones y algunos métodos anticonceptivos y preservativos; esta no es la realidad de la mayoría de los jóvenes en cuanto a la educación que reciben en zonas rurales o en los colegios públicos.

Debido fundamentalmente a la influencia religiosa en la cultura nicaragüense, en muchos lugares se insta a no pensar ni hablar abiertamente acerca de las relaciones sexuales, se trata de imponer que estas solamente deben ocurrir dentro del matrimonio (esta presión se ejerce más en las niñas ya que si un joven se acuesta con alguien se le dice que es "machito", mientras que de la muchacha se dice que es “fácil”) aunque vistas las estadísticas mencionadas el método no está dando resultado. Pero bueno, debemos entender que estos son puntos de vista que no son fáciles de modificar ya que se encuentran bien arraigados en la mentalidad quizás de la mayoría de nicaragüenses, sin embargo debemos seguir presionando para lograr cambios positivos desde nuestro sistema educativo.

El programa curricular nacional debería incluir y fortalecer los temas sobre sexualidad desde el nivel primario, con un abordaje que permita a la niñez y la juventud comprender plenamente las posibles consecuencias que acarrean las relaciones sexuales, en edades tempranas, para su vida y su futuro. Las cosas naturales, meramente biológicas y elementales de nuestro cuerpo, para qué y cómo funcionan nuestros órganos, no deben ser motivo de censura o vergüenza, es algo de lo que se debe hablar claramente y con mucha responsabilidad, para evitar no solamente los embarazos adolescentes sino una gran cantidad de abusos y delitos sexuales que se cometen porque, sencillamente, nuestra niñez y juventud desconocen de esos temas.

Se puede y se debe hablar abiertamente de los temas sexuales sin entrar en confrontación con las creencias religiosas o las tradiciones culturales, la sociedad nicaragüense en su conjunto está llamada a reflexionar sobre estos problemas, que son reales y no teóricos o doctrinarios, para encontrarles una pronta solución, es cuestión de unir voluntades y esfuerzos. Nuestra niñez y juventud, que a diario sucumben como víctimas de nuestra ineptitud para emprender acciones colectivas consensuadas, nos lo demandan.

Capítulo aparte merece la discusión acerca de las consecuencias económicas que tiene para la sociedad nicaragüense la falta de una correcta educación sexual, que vemos parcialmente reflejada en los embarazos adolescentes. En el sitio “lo que debe ser penoso” podemos encontrar abundante información y estudios formales al respecto.

Es verdaderamente penoso que desde un medio progubernamental con cobertura nacional y una enorme audiencia, irresponsablemente, se desarrollen actividades que no sólo no contribuyen a la formación integral de la ciudadanía sino que festejan con bombos y platillos algo que según nuestra legislación penal puede ser incluso producto de un acto delictivo. Según las imágenes publicadas por la “Nueva Radio Ya”, la jovencita “ganadora” de su “concurso” cuenta con apenas quince años de edad, lo que hace pensar que el embarazo “premiado”, en dependencia de la edad y estado civil del hombre que la embarazó, podría ser resultado de un estupro (artículo 170 del Código Penal).

Esperemos que el caso planteado abra la oportunidad para la discusión más amplia posible del tema. Esperemos y exijamos que las instancias y autoridades gubernamentales encargadas de la aplicación de las leyes y la protección de la juventud actúen e investiguen el caso para proteger los derechos de la menor involucrada y que impongan las sanciones que deben ser impuestas al medio y a quienes corresponda. ¿Acaso esperaremos a ver llegar a decenas de niñas aún menores que "se dejen embarazar" o sean embarazadas para recibir su premio el próximo "Día de la Madre"?


Problemáticas que afectan la calidad educativa en los colegios públicos de Nicaragua (parte 2)

La primera parte está en este enlace.

El factor docente

No toda la problemática de la educación gira en torno a las escuelas y sus carencias materiales en muchas ocasiones la principal grieta reside en el personal docente. Aquella persona que al llegar a casa deja la máscara de promotor educativo sobre la mesa, mientras prepara la cena a sus hijos, quienes muchas veces estudian en colegios privados porque, como es bien sabido, la educación pública en la actualidad no enseña nada.

