La agonía del INSS y la crueldad gubernamental

En un artículo anterior, abordando el tema de la crisis del INSS, comentaba que la aparente "solución" que se podía extraer de las declaraciones de Francisco López era la de que el INSS simplemente no haría nada, por el momento, más que recortar los egresos por el pago de medicinas y atenciones especializadas a los asegurados y pensionados. Por desgracia yo tenía razón y ya están circulando en las redes sociales y medios formales de comunicación las denuncias relacionadas con la supresión de la entrega de medicamentos gratuitos a los adultos mayores que padecen enfermedades crónicas.

¿Lo que DOS da, DOS lo puede quitar?

El tema de la atención y entrega de medicamentos a los jubilados, sin embargo, no es propiamente algo que deba depender de (o esté vinculado a) la crisis del INSS. En la Ley del adulto mayor o LEY No. 720, aprobada el 06 de Mayo del 2010 y publicada en La Gaceta No. 111 del 14 de Junio del 2010, podemos ver que

Art. 6 Derechos.

Son derechos del Adulto Mayor, además de lo consignado en la Constitución Política de la República de Nicaragua y demás normas jurídicas, los siguientes:

1. Recibir un trato justo, humano, respetuoso y digno por parte del Estado, el Sector Privado y la Sociedad, respetando su integridad física, psíquica y moral.

2. Recibir atención de calidad, digna y preferencial en los servicios de salud a nivel hospitalario, Centros de Salud y en su domicilio. Se procurará dar atención especial a las enfermedades propias de su condición de Adulto Mayor, para lo cual el Ministerio de Salud y el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, en consulta con el CONAM, deberán adecuar en un plazo no mayor de seis meses a partir de la entrada en vigencia de la presente Ley, el listado de enfermedades a ser atendidas para el Adulto Mayor con la correspondiente dotación de medicamentos

Así, en el "Plan de Salud del Adulto Mayor" que aún podemos encontrar en el sitio web del INSS vemos que se señalan las siguientes características:

En la actualidad  se garantiza la atención de salud de los jubilados de cualquier enfermedad, sin exclusiones,  en los  servicios de consulta externa, hospitalización y emergencias.

Se Incluyen las enfermedades de alto costo: cardiacas, vasculares, neurológicas, cáncer, insuficiencia renal, etc.

Se le garantiza la realización de  procedimientos diagnósticos y  de tratamiento cardiovasculares, procedimientos neuroquirurgicos, colocación de prótesis, terapia sustitutiva renal (hemodiálisis), medicamentos, exámenes de laboratorio clínico, de imagenología, estudios endoscópicos,

Podemos completar un marco de referencia legal que justifique la gratuidad en la entrega de medicinas a los adultos mayores, jubilados o no, en el artículo 8 numeral 3 de la "Ley General de Salud", el numeral 2 de la sección 4.1 de la "Política Nacional de Salud" (definida por el actual gobierno en el 2008) y la estrategia número 5 de ese mismo documento. También, al definir las estrategias y actividades del "Plan Plurianual de Salud 2015 – 2021", del MINSA, encontramos que la falta de compensación con fondos del INSS no es una excusa válida para suprimir la entrega de medicamentos que a la fecha se ha venido realizando, dado que este gobierno supuestamente actúa en contraste con "las políticas neoliberales de recuperación de costos":

… Por eso el Plan Nacional es de Desarrollo Humano y no de desarrollo económico. En este contexto se han restituido los derechos del pueblo con Salud y Educación gratuita y universal, en contraste con las políticas neoliberales de “Recuperación de costos”

… Para hacer realidad la restitución del derecho a la salud, el gobierno desarrolla estrategias e intervenciones para garantizar el abastecimiento y la promoción del Uso Racional de Insumos Médicos. Al respecto, se garantiza la entrega efectiva de medicamentos esenciales prescritos de la lista básica, al mismo tiempo que se incrementa la adquisición de insumos médicos y materiales de reposición periódica, así como de medicamentos de alto costo, lo que implica que la población no requiera de hacer gastos de bolsillo en su atención, como era lo usual durante la época de las políticas neoliberales.

Más aún, de conformidad con todos estos documentos citados y la normativa 088 del MINSA, las medicinas para el tratamiento de enfermedades crónicas se adquieren periódicamente conforme el censo de los pacientes que las padecen; o sea que si no están en bodega, su compra ya se encuentra debidamente presupuestada dentro de los gastos de la institución. Y de lo expuesto también se desprende la posibilidad de hablar de "Derechos Adquiridos" a favor de los jubilados actuales y aún de quienes se jubilaren después, en los términos de la "Ley de Derechos Adquiridos" dictada en el año 2004:

… todos los derechos establecidos para los trabajadores, al tenor de lo dispuesto en la Constitución Política, Código del Trabajo, legislación laboral, leyes especiales, reglamentos ministeriales, convenios colectivos, o acuerdos, serán considerados como derechos laborales adquiridos en términos definitivos, por sus beneficiarios…

¿Quién es el culpable de la crisis del INSS?

Si bien es cierto en mi artículo anterior dije que una "discusión centrada en encontrar culpables y aprovechar la ocasión para obtener “réditos políticos” es absolutamente inconveniente, de hecho, es también innecesaria", dada la persistencia con que se señala al FSLN, parece oportuno decir que sí hay culpables y que el FSLN es uno de ellos, quizás el principal, sea en su calidad de autor de la "Ley orgánica de Seguridad Social de Nicaragua" (Decreto 974 de 1982) y su Reglamento (Decreto 975 de 1982), sea en su calidad de coadministrador o cogobernante durante los 16 años de "gobiernos neoliberales" o sea también en su calidad de gobierno neoliberal absolutista y populista durante los últimos diez años.

