La prórroga al TPS, buena pero insuficiente

La prórroga al TPS, buena pero insuficiente

El TPS, como su siglas en inglés lo indican (Temporary Protect Status), es un estatus temporal que permite a las personas de determinados países, que ya están dentro de los Estados Unidos, el poder vivir y trabajar. Los ciudadanos de países en condiciones en riesgo para la vida humana pueden recibir una asignación de TPS, estos son países donde exista guerra civil, conflicto armado, desastre natural u otra circunstancia temporal o extraordinaria.

Para Nicaragua fue cancelado por primera vez  en la historia en el 2018 después de casi más 15 años de existencia. La eliminación del DACA (Deferred Action for Childhood Arrivals) tanto como del TPS fueron parte de las promesas de campaña que Trump hizo en el 2015, decía en su discurso que revocaría toda acción, beneficio o programa que beneficiara a los indocumentados, junto con la promesa de deportarlos. Con la cancelación del TPS en 2018 unos 2500 nicaragüenses obtuvieron una prórroga hasta enero 5 del 2019 para abandonar el país.

En su declaración del 2018, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) alegó que Nicaragua ya prestaba las condiciones de seguridad para recibir a sus ciudadanos, dado que dicho alivio fue otorgado por el gobierno de Estados Unidos en 1999 por las circunstancias devastadoras que había dejado el Huracán Mitch.

El caso de Cristina Ramos

En Marzo del 2018 empezó una batalla legal entre la Casa Blanca y los beneficiarios del TPS, 4 inmigrantes, entre ellos una madre salvadoreña (Cristina Morales) cuya hija (Crisitna Ramos) tiene la ciudadanía estadounidense, decidieron presentar una demanda en contra del presidente de los Estados Unidos. Dicha demanda se basó en que la decisión del gobierno estuvo fundamentada en racismo y el lenguaje discriminatorio y vulgar que el presidente Trump utilizó para referirse a los países donde habitan afro descendientes, como Haití que es el país de origen de otro de los demandantes. En la demanda también se alega que Trump llamó a los inmigrantes violadores, narcotraficantes y ladrones. Así, en un primer fallo, en octubre del 2018, el juez federal impidió que se implementara la terminación del TPS.

En el fallo definitivo del caso, del 28 de Febrero de este año, el Juez dice que terminar con el TPS podría causar daños irreparables, y que efectivamente la decisión del presidente fue basada en racismo, cosa que ante la constitución de los Estados Unidos no puede ser permitida. Como resultado de este fallo el Departamento de Seguridad Nacional ha hecho del conocimiento público una extensión del TPS hasta el 2 de enero del 2020 para los nacionales de Nicaragua, Haití, El Salvador y Sudán.

¿Que significa esto?

Que los nicaragüenses tienen un alivio temporal (TPS) hasta el 2 de enero del 2020 y no necesitan renovarlo, su renovación es automática a menos que quieran obtener una nueva documentación y deberían pagar el costo.

*Para renovar la licencia e identificación personal deberá presentar en las oficinas del departamento de transporte su tarjeta (DMV/Driver License and Motor Vehicle Service Center) si no la tiene puede presentar la carta de aprobación y llenar la forma I94, que detalla en las últimas páginas como debe aplicar y llenarse. De esta forma puede presentar solo la parte que le corresponde a las oficinas del DMV (Driver License and Motor Vehicle)

*Para viajar fuera del país puede llenar la forma I31 que es un Advance Parol, que le permite hacerlo, más no es recomendable.

*Si el empleador se rehúsa a aceptar la extensión automática puede reportarlo como discriminacion laboral.

¿Qué sigue ahora?

El TPS por el momento es solo un alivio temporal, su final es incierto pero los inmigrantes no pueden vivir de mes en mes pensado que un día serán deportados, la problemática no está resuelta, solo se ha extendido la agonía de muchas familias que viven en el temor y la incertidumbre.

Con Nicaragua podría haber una nueva extensión después del 2020, quizás sea una luz de esperanza, ya que existen pruebas suficientes y argumentos válidos para pedir una prórroga debido a la situación socio política que atraviesa el país. En más de una ocasión el gobierno de los Estados Unidos ha condenado al gobierno de Daniel Ortega, ha admitido la violaciones constantes del gobierno de Ortega contra el pueblo nicaragüense y la OEA ha condenado las muertes de centenares de ciudadanos, calificando las acciones del gobierno de Nicaragua como crímenes de lesa humanidad, otro a punto a nuestro favor sería la Nica Act, que es prueba irrefutable de la inestabilidad y de la violacion de derechos humanos que se vive en Nicaragua.

Los beneficiarios nicaragüenses del TPS podrían seguir el ejemplo del “Ramos Case”,  todo dependerá de la situación sociopolítica de Nicaragua y de este año de campaña en donde ya se habla de que Trump será el candidato por la ala republicana para el 2020.

¿Qué necesitan los nicaragüenses para ganar esta batalla?

Unidad en todo el sentido de la palabra, separar ideologías, creencias, estereotipos, dejar el individualismo y hacernos ciudadanos conscientes de nuestras acciones a futuro, superar esa falta de unidad y organización que de momento le ha causado daño no solo a la comunidad nicaragüense que vive aquí sino a aquellos que están llegando al país. Debemos de construir espacios para los que llegan y posiblemente sigan llegando.

De momento todo es posibilidades e incertidumbre mientras el reloj sigue corriendo, es un buen momento para hablar del tema, tomar decisiones, organizarnos y actuar.