El salario de los docentes es uno de los más bajos existentes en el país: 7,600 córdobas sin el bono “solidario”, que dejó de existir desde diciembre del año 2015 para ser integrado en el presupuesto nacional. Antes era patrocinado por la cooperación venezolana que cuantificaba 750 córdobas asignados por el gobierno para paliar un poco las grandes necesidades de los educadores nicaragüenses. Al mismo tiempo, la canasta básica tiene un costo de casi el doble de lo que el maestro devenga al mes. En septiembre del año 2016, según el Instituto Nacional de Información de Desarrollo (INIDE) con datos del Banco Central de Nicaragua, el costo de la canasta básica asciende a 12,452.78 córdobas, lo que nos lleva a preguntarnos:

¿Por qué nuestros educadores ganan tan poco?

En nuestros países vecinos como Costa Rica, se estima que el docente gana alrededor de 1,075 dólares al mes (más de 30,000 córdobas) y en Honduras el equivalente a 550 dólares (más de 16,000 córdobas), esto según datos de un artículo publicado por el periódico "La Prensa", lo que nos muestra que la brecha entre el salario de los educadores nicaragüenses con respecto a los demás países de Centroamérica es abismal.

¿Inversión en educación pública?

El catedrático Carlos Tünnermann, expone que para superar las limitaciones de cobertura y deficiencias cualitativas del ámbito educativo es imprescindible invertir más en educación. Comparando la inversión nicaragüense en educación con lo que invierte Cuba en esta materia, según un estudio de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), ocupa el primer lugar en inversión de educación en América Latina con un 16,3 % de su PIB. Por ello, Cuba al mismo tiempo presenta los mejores rendimientos a nivel de primaria evaluados por el Tercer Estudio Regional Comparativo y Explicativo (TERCE) aplicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), mientras Nicaragua que invierte 2.8 % de PIB en educación pública ni siquiera alcanza el promedio de evaluación de 700 puntos obtenidos por los países del área, siempre según la UNESCO El promedio nicaragüense es aproximadamente de 660 puntos.

Cirilo Otero también menciona que Nicaragua está atrasada en su desarrollo tecnológico, actualmente el país se encuentra en el puesto 116 de 128 del ranking mundial de tecnología; aunque tal caso se ve superficialmente abordado por el gobierno, al innovar con la presencia de internet WIFI en los llamados "Parques del Alba" para que los usuarios nicaragüenses puedan acceder a internet gratuitamente.

¿Qué piensan los jóvenes acerca la educación pública del país?

Norman Gallegos, de 19 años y estudiante universitario de la carrera de Ingeniería Industrial de la Universidad Nacional de Ingeniería, piensa que en el país hace falta registrar materias elementales como inglés, la cual debería de ser impartida por los docentes desde la etapa de primaria, para que así el niño o niña tenga más interacción o relación con este idioma extranjero que se ha vuelto tan importante actualmente. Norman también considera que los estudiantes provenientes de colegios privados tienen mucho mayor dominio del inglés que los estudiantes de colegios públicos, suponiendo que la brecha entre la educación de colegios públicos y colegios privados no es grande, pero que sí existen vacíos dentro de la educación pública, los cuales el gobierno en turno aún no está interesado en reparar.

Algunas propuestas para mejorar la calidad educativa

Inserción de las nuevas tecnologías

Sergio Argüello, presidente del Instituto Nicaragüense de Desarrollo (INDE), recomienda que se deben aprovechar las herramientas tecnológicas, mediante las cuales se puede tener acceso a estudios de novedad y avances científicos, proponiendo que el docente aproveche este acceso. Es indispensable acudir a la inserción de las nuevas tecnologías en el ámbito educativo, las cuales podrían auspiciar nuevos horizontes de aprendizajes y autodidactismo por parte de los estudiantes, aunque, por otro lado, sin la debida atención y seguimiento del docente en los centros educativos.