Pero en el INSS también está representado el COSEP (ahora como parte del modelo corporativista que sostiene al gobierno) y los sindicatos (hoy en día "blancos") y en los gobiernos anteriores, como en el presente, tenemos y hemos tenido centenares de funcionarios y diputados de todas las "fuerzas políticas" de la nación que con sus acciones u omisiones, devengando jugosos salarios, nos dejaron llegar a esta crisis, previsible desde hace muchos años. Listo, ¡encontramos a los culpables!… ¿de qué manera resuelve esto el problema del INSS?

Determinados los culpables, sabiendo que en este momento el control absoluto que ejerce el FSLN sobre todos los poderes e instituciones del Estado hace imposible llevarles a juicio para que respondan por sus desmanes, vale la pena que nos detengamos a meditar acerca de nuestra propia responsabilidad y entendamos que:

  1. el gobierno debe ser considerado (y es) un administrador de los bienes del Estado nombrado por sus ciudadanos,
  2. el gobierno también es la expresión de la autoridad que los ciudadanos conferimos al Estado, entre cuyas funciones formales se encuentran: la redacción, aprobación y ejecución de las leyes, así como la interpretación y aplicación del Derecho,
  3. los bienes que el gobierno administra y la autoridad que ejerce desde los distintos poderes el Estado pertenecen a los ciudadanos,
  4. el Estado no es otra cosa que una forma de organización social, jurídica y política que comprende a una población (ciudadanía) residente en un territorio, debidamente delimitado, dentro del cual dicha población ejerce soberanía en la creación y aplicación de sus propias leyes.así como en la determinación de su forma de gobierno y autoridades.

 

Por regla general las personas son dadas a asumir y apropiarse con más facilidad de sus "derechos" que de sus obligaciones, sin detenerse a pensar que de las últimas es que dependen los primeros, sin llegar a conectar que son las dos caras de una misma moneda. Comencemos por reconocer que tenemos un Estado fallido y un gobierno inepto porque somos ciudadanos fallidos y/o ineptos… ¿a quién podemos culpar cuando la casa que nos está cayendo encima es la que nosotros mismos hemos construido y nos seguimos negando tercamente a reparar?

Cuando decimos, o demandamos que, "el Estado debe pagar", en realidad estamos diciendo que "todos debemos pagar"; porque Daniel Ortega o el FSLN no son el estado (pese a que ellos quisieran creérselo o se lo han creído); el Estado, repito, somos vos y yo, somos todos.

¿Cómo resolvemos el problema del Seguro Social?

El primer paso para resolver un problema es entenderlo, así que conviene evadir el "ruido" mediático y político que se ha generado alrededor del asunto, para pasar a reconocer que el problema del INSS es el agotamiento hasta cierto punto natural del modelo. La siguiente imagen en dos trazos deja clara la situación: los egresos del INSS han comenzado a superar ampliamente sus ingresos, con una tendencia que no solamente es irreversible sino que tiende a agravarse en el transcurso del tiempo. La mala administración del gobierno actual y los anteriores solamente ha acelerado un poco el proceso, pero era inevitable.

Las respuestas posibles al problema saltan a la vista: lograr que ingrese más dinero y/o que egrese menos.

Hacer que ingrese más dinero se puede lograr ampliando la base de cotizantes (lo que también causaría egresos presentes y futuros) o mejorando la productividad y los salarios de quienes cotizan actualmente y/o vayan ingresando al sistema; una tercera forma es inyectando recursos del presupuesto (de por sí deficitario) para ir cubriendo el balance negativo del INSS.

Hacer que egrese menos dinero del INSS se puede lograr eliminando prestaciones (que es la forma cruel elegida por el gobierno actual) para que los actuales jubilados comiencen a morir más rápidamente, aumentando el número de cuotas requeridas y prolongando la edad de jubilación, para tratar de que menos gente llegue viva a la edad de jubilación (que es la propuesta del FMI desde hace varios años, no sólo para Nicaragua sino que para el mundo entero). También está la opción establecida en el Código de la Familia nicaragüense: que cada quien cargue con sus viejos, siendo demandable hasta por un 20% de su salario si es que ambos viven.

¿Y el problema de la Seguridad Social?

El tema del Seguro Social, INSS, es apenas la punta del iceberg. El agotamiento del bono demográfico y el envejecimiento acelerado de la población son el problema real a enfrentar en un lapso relativamente corto de tiempo.

La crisis del INSS es un momento perfecto para reflexionar acerca de la sociedad en que vivimos y queremos vivir, para meditar acerca del país que estamos heredando a nuestros descendientes. Las soluciones "fáciles" pasan por "sacrificar" a alguien por un rato mientras nos llega el turno de que "alguien" nos sacrifique a nosotros mismos un poco más adelante. Las soluciones complicadas, de mayor alcance y profundidad, requieren de nuestro involucramiento colectivo y de una verdadera articulación social que nos permita alcanzar acuerdos que nos comprometan y beneficien a todos por igual.

Algo que me resulta más que obvio es que no podemos dejar estos problemas en manos de la clase política tradicional y el COSEP, recordá que ellos tienen esquemas anacrónicos de pensamiento y:

“No podemos resolver problemas pensando de la misma manera que cuando los creamos” A. Einstein


La imagen que ilustra este post corresponde al ciudadano Henry José Briceño Portocarrero, cobardemente agredido por reclamar sus derechos de jubilado. Vayan a él mi solidaridad y respeto.
Los gráficos fueron aportados por el Dr. Adolfo Acevedo en el grupo de Facebook donde se discute este y otros temas económicos de interés al que te invito unirte para conversar.

Acerca del “premio” al embarazo adolescente

El recién pasado 30 de mayo, “Día de la Madre Nicaragüense”, muchos dedicamos unas cuantas horas o minutos de ese día a celebrar a la nuestra.  Usualmente los establecimientos comerciales y los medios de comunicación aprovechan la festividad para lanzar promociones y realizar actividades publicitarias.  En ese contexto, este año ha causado revuelo en las redes sociales la premiación a “la madre más joven” organizada por la progubernamental emisora de radio conocida como “Nueva Radio Ya”, publicando las fotografías de la “favorecida” con las etiquetas #MamaMasJoven de la #MadrePanza.

