Error 404: Democracia no encontrada

Error 404: Democracia no encontrada

La tecnología digital y la democracia parecen estar divorciadas, continuamos haciendo política con las mismas tecnologías e ideas de hace 200 años, necesitamos construir nuevos espacios de poder, simplificándole y acercándole la política al ciudadano común.

Una forma probada de lograrlo es utilizando los medios digitales, siguiendo el ejemplo de iniciativas como “Haz tu Ley”, plataforma interactiva implementada por el congreso del Estado de Jalisco (México), o DemocracyOS aplicación desarrollada en 2013 por el grupo Argentino “Democracia en Red” que le permiten a cualquier ciudadano informarse, debatir, votar e introducir propuestas en la agenda gubernamental siempre justificadas en la resolución de problemáticas sociales.

Ambas herramientas están diseñadas para fomentar la participación ciudadana inclusiva, trabajando en conjunto con concejales y legisladores que se comprometieron previamente a apoyar e impulsar las propuestas que fueran desarrolladas y votadas por los usuarios de dichas plataformas, las cuales dicho sea de paso, cuentan con altos estándares de confiabilidad, garantía  y anonimato del voto usando tecnologías como el “Blockchain” para cifrar la información.

La idea de acortar la brecha entre democracia participativa y representativa, usando la tecnología, probablemente causará escozor en los cuellos de las vacas sagradas que tradicionalmente han detentado el poder político en nuestro país, pero en la práctica esto no altera profundamente la representación ni la autoridad del sector de la clase política, sino, más bien, presupone su existencia y toma lo mejor de ambos modelos, trabajando en conjunto, creando verdaderos profesionales de la legislación, políticos con formación, para la consolidación del Estado de Derecho en una Democracia Participo – Representativa.

De hecho, la implementación de este tipo de tecnología va en total concordancia con los artículos 7, 50 y 140, numeral 4) de la Constitución Política de la Republica, que establecen que cada ciudadano tiene derecho a presentar iniciativas, y en conformidad con la Ley 475, Ley de Participación Ciudadana, que no limita el desarrollo de nuevas formas de ejercer la participación.

Imaginar al nicaragüense promedio llevando sus necesidades al engranaje estatal por medio de una aplicación web, en alianza con uno o más partidos políticos, podría sonar a ciencia ficción en este momento, dados los bajos índices de acceso a internet de nuestro país y tomando en cuenta retos a superar como ser la nación con los precios en banda ancha fija más elevados a nivel del hemisferio, según el “Informe Estado de la Banda Ancha en América Latina y el Caribe 2016” publicado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL),

pero ese mismo informe revela que Nicaragua se ubica como una de las economías de América Latina con mayores tasas de crecimiento en el número de hogares conectados a internet. El acceso a las nuevas tecnologías está creciendo exponencialmente y esto también está siendo impulsado por el crecimiento de la Banda Ancha Móvil (Telefonía).

Tomando en cuenta este auge digital y el surgimiento de nuevos partidos políticos con vocación transformadora y modernizante, como el nuestro, no es descabellado pensar que dentro de 5 años tengamos a “Propuesta Ciudadana” usando la tecnología y poniéndola al servicio de la Política en beneficio del Pueblo, ya estamos trabajando en ello.

Debemos ejercer nuestra ciudadanía más activamente, reemplazar los sentimientos de exclusión y exclusividad existentes por un renovado sentido de pertenencia y obligación para con nuestra patria y nuestros compatriotas, para ello es necesario usar todas las herramientas que estén a nuestro alcance dentro del marco del civismo, entre ellas la Tecnología Digital.