Para mejorar la calidad educativa habría que superar la distancia tecnológica que tiene el país de cara a un mundo que cada día está más globalizado e interconectado. Si bien es cierto las nuevas tecnologías de la información y comunicación (TICs), están cotidianamente más presentes dentro de la sociedad nicaragüense, todavía hace falta que ocurra una verdadera inserción tecnológica en los colegios públicos, lo que a su vez ayudaría a cerrar la brecha existente en el uso de las herramientas tecnológicas en Nicaragua en comparación con los demás países del mundo.

Transformar la metodología pedagógica de los maestros

Se requiere asistencia estricta por parte de los directores y docentes hacia los estudiantes de pre-escolar y primaria, brindando un seguimiento a las actividades escolares e incluso a las que ocurren fuera del contorno educativo.  Esto como práctica para persuadir a los estudiantes desde modalidades tempranas para acaparar su atención y evitar así la deserción del colegio o posibles repeticiones del estudiante por su la falta de interés.

Además, es recomendable que se analice la metodología pedagógica del maestro al momento de realizar las respectivas sesiones de clases, así también como la inserción de la variable tecnológica y digital, ya mencionada, en los recintos en donde esta pueda tener sostenibilidad.

Despolitizar las escuelas

La despolitización de las escuelas y los materiales educativos es un aspecto indispensable para evitar el adoctrinamiento de los alumnos por parte del gobierno.  Los materiales que distribuye el gobierno impiden desarrollar el pensamiento crítico y hacen que el joven nicaragüense sea incluso muy poco hábil para discernir sobre su propia educación, también es condenable la intención de sumergir a la juventud en una manipulada versión de la historia producida por el liderazgo actual del FSLN, para hacerse ver, mediante ilustraciones en los libros facilitados por el MINED, ante los estudiantes como figuras heroicas, llegando a borrar de dicha versión a personajes históricos que aún viven entre nosotros. Ocultando hechos lamentables de corrupción, intrigas, muertes y traiciones que deberían constar en nuestros libros de historia, para evitar repetirlos.

Por otro lado, se hace indispensable recuperar la institucionalidad del ministerio de educación y promover estrategias de evaluación con respecto a las funciones propias de los directores y educadores que no estén sujetas a la voluntad partidaria que emana "desde arriba". Necesitamos que los educadores accedan a su puesto de trabajo y lo mantengan sobre la base de la calidad de su trabajo y no por que sean leales al partido y muestren "disciplina partidaria". La despolitización de nuestro sistema educativo permitirá mejorar la calidad de la educación de los estudiantes y la calidad pedagógica del docente, quien no debe estar a merced de los dictámenes "del que manda", sino al servicio de la comunidad sobre una base eminentemente científica y profesional.

Sumado a lo expresado en párrafos antecedentes, cabe decir que la educación sólo podrá considerarse mejorada cualitativamente cuando los estudiantes sean capaces de preguntarse si están siendo educados o adiestrados, para enderezar el rumbo de su propia educación.

Conclusiones

La problemática de la educación pública trasciende mucho más allá del pobre pago que reciben los educadores, de las condiciones materiales en que transcurre el proceso educativo y del propio estudiante que en gran parte (por la misma ignorancia que le es inculcada) comparte la culpa con el maestro. Más allá de estos factores también se encuentra un afán de adiestramiento por parte del gobierno que incide en el manejo del sistema educativo como instrumento de dominación presente y futura.

Es preciso abordar el tema para establecer las dificultades que inhiben al educando de tener una educación pública de calidad, porque es necesario para alcanzar el progreso económico, tecnológico y social de la sociedad nicaragüense. Nicaragua actualmente es un país que invierte poco en educación, un país con bajas calificaciones regionales y si esto está afectando en este momento, no es imposible imaginar el desastre que vendrá dentro de unos 10 o 15 años. ¿A qué niveles de calidad educativa llegaremos, con este paso que llevamos, tan lento e indiferente? ¿Podrá mejorar la situación educativa de los colegios públicos del país? Sí, claro que es posible, siempre y cuando sociedad civil, centros de pensamiento, economistas, funcionarios, comunicólogos, docentes, directores y estudiantes se unan para luchar por ella. Y el momento de hacerlo es ahora.