Desde que en el año 2007 el aborto fuera completamente ilegalizado en Nicaragua algunas personas y organizaciones de sociedad civil tenemos el temor y la incertidumbre acerca de un posible incremento de los embarazos en jóvenes adolescentes. De hecho, según algunas afirmaciones realizadas en el programa “Evas Urbanas” en el mes de octubre del año recién pasado, Nicaragua podría ocupar el primer lugar de embarazos adolescentes en América Latina… ¡y segundo lugar en el mundo!… con un estimado de 35,000 adolescentes embarazadas por año.

Pese a que algunas y algunos jóvenes recibimos clases en ciencias naturales y luego en otras materias relacionadas, alrededor del 5to o 6to grado de primaria hasta el 3er año, clases en que nos explican la anatomía básica del aparato reproductor masculino y femenino, las distintas funciones y algunos métodos anticonceptivos y preservativos; esta no es la realidad de la mayoría de los jóvenes en cuanto a la educación que reciben en zonas rurales o en los colegios públicos.

Debido fundamentalmente a la influencia religiosa en la cultura nicaragüense, en muchos lugares se insta a no pensar ni hablar abiertamente acerca de las relaciones sexuales, se trata de imponer que estas solamente deben ocurrir dentro del matrimonio (esta presión se ejerce más en las niñas ya que si un joven se acuesta con alguien se le dice que es "machito", mientras que de la muchacha se dice que es “fácil”) aunque vistas las estadísticas mencionadas el método no está dando resultado. Pero bueno, debemos entender que estos son puntos de vista que no son fáciles de modificar ya que se encuentran bien arraigados en la mentalidad quizás de la mayoría de nicaragüenses, sin embargo debemos seguir presionando para lograr cambios positivos desde nuestro sistema educativo.

El programa curricular nacional debería incluir y fortalecer los temas sobre sexualidad desde el nivel primario, con un abordaje que permita a la niñez y la juventud comprender plenamente las posibles consecuencias que acarrean las relaciones sexuales, en edades tempranas, para su vida y su futuro. Las cosas naturales, meramente biológicas y elementales de nuestro cuerpo, para qué y cómo funcionan nuestros órganos, no deben ser motivo de censura o vergüenza, es algo de lo que se debe hablar claramente y con mucha responsabilidad, para evitar no solamente los embarazos adolescentes sino una gran cantidad de abusos y delitos sexuales que se cometen porque, sencillamente, nuestra niñez y juventud desconocen de esos temas.

Se puede y se debe hablar abiertamente de los temas sexuales sin entrar en confrontación con las creencias religiosas o las tradiciones culturales, la sociedad nicaragüense en su conjunto está llamada a reflexionar sobre estos problemas, que son reales y no teóricos o doctrinarios, para encontrarles una pronta solución, es cuestión de unir voluntades y esfuerzos. Nuestra niñez y juventud, que a diario sucumben como víctimas de nuestra ineptitud para emprender acciones colectivas consensuadas, nos lo demandan.

Capítulo aparte merece la discusión acerca de las consecuencias económicas que tiene para la sociedad nicaragüense la falta de una correcta educación sexual, que vemos parcialmente reflejada en los embarazos adolescentes. En el sitio “lo que debe ser penoso” podemos encontrar abundante información y estudios formales al respecto.

Es verdaderamente penoso que desde un medio progubernamental con cobertura nacional y una enorme audiencia, irresponsablemente, se desarrollen actividades que no sólo no contribuyen a la formación integral de la ciudadanía sino que festejan con bombos y platillos algo que según nuestra legislación penal puede ser incluso producto de un acto delictivo. Según las imágenes publicadas por la “Nueva Radio Ya”, la jovencita “ganadora” de su “concurso” cuenta con apenas quince años de edad, lo que hace pensar que el embarazo “premiado”, en dependencia de la edad y estado civil del hombre que la embarazó, podría ser resultado de un estupro (artículo 170 del Código Penal).

Esperemos que el caso planteado abra la oportunidad para la discusión más amplia posible del tema. Esperemos y exijamos que las instancias y autoridades gubernamentales encargadas de la aplicación de las leyes y la protección de la juventud actúen e investiguen el caso para proteger los derechos de la menor involucrada y que impongan las sanciones que deben ser impuestas al medio y a quienes corresponda. ¿Acaso esperaremos a ver llegar a decenas de niñas aún menores que "se dejen embarazar" o sean embarazadas para recibir su premio el próximo "Día de la Madre"?


La crisis del seguro social, problemas y soluciones

A raíz de un informe emitido por la delegación del FMI, en el que aconseja una serie de medidas de ajuste económico al gobierno de Nicaragua, entre ellas algunas relacionadas con el INSS, los medios de comunicación y las redes sociales se activaron provocando encendidos debates en distintos foros virtuales e incluso un encuentro en el Centro Ecuménico Antonio Valdivieso que, a manera de Asamblea, culminó con un pronunciamiento que fue suscrito por los presentes.

La crisis actual del INSS en realidad no es una sorpresa ni ha sido un secreto de Estado. Distintos profesionales nicaragüenses, destacando entre ellos el Dr. Adolfo Acevedo, desde hace alrededor de una década han venido advirtiendo la llegada de este momento (por ejemplo). Más aún, desde el año 2011 el propio INSS realizó y publicó un estudio que determinó algunas posibles medidas para afrontar la situación.

Con declaraciones contradictorias ante los medios comparecieron personeros del gobierno del FSLN, inicialmente Bayardo Arce Castaño (asesor económico de la Presidencia) en un medio independiente pareció dar a entender que se acogerían las medidas recomendadas por el FMI, entre ellas la de aumentar la edad de jubilación y la cantidad de cotizaciones para poder optar a una pensión. Casi inmediatamente Francisco López, presidente del INSS por el gobierno del FSLN, salió al paso de los crecientes comentarios indignados de la población informando que el gobierno no estaba siquiera discutiendo la posibilidad de aplicar las medidas aconsejadas.

