Nicaragua en el ranking global de democracia

Nicaragua en el ranking global de democracia

Desde hace 10 años "The economist" elabora un ranking global sobre el estado de las democracias en 167 países del mundo. En cada país se evalúan cinco áreas definidas así:

  1. procesos electorales y el pluralismo,
  2. estado de las libertades civiles,
  3. funcionamiento del gobierno,
  4. participación política
  5. cultura política

 

De ese modo se asigna una puntuación que define la posición que ocupa el país en el ranking. Al mismo tiempo se definen cuatro tipos distintos de régimen: democracia plena, democracia defectuosa, régimen híbrido y régimen autoritario. En la siguiente imagen encontramos que, según 'The economist', solamente 19 países tienen una democracia plena en el mundo, 57 países tienen una democracia defectuosa, 40 un régimen híbrido y 51 viven bajo un régimen autoritario.

Tabla de regímenes a nivel mundial

Nicaragua este año pasó a ocupar la posición 104 en el nivel global y la posición 21 en lo que respecta a los países de América Latina, donde solamente la de Uruguay es considerada una democracia plena Nuestro sistema es considerado un régimen híbrido, o sea una mezcla de democracia y autoritarismo.

Cabe destacar que en el ranking correspondiente al año 2015 Nicaragua ocupaba la posición 95 en el mundo. La Unidad de Investigación de 'El Economista' explica este descenso así:

Nicaragua vio su puntaje caer de 5.26 a 4.81 como resultado de los esfuerzos del presidente, Daniel Ortega, para ganar la reelección por un tercer período consecutivo. Esto fue permitido originalmente por una sentencia de 2014, por la cual el Tribunal Supremo dominado por el gobierno eliminó los límites del mandato constitucional. En 2016, el señor Ortega nombró a su esposa Rosario Murillo como su vicepresidente y utilizó a la autoridad electoral controlada por el gobierno para que el principal partido de oposición, el Partido Liberal Independiente, fuera eliminado de participar en las elecciones y también el partido fuera expulsado del Congreso. Esto vino después de que el partido se negó a aceptar la decisión de la Corte Suprema nombrando al líder del partido, Pedro Reyes, argumentando que el señor Reyes era una herramienta de Ortega. Muchos partidos más pequeños también se negaron a participar, diciendo que las elecciones se inclinaron a favor del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) del Sr. Ortega. Además, el Sr. Ortega no permitió que ningún observador externo independiente supervisara las elecciones. En la votación electoral, el voto y el apoyo a su FSLN superaron ampliamente las encuestas preelectorales, evidenciando irregularidades significativas. La naturaleza dinástica del gobierno (con un equipo de marido y mujer que es probable que permanezca en el poder durante muchos años) y la falta total de rendición de cuentas están detrás de la baja de Nicaragua, que fue la mayor en América Latina este año (y que causó que el país cayera desde el 95º puesto en 2015 al 104º en nuestro último ranking).

Ranking de las democracias en América Latina

Descargar documento original (inglés)