Bibliografía:           

Problemáticas que afectan la calidad educativa en los colegios públicos de Nicaragua (parte 1)

La calidad educativa de los colegios públicos va más allá de una inversión económica que aumente con el producto interno bruto, a su vez se debe optar por la despolitización de la educación pública, que siempre ha servido como instrumento de dominación por parte de la clase dominante. También se debe recurrir a una transformación pedagógica de los docentes y la inserción de las nuevas tecnologías para disminuir la brecha tecnológica que tiene Nicaragua con los demás países del mundo, utilizando las herramientas tecnológicas para mejorar la calidad educativa de las escuelas públicas con sostenibilidad.

Introducción

El tema de la educación ha sido abordado desde diferentes aristas. A partir de relatos de docentes y estudiantes, estudios elaborados por encuestas, hasta investigaciones hechas por centros de pensamiento. ¿Por qué es importante seguir hablando de educación?

El cuestionamiento nos lleva a autoexaminarnos y preguntarnos, ¿cómo y qué tipo de enseñanza hemos recibido a lo largo de secundaria o primaria? Como una herramienta ilustrativa para ambientar la temática a abordar expongo, a modo de experiencia personal, que mi educación en sí fue dispareja, y aunque se torne extraño plantearlo de esta forma, he de concluir con la siguiente reflexión surgida de una visión individualista sobre mi instrucción.

La educación que recibí del colegio público “Rubén Darío” está todavía muchos niveles atrasados en comparación con la que recibí del colegio privado “Cristiano Nicaragüense”, (en infraestructura o capacidad pedagógica del docente) como pequeña muestra, no obstante, a pesar de ser este último un establecimiento privado, el centro en donde realmente sentí que aprendí y comenzó a despertar esa criticidad tan importante para mi vida personal y profesional fue en el Instituto “Loyola”, también privado.

Mi formación en el Instituto “Loyola” aumentó mis capacidades tanto morales y espirituales como cognitivas. Regido por excelentes docentes y cuerpo administrativo, este instituto fue sitio idóneo para hacer buen uso de las herramientas tecnológicas, además de promover un ambiente jesuita, también fue el primer escalón que superé para avanzar al peldaño en el cual me encuentro ahora: la universidad. La educación es una temática importante de abordar, porque además de tu cultura y origen también es el espejo que te refleja ante las sociedades del mundo.

Como bien expresa el dicho popular: “la educación es la llave maestra que abre todas las puertas”, aquella persona que no tenga una educación de calidad muy difícilmente podrá abrir el cerrojo de las puertas al éxito, entre tanto, en la actualidad, para los estudiantes aspirantes a bachiller abrir dichas puertas será bastante costoso, más ahora que la educación cada vez es más endeble y que se ha convertido en un instrumento de dominación por parte de la clase dominante. Lo único que podría salvarnos, es dejar la ingenuidad y movernos al  autodidactismo.

La calidad de educación en los colegios públicos

Con más de 60 estudiantes por aula, cuando el promedio debería ser de 30, enfrascados en conversaciones triviales, unos con los celulares y otras en la esquina del fondo, chillando y sin prestar atención a nada más que a su conversación, mientras una de ellas pinta sus uñas con extraordinaria avidez; llega la maestra al salón de clases con un bolso repleto de pruebas sin revisar, con la cara llena de rastros de vanidad, y se dispone así a comenzar otra jornada laboral en la escuela de educación pública.

Risas, más risas y  malas palabras interviniendo durante la introspección del profesor, no hay medida punitiva alguna que acalle a los más insolentes, basta con hacerlos  firmar una carta de compromiso o mandarlos tres días a sus casas. Pero vuelven, ya que no existe nada que los detenga, ahora a nadie pueden dejar de aprobar en el quinto año y los maestros cabizbajos, amando a los que los escuchan y abominando a los que “solo llegan a calentar asientos”, atenúan con un cafecito el dolor de cabeza provocado por su extenuante labor.

Así es la vida diaria que viven los maestros. Dura, complicada, y en muchas ocasiones el pago de su salario mensual no les alcanza, ¿por qué una persona quisiera ser maestro?