De la explicación de Francisco López, sin embargo, se entiende que, ante la falta de ingresos del INSS para cubrir sus egresos y debido a la “lógica” de la solidaridad bajo la cual opera el sistema, lo más probable es que veamos reducirse dichos egresos; principalmente en materia de atenciones médicas especializadas y medicamentos (cosa que algunos usuarios ya venían notando desde hace algún tiempo). Se hace necesario decir que esta posición es irresponsable y oportunista, porque mientras se evita el malestar de la mayoría actual de cotizantes se está condenando a los beneficiarios, provocando al mismo tiempo que el problema de fondo continúe creciendo y convirtiéndose en una verdadera bomba de tiempo que va a estallar dentro de muy pocos años.

Podemos resumir tres aspectos fundamentales que destacan en los debates acerca de la situación actual del Seguro Social:

  • La utilización arbitraria de sus recursos por todos los gobiernos que le han administrado (incluyendo, obviamente, al actual), es decir, su mala administración;
  • Las deudas enormes que arrastran las municipalidades y el Estado mismo por no mantener al día el pago de las cotizaciones de los empleados públicos, así como otras deudas sobrevenidas por la utilización de los fondos para patrocinar proyectos y empresas afines al gobierno;
  • El drástico aumento de los egresos frente a la insuficiencia de los ingresos que percibe por las cotizaciones actuales, una diferencia que continuará creciendo debido a la paulatina reducción del fenómeno conocido como “bono demográfico” y la entrada de la población a una fase de envejecimiento relativamente acelerada.

 

La crisis del INSS, así planteada, se presenta como una excelente oportunidad para discutir el tipo de sociedad que tenemos y si realmente queremos o podemos aspirar a construir un mejor país, esto porque: “La seguridad social es la protección que una sociedad proporciona a los individuos y los hogares para asegurar el acceso a la asistencia médica y garantizar la seguridad del ingreso, en particular en caso de vejez, desempleo, enfermedad, invalidez, accidentes del trabajo, maternidad o pérdida del sostén de familia.”; vivir en sociedad tiene sentido si somos capaces, colectivamente, de garantizarnos esa protección.

La calidad y cobertura de la Seguridad Social, en su sentido más amplio, depende de las condiciones económicas del país. Así, la solución ideal consistiría en obtener un nivel nacional de ingreso per cápita que, con una correcta y justa distribución, permitiera solventar las necesidades vitales de cada persona en nuestro país, sea por la vía contributiva (como es el caso del INSS) o por medio de los impuestos que se generen alrededor de las distintas actividades económicas. Esta es una solución factible y alcanzable en el mediano y largo plazos (20 a 30 años), siempre y cuando logremos articularnos como sociedad y enfocarnos en ese objetivo.

Sin perder de vista ese objetivo fundamental, para el corto plazo se hace inminente reconocer la necesidad de:

1. Brindar al INSS una autonomía y capacidad reales de autogestión. La administración del Seguro Social debe estar bajo el control de sus patrocinadores y beneficiarios. En primer lugar se debe recuperar la credibilidad y la confianza en el sistema, así como evitar la posibilidad de que los fondos del INSS vuelvan a ser utilizados para fines distintos de garantizar la seguridad social de los cotizantes.

2. Una nueva administración del INSS tendría que negociar con el Estado;

  • El pago de las sumas que el Estado debe al INSS por concepto de cotizaciones de los empleados públicos.
  • El aporte del Estado para pagar aquellas prestaciones y pensiones que han sido asignadas al INSS para personas que no pertenecen al sistema.
  • El aporte del Estado para garantizar la prestación de servicios y pensiones a quienes no hayan logrado completar los requisitos del INSS para acceder a los mismos.
  • La forma de recuperar total o parcialmente las sumas de dinero que han sido utilizadas para fines distintos de los que corresponden al INSS.

 

3. Es imperativo que se realicen los ajustes que garanticen la estabilidad financiera del INSS manteniendo la cobertura de servicios a los beneficiarios actuales. Se debe hacer uso de las herramientas legales de que dispone el INSS para ampliar la base de cotizantes. Si es necesario, como parece serlo, aumentar la edad de retiro y el número de cotizaciones para optar a la pensión, pues habrá que hacerlo. (Sobre estos aspectos, nuestro amigo Cornelius Hopmann hace una propuesta que merece ser tenida en cuenta.)

Una discusión centrada en encontrar culpables y aprovechar la ocasión para obtener “réditos políticos” es absolutamente inconveniente, de hecho, es también innecesaria. Si el gobierno del FSLN obstaculiza la búsqueda de soluciones a la crisis del INSS se pondrá, por sí mismo y a sí mismo, en posición de ser descartable. Esperemos que la explosión mediática logre ser oportunamente aprovechada para debatir y brindar respuestas reales (no politiqueras) a los problemas de la Seguridad Social en Nicaragua, creeme cuando te digo que en ello está en juego nuestra vida (individual y colectiva).

Problemáticas que afectan la calidad educativa en los colegios públicos de Nicaragua (parte 2)

La primera parte está en este enlace.

El factor docente

No toda la problemática de la educación gira en torno a las escuelas y sus carencias materiales en muchas ocasiones la principal grieta reside en el personal docente. Aquella persona que al llegar a casa deja la máscara de promotor educativo sobre la mesa, mientras prepara la cena a sus hijos, quienes muchas veces estudian en colegios privados porque, como es bien sabido, la educación pública en la actualidad no enseña nada.

