Sobre el cierre del canal “100% Noticias” y el arresto de su director, Miguel Mora (entre otros periodistas arrestados)

Sobre el cierre del canal “100% Noticias” y el arresto de su director, Miguel Mora (entre otros periodistas arrestados)

El canal informativo 100% noticias se ha posicionado desde el inicio de la crisis como portavoz y vehículo del descontento generalizado de una parte de la población que ha salido a protestar en contra del gobierno de Daniel Ortega. Desde las manifestaciones campesinas en contra del proyecto Interoceánico, pasando por las protestas estudiantiles ante la gestión (juzgada deficiente y tardía) de la catástrofe de Indio Maíz, hasta las manifestaciones masivas de abril en contra de las reformas del INSS que degeneraron en la crisis política que hoy persiste, este medio informativo ha documentado, aunque no siempre de manera objetiva, la represión que han sufrido los que, de manera ocasional o continua, han alzado su voz en contra del gobierno.

No me considero un particular defensor de 100% noticias, puesto que en muchas ocasiones este canal ha optado por mostrar sólo un lado de la verdad. Pero en un contexto político tan crítico y polarizado como el de este país, se agradece el que existan medios que afichen posturas críticas al gobierno, puesto que se necesitan todas las opiniones, análisis e investigaciones para que la ciudadanía pueda forjar su propio juicio.

En muchas ocasiones encontré lamentable que este medio haya escogido el tener una visión sesgada de la actualidad, cayendo en los mismos errores que los canales pro-gubernamentales y radicalizándose en circunstancias en donde lo que se necesitaba era más objetividad, es decir, una actitud que fomentara la democracia en un momento en que está peligrando. Por ejemplo, hubiera sido interesante darle espacio a voces que no siempre buscaran la confrontación sino también expusieran críticas constructivas para resolver una situación que de no hallar resolución por la vía pacífica podría degenerar en más violencia. Y VIOLENCIA ES LO QUE NO QUEREMOS. No queremos que vuelva a morir ningún hermano nicaragüense por razones políticas.

Al día de hoy tengo la convicción de que sólo podrá resolverse está crisis con auto-critica, negociaciones abiertas y una CONSTITUYENTE que le dé la palabra a una nueva generación de representantes políticos decididos a aportar ideas constructivas para atender las necesidades de la ciudadanía y sacar adelante a este país. Es esa la UNICA SOLUCIÓN PARA ALCANZAR LA PAZ, LA ESTABILIDAD Y FORJAR UNA PATRIA GRANDE, que sea inclusiva, democrática, humanista y social, en la que exista periodismo independiente. Sin embargo, en un país que carece de suficientes profesionales del periodismo (por falta de medios y de condiciones) debemos aceptar, tolerar y permitir que se expresen TODOS LOS MEDIOS DE INFORMACIÓN ACTUALES, SEAN CUALES SEAN SUS POSTURAS. Es un derecho del pueblo y es oxígeno para todos en tiempos de miedo, de desconfianza y de adversidad.

Por lo tanto, quisiera expresar por este medio mi rechazo e indignación de manera pública por la acción que llevó a cabo el gobierno de Nicaragua en el transcurso de la noche del día de ayer, puesto a que no se resolverá ninguna crisis política cerrando un canal de televisión opositor ni encerrando y enjuiciando a su director.