Norma Alicia Huete, es profesora de Inglés del Colegio Nacional Panamericano, lleva casi 10 años siendo docente, pero hasta hace tres años terminó su licenciatura en educación del idioma inglés, anteriormente era profesora empírica, como el 40 % de los maestros que imparten clases en secundaria que también son empíricos, según Jorge Mendoza, director ejecutivo del Foro de Educación y Desarrollo Humano.

Lo que la llevó a ser profesora es su vocación, el sentimiento que trasciende por todo el cuerpo cuando sabes que tu alumno aprendió el contenido de la materia impartida. Nada más eso, el saber que sirvió para enseñarle algo a alguien. Sin embargo, asegura que ha tenido momentos en los cuales ha sentido que su ejercicio como docente ha estado limitado económicamente por parte del gobierno y también se ha obviado su esfuerzo por parte de la sociedad.

Si se invirtiera más en educación

Por otro lado, hablando de inversiones, aumentar el presupuesto del producto interno bruto (PIB) de las escuelas públicas en Nicaragua, de 2.8 % a lo que invierte Costa Rica que es 7.2 %, no sería suficiente para mejorar la calidad de aprendizaje de los estudiantes. Invertir económicamente más en educación no es sinónimo de progreso educativo, no se puede abordar la problemática desde una visión meramente económica. Se hace necesario determinar de forma puntual cuál es el verdadero problema y esto nos lleva al principal espacio de enseñanza del mundo que es la escuela (un paradigma que considero preciso abandonar), es ahí en donde se tienen las mayores complicaciones, donde en realidad se inhiben nuestras posibilidades para mejorar la calidad educativa de los educandos.

Libro de inglés

Politización de escuelas públicas

El principal problema que ha mantenido en inmersión la calidad de los colegios públicos continúa siendo la politización de los establecimientos educativos, actualmente con panfletos alusivos al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). Hasta la fecha dicho partido político, desde el gobierno, no ha hecho nada más que cubrir con sus colores rojinegros las estructuras de los colegios públicos en el territorio nacional. En la actualidad el Ministerio de Educación (MINED), incluso con la colaboración de la Unión Europea, está facilitando materiales educativos con ilustraciones publicitarias del gobierno en turno.

La politización como estrategia de dominación por parte del gobierno ha estado vigente implícitamente desde la abolición de la autonomía de los colegios públicos en el año 2006, cuando el gobierno tomó el control total de los colegios y las juntas directivas escolares de los mismos dejaron de involucrar a representantes de los padres de familias que tomaban decisiones junto con el estudiantado.

A un mismo tiempo, el artículo 50, de la Ley 582 o Ley General de Educación, la cual concierne a los Centros Educativos Públicos, dicta que “en los Centros educativos públicos, no se podrá llevar a cabo, ni promover ningún tipo de actividad político-partidista, ni religiosa. El Estado ejercerá supervisión de los centros educativos dentro de los términos que se fijen en los reglamentos respectivos”.

¿Por qué se da la Politización?

Para el sociólogo Cirilo Otero, en la historia de la humanidad la educación siempre ha sido un instrumento de dominación por parte de las clases dominantes que controlan el poder y es desde este ámbito que se forja la ruta para lograr construir o crear la sociedad que ellos quieren dirigir.

Nuestra educación en Nicaragua, según Otero, está planificada para tener una sociedad sin libertad ni autonomía liberadora, más bien dependiente, obediente y sin sentido crítico, que no opine y, por tales razones, destinada a morir de hambre.  

Estos argumentos coinciden con el pensamiento del teórico brasileño Paulo Neves Freire, quien en su libro “Pedagogía del Oprimido” reflexiona sobre la transformación del modelo de educación bancaria impuesto a la metodología pedagógica de transferencia de conocimiento desde los educadores a los educandos. Así, para mejorar la calidad de aprendizaje en del estudiante en el país, es necesario que el modelo antes mencionado se transforme para dejar de hacer del estudiante un vaso vacío, cuyo interior  el maestro llenará de conocimientos que después el estudiante repetirá como un altavoz, sin perfeccionar una visión crítica sobre la realidad objetiva que lo rodea, recurriendo en muchísimas ocasiones al memorismo y no al criticismo, cuando esto último es lo más importante para mejorar la calidad de vida del individuo educado.