El salario de los docentes es uno de los más bajos existentes en el país: 7,600 córdobas sin el bono “solidario”, que dejó de existir desde diciembre del año 2015 para ser integrado en el presupuesto nacional. Antes era patrocinado por la cooperación venezolana que cuantificaba 750 córdobas asignados por el gobierno para paliar un poco las grandes necesidades de los educadores nicaragüenses. Al mismo tiempo, la canasta básica tiene un costo de casi el doble de lo que el maestro devenga al mes. En septiembre del año 2016, según el Instituto Nacional de Información de Desarrollo (INIDE) con datos del Banco Central de Nicaragua, el costo de la canasta básica asciende a 12,452.78 córdobas, lo que nos lleva a preguntarnos:

¿Por qué nuestros educadores ganan tan poco?

En nuestros países vecinos como Costa Rica, se estima que el docente gana alrededor de 1,075 dólares al mes (más de 30,000 córdobas) y en Honduras el equivalente a 550 dólares (más de 16,000 córdobas), esto según datos de un artículo publicado por el periódico "La Prensa", lo que nos muestra que la brecha entre el salario de los educadores nicaragüenses con respecto a los demás países de Centroamérica es abismal.

¿Inversión en educación pública?

El catedrático Carlos Tünnermann, expone que para superar las limitaciones de cobertura y deficiencias cualitativas del ámbito educativo es imprescindible invertir más en educación. Comparando la inversión nicaragüense en educación con lo que invierte Cuba en esta materia, según un estudio de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), ocupa el primer lugar en inversión de educación en América Latina con un 16,3 % de su PIB. Por ello, Cuba al mismo tiempo presenta los mejores rendimientos a nivel de primaria evaluados por el Tercer Estudio Regional Comparativo y Explicativo (TERCE) aplicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), mientras Nicaragua que invierte 2.8 % de PIB en educación pública ni siquiera alcanza el promedio de evaluación de 700 puntos obtenidos por los países del área, siempre según la UNESCO El promedio nicaragüense es aproximadamente de 660 puntos.

Cirilo Otero también menciona que Nicaragua está atrasada en su desarrollo tecnológico, actualmente el país se encuentra en el puesto 116 de 128 del ranking mundial de tecnología; aunque tal caso se ve superficialmente abordado por el gobierno, al innovar con la presencia de internet WIFI en los llamados "Parques del Alba" para que los usuarios nicaragüenses puedan acceder a internet gratuitamente.

¿Qué piensan los jóvenes acerca la educación pública del país?

Norman Gallegos, de 19 años y estudiante universitario de la carrera de Ingeniería Industrial de la Universidad Nacional de Ingeniería, piensa que en el país hace falta registrar materias elementales como inglés, la cual debería de ser impartida por los docentes desde la etapa de primaria, para que así el niño o niña tenga más interacción o relación con este idioma extranjero que se ha vuelto tan importante actualmente. Norman también considera que los estudiantes provenientes de colegios privados tienen mucho mayor dominio del inglés que los estudiantes de colegios públicos, suponiendo que la brecha entre la educación de colegios públicos y colegios privados no es grande, pero que sí existen vacíos dentro de la educación pública, los cuales el gobierno en turno aún no está interesado en reparar.

Algunas propuestas para mejorar la calidad educativa

Inserción de las nuevas tecnologías

Sergio Argüello, presidente del Instituto Nicaragüense de Desarrollo (INDE), recomienda que se deben aprovechar las herramientas tecnológicas, mediante las cuales se puede tener acceso a estudios de novedad y avances científicos, proponiendo que el docente aproveche este acceso. Es indispensable acudir a la inserción de las nuevas tecnologías en el ámbito educativo, las cuales podrían auspiciar nuevos horizontes de aprendizajes y autodidactismo por parte de los estudiantes, aunque, por otro lado, sin la debida atención y seguimiento del docente en los centros educativos.

Para mejorar la calidad educativa habría que superar la distancia tecnológica que tiene el país de cara a un mundo que cada día está más globalizado e interconectado. Si bien es cierto las nuevas tecnologías de la información y comunicación (TICs), están cotidianamente más presentes dentro de la sociedad nicaragüense, todavía hace falta que ocurra una verdadera inserción tecnológica en los colegios públicos, lo que a su vez ayudaría a cerrar la brecha existente en el uso de las herramientas tecnológicas en Nicaragua en comparación con los demás países del mundo.

Transformar la metodología pedagógica de los maestros

Se requiere asistencia estricta por parte de los directores y docentes hacia los estudiantes de pre-escolar y primaria, brindando un seguimiento a las actividades escolares e incluso a las que ocurren fuera del contorno educativo.  Esto como práctica para persuadir a los estudiantes desde modalidades tempranas para acaparar su atención y evitar así la deserción del colegio o posibles repeticiones del estudiante por su la falta de interés.

Además, es recomendable que se analice la metodología pedagógica del maestro al momento de realizar las respectivas sesiones de clases, así también como la inserción de la variable tecnológica y digital, ya mencionada, en los recintos en donde esta pueda tener sostenibilidad.

Despolitizar las escuelas

La despolitización de las escuelas y los materiales educativos es un aspecto indispensable para evitar el adoctrinamiento de los alumnos por parte del gobierno.  Los materiales que distribuye el gobierno impiden desarrollar el pensamiento crítico y hacen que el joven nicaragüense sea incluso muy poco hábil para discernir sobre su propia educación, también es condenable la intención de sumergir a la juventud en una manipulada versión de la historia producida por el liderazgo actual del FSLN, para hacerse ver, mediante ilustraciones en los libros facilitados por el MINED, ante los estudiantes como figuras heroicas, llegando a borrar de dicha versión a personajes históricos que aún viven entre nosotros. Ocultando hechos lamentables de corrupción, intrigas, muertes y traiciones que deberían constar en nuestros libros de historia, para evitar repetirlos.

