La lucha del 6% universitario y el sandinismo

La lucha del 6% universitario y el sandinismo

– El 6% de asignación a las universidades se logró durante un gobierno liberal, no durante la gestión de la dictadura sandinista.
– La revolución sandinista en los años 80 se negó a otorgarle el 6% a las universidades, en cambio, todos los recursos fueron utilizados para una guerra que dejó 50 mil muertos, y 40 años después, siguen utilizando el fratricidio para sostenerse en el poder. 
 
– La asignación del 6% proviene de los impuestos de los nicaragüenses, no es un regalo de la dictadura, es una obligación constitucional.
– En 1995 el FSLN utiliza la lucha universitaria por el 6% para hacer sus famosas asonadas y desestabilizar a los gobiernos de turno, no porque creyeran que era fundamental para el desarrollo del país invertir en la educación superior.
-La autonomía universitaria fue aprobada por la dictadura de Luis Somoza en 1958 y asignó el 2% del presupuesto de la república a las universidades. La dictadura sandinista en el 2018 ha asesinado la autonomía y utiliza el 6% para sobornar a sus operadores políticos dentro de las universidades, con el fin de formar máquinas profesionales sin conciencia de la realidad del país.
– Si bien es cierto la lucha del 6% era indispensable para sostener un proyecto a futuro de las universidades, tras un tiempo, la lucha universitaria tuvo intereses políticos y dejó de ser de orden público.
-UNEN es una extensión del sandinismo dentro de las universidades y su principal función ha sido desmantelar la autonomía universitaria y socavar cualquier intento estudiantil de democratizar al movimiento estudiantil. Las autoridades universitarias han utilizado a UNEN como turbas para reprimir las exigencias estudiantiles.
– Las universidades representan una amenaza para el proyecto político-familiar de los Ortega-Murillo. El sandinismo es incompatible con la democracia, las universidades son un reducto de las libertades cívicas, controlar las universidades es importante para detener cualquier pensamiento crítico.
– La transgresión a las universidades, es producto de que ahí nació la conciencia de nuestra nación en abril. La tarea de las universidades es enseñar “la difícil profesión de ser hombre”, dijo el Doctor Mariano Fiallos Gil. La dictadura necesita sapos y para ello necesita crear hombres que no piensen, necesita hombres que cumplan órdenes.
– En los años 80, la Revolución Sandinista utiliza la educación para adoctrinar a sus seguidores, y los centros de estudios fueron campos de formación político-militar. La masacre en Nicaragua no tiene su origen el 18 de abril de este año, esto se gestó desde los años 80 con la formación político-militar que recibieron esos jóvenes y esos jóvenes de aquella época, son los que actualmente ocupan los cargos más importantes en el gobierno. No nos debería sorprender la brutalidad con que han actuado, fueron entrenados para esto.
-La lucha en Nicaragua no es solo por el 6%, también es por la autonomía universitaria, justicia, democracia y libertad. La dictadura podrá seguir asignando el 6% a las universidades, pero si no se logra independizar a la universidad de las líneas partidarias, difícilmente se formarán profesionales con valores.
“El color de asesinos no borraran de sus caras”, dice la canción “Vientos del pueblo” de Victor Jara. Las medallas otorgadas a Ramona Rodríguez y Flor de María Valle, no les quitan responsabilidad en los crímenes ocurridos en la UNAN. El asesinato de dos estudiantes el 13 de julio, durante el ataque a la UNAN recaen sobre ellas, así como el enjuiciamiento a los estudiantes que han luchado por la autonomía: Byron, Nairoby, Yaritza, Levis, Victoria, Amaya, Luis, Herald, etc. Los muchachos en su interminable amor por Nicaragua, resisten la parafernalia de un pequeño grupo de viejos adictos al poder. La cárcel no detiene las ideas, aumenta las ganas de libertad
“Ya fueron miles y miles, los que entregaron su sangre y, en caudales generosos, multiplicaron los panes”, continúa la canción de Victor Jara. Son miles los universitarios que siguen luchando contra la dictadura en Nicaragua. Muchos siguen luchando desde las cárceles, sufriendo torturas por atreverse a pensar, pero no hay mayor tortura que la indiferencia de los oprimidos. Aún en la oscuridad de sus jaulas, son libres, porque los ha iluminado el sentido vivo de los valores, porque comprenden el sufrimiento de nuestra gente.


Escrito en el mes de diciembre del año 2018 con motivo de la entrega de la Orden de la Independencia Cultural “Rubén Darío” a la Rectora de la UNAN.