Elecciones primarias dentro de la UNAB

Elecciones primarias dentro de la UNAB

El pasado 25 de marzo la Unidad Nacional Azul y Blanco dio a conocer a sus integrantes el calendario electoral en el marco de las elecciones primarias de la Coalición Nacional, teniendo el 01 de abril como fecha de presentación de precandidaturas de diputaciones al Parlamento Centroamericano, diputaciones nacionales y departamentales; este proceso democrático interno tiene alrededor de tres meses de estarse desarrollando, previo al análisis y consenso de las cerca de 200 organizaciones y estructuras territoriales que la conformamos.

Es comprensible, debido al contexto histórico-cultural, que en Nicaragua la ciudadanía no esté familiarizada con las metodologías normativas, legales y democráticas, ni con el ejercicio de sus derechos civiles y políticos; es decir, con la participación ciudadana, mecanismo vital para intervenir, influir y decidir en las cuestiones públicas que le atañen; y que más bien rechace -algunas veces de forma violenta- cualquier tipo de organización, actividad o iniciativa que “huela a política”, como es el caso de las elecciones primarias de la UNAB, que en realidad son la mejor evidencia de que esta organización apuesta por una nueva forma de hacer política, bajo principios democráticos y transparentes. Así, podemos entender, aunque no justificar, la reacción de una parte de la población ante la lista de precandidaturas internas que se ha filtrado y circulado en las redes sociales y que ha sido sometida a duras críticas sin conocimiento de causa y en los términos de lo que en Propuesta Ciudadana denominamos “Vieja Cultura Política” (VCP); esto es, ataques personales, interpretaciones maliciosas, estigmatización, ofensas, etc.

Es importante tener claro que la Unidad Nacional es un instrumento político en construcción en donde convergen diferentes organizaciones que tienen como objetivo alcanzar la democracia, la justicia, la paz y el desarrollo sostenible para las y los nicaragüenses y que por su naturaleza emergente y diversa también enfrenta algunas dificultades con el desarrollo y apropiación de la “Nueva Cultura Política” (NCP) y sus métodos, que, sin embargo, están presentes y en permanente estado de formación dentro de sus filas.

En cuanto a la presencia de personas miembros de Propuesta Ciudadana dentro de las distintas listas de precandidaturas, consideramos necesario expresar lo siguiente:

  1. Propuesta Ciudadana promueve, desde inicios de la crisis en el año 2018, un Referendo Abrogatorio como la vía pacífica, cívica y democrática para encaminar a Nicaragua hacia un mejor futuro, con la claridad de que es necesario un gobierno de transición y una asamblea constituyente, como la mejor ruta para la refundación del Estado y vía para lograr un nuevo Contrato Social, para la convivencia duradera y sostenible de los y las nicaragüenses. Aspiramos a poder llevar esta propuesta a una Asamblea Nacional democrática y plural, entre otros temas programáticos que serán presentados en su momento. Nuestra intención es una profunda transformación del sistema político, económico y social.
  2. Apostamos a la creación y desarrollo de espacios políticos amplios e incluyentes, basamos nuestra existencia en el goce y defensa de los derechos humanos y la democracia participativa, que no se limita al plano electoral, pero también lo comprende. Continuaremos trabajando por el cumplimiento de nuestros objetivos en todos los espacios en que nos sea posible.
  3. Creemos que la salida de la crisis actual es política y exigimos reformas electorales que garanticen el cumplimiento de las leyes, la ética y la transparencia para poder realizar un proceso electoral justo y creíble para la ciudadanía. En ese sentido, es necesario que estemos preparados y nos organicemos en el marco de las elecciones a realizarse en noviembre de este año y las elecciones primarias internas de la UNAB son una buena práctica para el mejor escenario, que es el de unas elecciones con todas las condiciones democráticas posibles.
  4. Nuestras(os) precandidatas(os) a diputaciones o cualquier cargo público, son personas valiosas que se rigen por los principios y el código de ética de nuestra organización y jamás se van a prestar a “juegos políticos” como “arreglos debajo de la mesa”, reparto de cuotas de poder u otros manejos de esa índole que son propios de algunos representantes de nuestra política tradicional.
  5. Es necesario que la ciudadanía nicaragüense se comprometa con un cambio profundo en nuestra cultura política, partiendo de asumir la propia responsabilidad individual dentro de los procesos políticos y sociales que nos afectan a todos y todas, más allá de la simple fiscalización y crítica. Solo así podremos garantizar la democracia, la institucionalidad, la descentralización del poder, la paz y la participación ciudadana, para convertirnos en una sociedad justa, incluyente e integrada.
Share
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x