Por otro lado, se hace indispensable recuperar la institucionalidad del ministerio de educación y promover estrategias de evaluación con respecto a las funciones propias de los directores y educadores que no estén sujetas a la voluntad partidaria que emana "desde arriba". Necesitamos que los educadores accedan a su puesto de trabajo y lo mantengan sobre la base de la calidad de su trabajo y no por que sean leales al partido y muestren "disciplina partidaria". La despolitización de nuestro sistema educativo permitirá mejorar la calidad de la educación de los estudiantes y la calidad pedagógica del docente, quien no debe estar a merced de los dictámenes "del que manda", sino al servicio de la comunidad sobre una base eminentemente científica y profesional.

Sumado a lo expresado en párrafos antecedentes, cabe decir que la educación sólo podrá considerarse mejorada cualitativamente cuando los estudiantes sean capaces de preguntarse si están siendo educados o adiestrados, para enderezar el rumbo de su propia educación.

Conclusiones

La problemática de la educación pública trasciende mucho más allá del pobre pago que reciben los educadores, de las condiciones materiales en que transcurre el proceso educativo y del propio estudiante que en gran parte (por la misma ignorancia que le es inculcada) comparte la culpa con el maestro. Más allá de estos factores también se encuentra un afán de adiestramiento por parte del gobierno que incide en el manejo del sistema educativo como instrumento de dominación presente y futura.

Es preciso abordar el tema para establecer las dificultades que inhiben al educando de tener una educación pública de calidad, porque es necesario para alcanzar el progreso económico, tecnológico y social de la sociedad nicaragüense. Nicaragua actualmente es un país que invierte poco en educación, un país con bajas calificaciones regionales y si esto está afectando en este momento, no es imposible imaginar el desastre que vendrá dentro de unos 10 o 15 años. ¿A qué niveles de calidad educativa llegaremos, con este paso que llevamos, tan lento e indiferente? ¿Podrá mejorar la situación educativa de los colegios públicos del país? Sí, claro que es posible, siempre y cuando sociedad civil, centros de pensamiento, economistas, funcionarios, comunicólogos, docentes, directores y estudiantes se unan para luchar por ella. Y el momento de hacerlo es ahora.


Bibliografía:           

¿Educación o adiestramiento?: Ciudadanos vs. Capital Humano o borregos

Aulas sin pupitres

El inicio de cada año escolar en Nicaragua marca un repunte en las ya tradicionales, periódicas, constantes e inútiles discusiones acerca del tema de la educación. Lo "bueno" es que este año nuestro gobierno nos libró de la vergüenza de saber qué tantos alumnos aprobaron los exámenes de ingreso a las universidades públicas del país.

Como se ha hecho costumbre, los encendidos discursos (que no debates) provienen de los expertos y organizaciones dedicadas a la materia educativa (o empresariales como el COSEP), mientras, al mismo tiempo, la voz de los interesados directos (maestros, alumnos, padres de familia) brilla por su ausencia, lo que me hace recordar aquella triste y lúgubre definición hecha por John Maynard Keynes: "Educación: la inculcación de lo incomprensible al indiferente por el incompetente"; donde, obviamente, la parte del incompetente atañe a la estructura administrada por el gobierno y al gobierno mismo, recayendo directamente en nuestros pobres y maltratados maestros.

Dada la inmensa amplitud y diversidad de los abordajes posibles en materia de educación, con esta breve nota apenas pretendo introducirnos un poco en el planteamiento del problema, como yo lo veo, para dar paso a un debate amplio que nos aporte las pautas a seguir para lograr una verdadera revolución educativa, que se hace indispensable para que la sociedad nicaragüense pueda insertarse de forma activa y exitosa en las dinámicas globales del siglo XXI.

El problema

Hace casi exactamente 10 años, nuestro amigo Cornelius Hopmann publicaba una nota de opinión en la que nos advertía acerca de la inminente necesidad de meter mano al tema de la educación en los próximos 10 a 15 años, a partir de aquella fecha, no como un estéril ejercicio teórico sino que con propuestas aterrizadas para ser aplicadas en la práctica de inmediato, so pena de condenar a Nicaragua a ser, para el 2050, "un país desértico de ancianos miserables, sin la más mínima posibilidad de remediarlo en algún momento". El análisis y la válida preocupación de Hopmann se basan en la comprensión del fenómeno conocido como "bono demográfico", que ya ha sido observado en otros países y que implica un período durante el cual la cantidad de población en edad de trabajar es mayor que la cantidad de la población económicamente dependiente (niños y adultos mayores); pasado ese período la situación se revierte, y nosotros nos aproximamos aceleradamente a ese momento.

La propuesta corporativista

El Sr. José Adán Aguerri, en un artículo de opinión publicado en La Prensa bajo el título: "Sistema Educativo y Capital Humano", expone que en cumplimiento de su Agenda 2020 el COSEP trabajará en "crear un mecanismo para la alineación de la oferta de educación técnica y capacitación a las necesidades estratégicas de las empresas. En el sector privado cada vez tenemos mayores necesidades en materia de habilidades técnicas de la fuerza laboral, por ello es importante promover la alineación de los programas técnicos ofrecidos tanto por instituciones públicas como privadas a la demanda de las empresas"; aquí podemos observar claramente una visión de la educación supeditada a los intereses económicos de los "empresarios" y sus empresas.

Al mismo tiempo, durante el acto central de inicio del año escolar, el asesor presidencial para temas educativos, Salvador Vanegas, según versión publicada en El Nuevo Diario, expresó que "a partir del primer grado hasta el undécimo de bachillerato se implementará el tema del emprendimiento, que forma parte del programa anunciado desde el año pasado: Aprender, Emprender y Prosperar. “Vamos a llevar clases que nos van a ayudar a forjar una cultura de emprendimiento, vamos a recorrer conocimientos y habilidades para una creatividad, para el uso de tecnología, para innovación, para afrontar el mundo desde la actitud nicaragüense de trascender los desafíos”, comentó Vanegas. Añadió que este año las escuelas trabajarán en alianza y complementariedad con empresas que hacen Responsabilidad Social Empresarial (RSE)."