Continúa en este enlace.

El meme es mujer

El boom de los memes sólo expone la pobreza educativa que nos embarga, misma que limita la capacidad de análisis de nuestra sociedad nicaragüense que encuentra relevante y digno de mención únicamente lo que provoca risas; el resto, por muy sustancial que sea, es desechado.

Necesitamos los memes como válvula de escape para llenar los vacíos en nuestras vidas insatisfechas, ese instante henchido de “jocosidad” ficticia que nos desconecte, como lo hace cualquier otra droga, de la realidad decadente que nos circunscribe.  Seguimos siendo presas fáciles de la mediocre industria mediática, porque no se nos enseña a reflexionar, sino a seguir instrucciones sin cuestionarlas; a ser manipulables. Somos producto de la banalidad que se monetiza, se recicla y se transfiere, una y otra vez.

memes misóginosTampoco es una casualidad que la gran mayoría de los memes más populares producidos por las mentes creativas de nuestro país tengan como protagonistas a mujeres, evidenciando la violencia arraigada que existe en esta sociedad en su contra. Porque ser mujer potencia los defectos, y es más fácil asirse de esa vulnerabilidad para librar una inquisición moral, animados por la satisfacción de nuestros complejos.

Permanecemos a la expectativa del próximo error de una mujer para viralizarlo, porque las posibilidades son altas, porque ellas no son tan inteligentes para responder el resultado de una ecuación matemática frente a las cámaras, o quizá porque son las que usan lenguaje más vulgar que los demás para hacer una denuncia, o quizá porque son más torpes e imprudentes al conducir, o quizá porque usa la palabra “mierda”, o quizá simplemente porque son más propensas a ser poseídas por algún demonio; siempre surgirá leña para atizar una nueva hoguera. Esa es noticia relevante; el meme es mujer.

Antes de seguir explotando con ligereza contenidos que no aportan a debates que constituyan una mejor y profunda reflexión en torno a un suceso, preguntémonos si queremos enfocarnos en lo que realmente logrará mayor incidencia en un cambio a favor de la construcción de un mejor criterio colectivo, o queremos seguir siendo marionetas insípidas que proyectan sus vidas frustradas desde la comodidad resignada del nulo análisis. Lo fácil siempre ya está hecho, ¿quién será el siguiente en ostentar el divertido cargo de “Personaje viral de la semana”?

¿Educación o adiestramiento?: Ciudadanos vs. Capital Humano o borregos

Aulas sin pupitres

El inicio de cada año escolar en Nicaragua marca un repunte en las ya tradicionales, periódicas, constantes e inútiles discusiones acerca del tema de la educación. Lo "bueno" es que este año nuestro gobierno nos libró de la vergüenza de saber qué tantos alumnos aprobaron los exámenes de ingreso a las universidades públicas del país.

Como se ha hecho costumbre, los encendidos discursos (que no debates) provienen de los expertos y organizaciones dedicadas a la materia educativa (o empresariales como el COSEP), mientras, al mismo tiempo, la voz de los interesados directos (maestros, alumnos, padres de familia) brilla por su ausencia, lo que me hace recordar aquella triste y lúgubre definición hecha por John Maynard Keynes: "Educación: la inculcación de lo incomprensible al indiferente por el incompetente"; donde, obviamente, la parte del incompetente atañe a la estructura administrada por el gobierno y al gobierno mismo, recayendo directamente en nuestros pobres y maltratados maestros.

Dada la inmensa amplitud y diversidad de los abordajes posibles en materia de educación, con esta breve nota apenas pretendo introducirnos un poco en el planteamiento del problema, como yo lo veo, para dar paso a un debate amplio que nos aporte las pautas a seguir para lograr una verdadera revolución educativa, que se hace indispensable para que la sociedad nicaragüense pueda insertarse de forma activa y exitosa en las dinámicas globales del siglo XXI.

