¡Es la economía, estúpido! – Las negociaciones entre millonarios nicas

¡Es la economía, estúpido! – Las negociaciones entre millonarios nicas

La tarde de ayer las redes sociales nicas fueron sacudidas por una noticia explosiva: “el gobierno de Nicaragua ha accedido a un diálogo incluyente, serio y franco”… e inmediatamente el espaldarazo de la Embajada norteamericana en nuestro país.

Aunque sabíamos que se estaba cocinando algo entre la empresa privada y el gobierno, la forma en que nos fue presentada la información definitivamente nos ha dejado a todos un poco perplejos, sobre todo por la participación de la Iglesia Católica como testigo.

A simple vista esta negociación anunciada ayer lo que busca es que los EEUU no apliquen a Nicaragua las sanciones económicas contempladas en la Nica Act y podría considerarse la continuación del cabildeo iniciado por le empresa privada en Washington para evitar que, en su momento, fuera aprobada. La preocupación de el “gran capital” es más que comprensible, porque EEUU es el principal destino de las exportaciones de nuestra economía extractivista. La aprobación inmediata de los Estados Unidos de Norteamérica a la reunión de ayer apunta al reconocimiento de la interlocución del “gran capital” en la crisis nicaragüense, aunque NADIE en Nicaragua se considere representado por esas personas cuyos intereses están totalmente alejados de los de las grandes mayorías. La actitud de los EEUU tiene que preocupar a quienes han acudido constantemente a pedirles ayuda y, aparentemente, están esperanzados en que de ahí surjan las respuestas a nuestros problemas.

Siendo extremadamente optimistas y positivos podríamos pensar que no está mal que se logre una tregua en lo económico, porque eso repercute en el empleo y en la calidad de vida de miles de familias nicaragüenses… pero si este intento de negociación no trae aparejadas algunas respuestas inmediatas a la crisis democrática y, sobre todo, a la represión y a la falta de libertades, como a las detenciones y condenas arbitrarias, creo que sería altamente perjudicial para la sociedad nicaragüense. Un anuncio de la apertura de negociaciones que no indica fechas, agendas ni actores no puede ser tomado en serio, pero tiene que preocuparnos seriamente.

Como dije antes, es evidente que quienes estuvieron presentes en la reunión entre el gobierno y empresarios, es decir, quienes están abriendo un canal de negociación, no son representantes de la sociedad nicaragüense, sino de una muy reducida parte de ella. Esto es muy importante, no podemos permitir que de alguna manera se asuma que las conversaciones entre millonarios nicaragüenses puedan llegar a sustituir a un verdadero diálogo nacional, que tiene que involucrar a la ciudadanía organizada y a la población en general para gozar de verdadera legitimidad, para que sus resultados sean válidos y aceptables.

Soy un firme creyente del diálogo y de la negociación para la resolución de conflictos, pero en este caso considero que no estamos en presencia todavía de un diálogo constructivo, comenzando por su falta de transparencia y la falta de representatividad de sus participantes. Si esta negociación implica la posibilidad de abrir una negociación más amplia, verdaderamente incluyente de todas las fuerzas vivas de la nación, entonces, y solo entonces, podría ser positivo…. mientras tanto parece una cortina de humo, nada más.