¿Aprovechar "nuestro capital humano"?

Existe una tendencia casi universal a considerar que los habitantes de un país consituimos su "capital humano" y nuestra razón de ser es la de garantizar un desarrollo entendido casi exclusivamente como "crecimiento económico". Como dato curioso te comento que en el 2004 un grupo de filólogos alemanes eligió la palabra “Humankapital” como la peor de ese año, pues en su opinión degrada no sólo a la fuerza laboral sino que reduce al ser humano a un factor puramente económico. Yo estoy completamente de acuerdo con la decisión de los filólogos alemanes, y es que la palabra capital proviene del latín capitālis, "de la cabeza", su uso en materia económica se asocia con el comercio medieval de "cabezas" de ganado.

Ciertamente, ver a las personas como "capital" o como "recurso" equivale a cosificarlas para, consecuentemente, explotarlas, sacarles algún provecho. No es coincidencia que en las estadísticas económicas nacionales se incluyan las sumas de dinero (remesas) que aportan a nuestra economía las personas, ciudadanos y ciudadanas nicaragüenses, que, por decirlo claramente, "exportamos" a otros países dado que, como sociedad, no tenemos las condiciones que les permitan desarrollarse y vivir como humanamente quisieran.

Me parece que aspirar a seguir educando a la juventud y la niñez nicaragüense para servir a una empresa privada mediocre que pervive en un modelo económico extractivista, obsoleto y caduco, dentro de un sistema políticosocial que cada día se aleja más de las ideas de la democracia y el Estado de Derecho, equivale a condenarles a un futuro cada vez más oscuro y/o emprender el éxodo en busca de nuevos y mejores horizontes, lejos de nuestras fronteras. Consciente o inconscientemente la naturaleza humana se rebela, la inteligencia natural y la dignidad se resisten a ser sometidas y utilizadas y es así como, según un estudio publicado en el año 2013, Nicaragua es el país centroamericano que padece más fuertemente la llamada fuga de cerebros.

Basta echar un vistazo a nuestros principales rubros de exportación para comprender cuáles son las "necesidades" de nuestras empresas. ¿Qué nivel de educación es mayoritariamente requerido para las maquilas, cortes de café, pastoreo de ganado, trabajo en las minas, etc.? Por su parte, la agencia gubernamental de promoción para la inversión extranjera (PRONICARAGUA) nos pone a la venta con los siguientes argumentos:

"La mano de obra de Nicaragua es joven y dinámica, ya que el 76 por ciento de la población tiene menos de 39 años y la fuerza laboral comprende 3.2 millones de personas. También, es conocida por ser flexible y altamente productiva, con buenos hábitos de trabajo y con capacidad de aprender rápidamente. (ver)" y "Los salarios mínimos en los diferentes sectores económicos en Nicaragua, oscilan entren $0.85 a $1.90 la hora, incluyendo beneficios sociales. … En lo que respecta a las empresas que se encuentran bajo el régimen de zonas francas, el salario mínimo es el más competitivo a nivel regional; lo cual hace de Nicaragua un país ideal para establecer operaciones intensivas en mano de obra. (ver)"

Resulta ser, entonces, que el abundante "capital humano", consistente en una fuerza laboral de bajo costo, es un excelente "atractivo" para captar un tipo de inversión extranjera que deja algo de dinero en algunas manos (en unas más que en otras), pero que no abona al desarrollo económico real de nuestro país, sin embargo, es la "gallina de los huevos de oro" que los empresarios y el gobierno no van a matar por su libre y espontánea voluntad. Y si a esto le sumamos la completa neutralización de las organizaciones sindicales, el control total y falta de independencia de los poderes del estado, así como la paulatina idiotización (que pretende ser ideologización) de la niñez y la juventud en las escuelas públicas, podemos ver el cuadro completo del perverso esquema que se maneja entre la empresa privada y el gobierno de turno.

¿Qué podemos hacer?

En primer lugar, debemos asumir que el problema de la educación es gravísimo y nos atañe a todos por igual, tenemos que involucrarnos en la búsqueda de soluciones inmediatas.

En segundo lugar, convendría entender y apropiarse de la idea de que la educación, en general, va mucho más allá de la simple formación o adiestramiento laboral. A la juventud y a la niñez nicaragüenses se les debe educar para la vida, individual y en sociedad, para ser verdaderos ciudadanos y ciudadanas de este país, para que puedan desarrollar al máximo sus capacidades individuales. Deberíamos alejarnos del paradigma que nos hace ver a niños y niñas como "capital humano", explotable social y/o empresarialmente, para comenzar a verles como personas y así enfocar la educación hacia el desarrollo de sus talentos naturales en el ámbito en que ellos existan y no en el que alguien pueda estimar "conveniente".

Hay estudios que demuestran que una mejora sustancial en el sistema educativo de un país produce una mejora sensible en términos económicos (por ejemplo), pero esto está relacionado con el contenido de la educación básica y no con una orientación de la educación hacia un determinado sentido económico. La lógica es simple: Ciudadanos pensantes, creativos, respetuosos de las leyes y comprometidos con una visión de país, seguramente lograrán construir uno mejor que el que hasta la fecha tenemos.

Pienso que a través de las redes sociales, aprovechando las herramientas que nos brindan las nuevas tecnologías, podemos ser muy incidentes en la educación de la niñez y la juventud a partir de este mismo momento, recordemos que la educación no sólo ocurre en las escuelas (ese es otro paradigma que debemos abandonar).

Te propongo que tomemos conciencia de este delicado asunto, que discutamos y nos pongamos de acuerdo en cuanto a las acciones a emprender y comencemos a hacerlo inmediatamente.


Siendo esta una primera entrega sobre el tema de la educación en Nicaragua, espero tus comentarios, aportes y sugerencias. Ayudame a pasar la voz, compartiendo este post si te ha parecido interesante.