El problema

Hace casi exactamente 10 años, nuestro amigo Cornelius Hopmann publicaba una nota de opinión en la que nos advertía acerca de la inminente necesidad de meter mano al tema de la educación en los próximos 10 a 15 años, a partir de aquella fecha, no como un estéril ejercicio teórico sino que con propuestas aterrizadas para ser aplicadas en la práctica de inmediato, so pena de condenar a Nicaragua a ser, para el 2050, "un país desértico de ancianos miserables, sin la más mínima posibilidad de remediarlo en algún momento". El análisis y la válida preocupación de Hopmann se basan en la comprensión del fenómeno conocido como "bono demográfico", que ya ha sido observado en otros países y que implica un período durante el cual la cantidad de población en edad de trabajar es mayor que la cantidad de la población económicamente dependiente (niños y adultos mayores); pasado ese período la situación se revierte, y nosotros nos aproximamos aceleradamente a ese momento.

La propuesta corporativista

El Sr. José Adán Aguerri, en un artículo de opinión publicado en La Prensa bajo el título: "Sistema Educativo y Capital Humano", expone que en cumplimiento de su Agenda 2020 el COSEP trabajará en "crear un mecanismo para la alineación de la oferta de educación técnica y capacitación a las necesidades estratégicas de las empresas. En el sector privado cada vez tenemos mayores necesidades en materia de habilidades técnicas de la fuerza laboral, por ello es importante promover la alineación de los programas técnicos ofrecidos tanto por instituciones públicas como privadas a la demanda de las empresas"; aquí podemos observar claramente una visión de la educación supeditada a los intereses económicos de los "empresarios" y sus empresas.

Al mismo tiempo, durante el acto central de inicio del año escolar, el asesor presidencial para temas educativos, Salvador Vanegas, según versión publicada en El Nuevo Diario, expresó que "a partir del primer grado hasta el undécimo de bachillerato se implementará el tema del emprendimiento, que forma parte del programa anunciado desde el año pasado: Aprender, Emprender y Prosperar. “Vamos a llevar clases que nos van a ayudar a forjar una cultura de emprendimiento, vamos a recorrer conocimientos y habilidades para una creatividad, para el uso de tecnología, para innovación, para afrontar el mundo desde la actitud nicaragüense de trascender los desafíos”, comentó Vanegas. Añadió que este año las escuelas trabajarán en alianza y complementariedad con empresas que hacen Responsabilidad Social Empresarial (RSE)."

¿Aprovechar "nuestro capital humano"?

Existe una tendencia casi universal a considerar que los habitantes de un país consituimos su "capital humano" y nuestra razón de ser es la de garantizar un desarrollo entendido casi exclusivamente como "crecimiento económico". Como dato curioso te comento que en el 2004 un grupo de filólogos alemanes eligió la palabra “Humankapital” como la peor de ese año, pues en su opinión degrada no sólo a la fuerza laboral sino que reduce al ser humano a un factor puramente económico. Yo estoy completamente de acuerdo con la decisión de los filólogos alemanes, y es que la palabra capital proviene del latín capitālis, "de la cabeza", su uso en materia económica se asocia con el comercio medieval de "cabezas" de ganado.

Ciertamente, ver a las personas como "capital" o como "recurso" equivale a cosificarlas para, consecuentemente, explotarlas, sacarles algún provecho. No es coincidencia que en las estadísticas económicas nacionales se incluyan las sumas de dinero (remesas) que aportan a nuestra economía las personas, ciudadanos y ciudadanas nicaragüenses, que, por decirlo claramente, "exportamos" a otros países dado que, como sociedad, no tenemos las condiciones que les permitan desarrollarse y vivir como humanamente quisieran.

Me parece que aspirar a seguir educando a la juventud y la niñez nicaragüense para servir a una empresa privada mediocre que pervive en un modelo económico extractivista, obsoleto y caduco, dentro de un sistema políticosocial que cada día se aleja más de las ideas de la democracia y el Estado de Derecho, equivale a condenarles a un futuro cada vez más oscuro y/o emprender el éxodo en busca de nuevos y mejores horizontes, lejos de nuestras fronteras. Consciente o inconscientemente la naturaleza humana se rebela, la inteligencia natural y la dignidad se resisten a ser sometidas y utilizadas y es así como, según un estudio publicado en el año 2013, Nicaragua es el país centroamericano que padece más fuertemente la llamada fuga de cerebros.