Hablemos de la seguridad social en Nicaragua

Tiempo

La necesidad de poseer independencia económica y tener empleo propio cada vez es más común en nuestro país, pero hay ciertas consideraciones que no se toman en cuenta al abordar este tema. Según algunas estimaciones, en Nicaragua el 70% de los empleos son informales. A continuación, veamos un poco cómo nuestra informalidad al emprender negocios incide en nuestra realidad social.

Karla* es una muchacha de 22 años, tuvo un hijo a los 16 años. Ella estudia en la UNAN León los sábados y trabaja de lunes a viernes en un puesto de venta en el mercado Roberto Huembes, de 7:00 am a 6:00 pm, gana unos 6,000 Córdobas, su empleador no cotiza en el INSS, Karla tampoco cuenta con un seguro facultativo. Al acumular 15 días de vacaciones, cada 6 meses, se ve presionada por su jefe a recibir el pago por dichos días en lugar de descansarlos, ya que siempre hay ajetreo en el puesto de venta.

José* trabaja en una joyería en el Mercado Oriental, él llega diario a abrir el puesto a las 8:00 am y termina su jornada de trabajo a las 5:00 pm. Sus días laborales establecidos son de lunes a sábado, y entre 3 o 4 horas de trabajo los domingos. Gana 5000 Córdobas básicos, además de las comisiones que recibe en dependencia de las joyas que le encarguen elaborar. El empleador de José no cotiza al INSS, José tampoco cuenta con un seguro facultativo.

Ernesto* trabaja como conductor para una cooperativa de buses, su jornada inicia usualmente a las 5:00 am y termina aproximadamente a las 9:00 pm, no cuenta con otro seguro de salud además del exigido como conductor, la Cooperativa no cotiza en el INSS, ni Ernesto cuenta con un seguro facultativo. Él descansa entre vuelta (cada vez que regresa a la terminal de origen) entre 30 y 45 minutos, después de 2 horas y media de conducir una vuelta completa. Trabaja de lunes a viernes, a veces sábado cuando necesita más dinero, ya que su salario se basa en un porcentaje establecido de lo que se perciba en total de pasajes.

¿Qué tienen ellos en común? Karla trabaja 55 horas semanales, José trabaja casi 60 horas y Ernesto 96. Podría parecer que Ernesto no trabaja las 96 horas de corrido, pero es el tiempo total que pasa dentro de su puesto de trabajo, ya que durante el descanso entre cada vuelta debe permanecer cerca del bus asignado, para poder salir a tiempo a la siguiente vuelta. De acuerdo con el Artículo 51 de la Ley 185, “La jornada ordinaria de trabajo efectivo diurno no debe ser mayor de ocho horas diarias ni exceder de un total de cuarenta y ocho horas a la semana.”

Otro factor común entre los trabajadores mencionados es la falta de cotizaciones al INSS, sea a través del empleador o facultativo, esto a pesar de que, como lo expresa la Ley de Seguridad Social, Capítulo II, Artículo 5, Literal a), las personas que se encuentren vinculadas a otra, sea ésta natural o jurídica, independientemente del tipo de relación laboral o de servicio que los vincule, lo mismo que la personalidad jurídica o la naturaleza económica del empleador, empresa o institución pública, privada o mixta que utilice sus servicios deben ser incluidas en el sistema de la Seguridad Social. Según refleja el Artículo 2 de la Ley de Seguridad Social: El Seguro Social cubrirá por Zonas Geográficas, etapas sucesivas y en forma gradual y progresiva las contingencias sociales de Invalidez, Vejez, Muerte, Prestaciones Económicas por Riesgos Profesionales, Subsidios Familiares y podrá proporcionar Servicios Sociales necesarios para el pleno bienestar de los asegurados; estos son derechos que Karla, José y Ernesto no tienen en sus puestos de trabajo.

Muchos, al momento de emprender su negocio, no toman en cuenta los requisitos mínimos que implica establecerse como empleador, además de los exigidos para la institución del negocio mismo, dejando a un lado la responsabilidad que conlleva tener trabajadores bajo su cargo, responsabilidad que no se limita sólo a la satisfacción de los requerimientos exigidos para operar, sino que se extiende al bienestar de los trabajadores, creando las condiciones para que éstos ejerzan sus funciones de la mejor manera posible.

¿Qué pasa con las regulaciones del Estado? ¿Por qué se puede incumplir las leyes con tanta facilidad en Nicaragua? ¿Por qué los trabajadores no reclaman sus derechos?, ¿será por falta de conocimiento o a causa de su necesidad de tener un ingreso fijo por mínimo que sea? ¿Qué pasa con la responsabilidad de los microempresarios?

Sean cuales fueren las respuestas a las preguntas anteriores, lo cierto es que los efectos de esta informalidad quizá no sean evidentes en la actualidad, pero las consecuencias en nuestra economía, y en la vida de quienes ahora rondamos los treinta años de edad y menos, se comenzarán a experimentar pronto, cuando estos trabajadores lleguen a edad de jubilación sin ahorros y sin un fondo para poder sustentarse. Muchas personas consideran que las cotizaciones al seguro son gravosas, porque se deducen del salario y porque constantemente en las noticias se habla de los malos manejos de fondos que realiza el INSS, pero no debemos olvidar ni descuidar que no se trata de un simple gasto, sino de una garantía para la obtención de beneficios económicos a futuro.

Pienso que este es un tema acerca del que tenemos que comenzar a conversar seriamente, primero tomando conciencia de la importancia que tiene y asumiendo la responsabilidad de dar cumplimiento a las leyes de la materia antes de adquirir o pensar que tener un negocio es el mayor logro a alcanzar en la vida. El tema es amplio y da para muchas conversaciones que te invito a iniciar a partir de estas reflexiones.

*Los casos son reales, pero los nombres han sido cambiados para proteger la identidad de las personas relacionadas.