Basta echar un vistazo a nuestros principales rubros de exportación para comprender cuáles son las "necesidades" de nuestras empresas. ¿Qué nivel de educación es mayoritariamente requerido para las maquilas, cortes de café, pastoreo de ganado, trabajo en las minas, etc.? Por su parte, la agencia gubernamental de promoción para la inversión extranjera (PRONICARAGUA) nos pone a la venta con los siguientes argumentos:

"La mano de obra de Nicaragua es joven y dinámica, ya que el 76 por ciento de la población tiene menos de 39 años y la fuerza laboral comprende 3.2 millones de personas. También, es conocida por ser flexible y altamente productiva, con buenos hábitos de trabajo y con capacidad de aprender rápidamente. (ver)" y "Los salarios mínimos en los diferentes sectores económicos en Nicaragua, oscilan entren $0.85 a $1.90 la hora, incluyendo beneficios sociales. … En lo que respecta a las empresas que se encuentran bajo el régimen de zonas francas, el salario mínimo es el más competitivo a nivel regional; lo cual hace de Nicaragua un país ideal para establecer operaciones intensivas en mano de obra. (ver)"

Resulta ser, entonces, que el abundante "capital humano", consistente en una fuerza laboral de bajo costo, es un excelente "atractivo" para captar un tipo de inversión extranjera que deja algo de dinero en algunas manos (en unas más que en otras), pero que no abona al desarrollo económico real de nuestro país, sin embargo, es la "gallina de los huevos de oro" que los empresarios y el gobierno no van a matar por su libre y espontánea voluntad. Y si a esto le sumamos la completa neutralización de las organizaciones sindicales, el control total y falta de independencia de los poderes del estado, así como la paulatina idiotización (que pretende ser ideologización) de la niñez y la juventud en las escuelas públicas, podemos ver el cuadro completo del perverso esquema que se maneja entre la empresa privada y el gobierno de turno.

¿Qué podemos hacer?

En primer lugar, debemos asumir que el problema de la educación es gravísimo y nos atañe a todos por igual, tenemos que involucrarnos en la búsqueda de soluciones inmediatas.

En segundo lugar, convendría entender y apropiarse de la idea de que la educación, en general, va mucho más allá de la simple formación o adiestramiento laboral. A la juventud y a la niñez nicaragüenses se les debe educar para la vida, individual y en sociedad, para ser verdaderos ciudadanos y ciudadanas de este país, para que puedan desarrollar al máximo sus capacidades individuales. Deberíamos alejarnos del paradigma que nos hace ver a niños y niñas como "capital humano", explotable social y/o empresarialmente, para comenzar a verles como personas y así enfocar la educación hacia el desarrollo de sus talentos naturales en el ámbito en que ellos existan y no en el que alguien pueda estimar "conveniente".

Hay estudios que demuestran que una mejora sustancial en el sistema educativo de un país produce una mejora sensible en términos económicos (por ejemplo), pero esto está relacionado con el contenido de la educación básica y no con una orientación de la educación hacia un determinado sentido económico. La lógica es simple: Ciudadanos pensantes, creativos, respetuosos de las leyes y comprometidos con una visión de país, seguramente lograrán construir uno mejor que el que hasta la fecha tenemos.

Pienso que a través de las redes sociales, aprovechando las herramientas que nos brindan las nuevas tecnologías, podemos ser muy incidentes en la educación de la niñez y la juventud a partir de este mismo momento, recordemos que la educación no sólo ocurre en las escuelas (ese es otro paradigma que debemos abandonar).

Te propongo que tomemos conciencia de este delicado asunto, que discutamos y nos pongamos de acuerdo en cuanto a las acciones a emprender y comencemos a hacerlo inmediatamente.


Siendo esta una primera entrega sobre el tema de la educación en Nicaragua, espero tus comentarios, aportes y sugerencias. Ayudame a pasar la voz, compartiendo este post si te ha parecido interesante.