Problemáticas que afectan la calidad educativa en los colegios públicos de Nicaragua (parte 2)

Problemáticas que afectan la calidad educativa en los colegios públicos de Nicaragua (parte 2)

La primera parte está en este enlace.

El factor docente

No toda la problemática de la educación gira en torno a las escuelas y sus carencias materiales en muchas ocasiones la principal grieta reside en el personal docente. Aquella persona que al llegar a casa deja la máscara de promotor educativo sobre la mesa, mientras prepara la cena a sus hijos, quienes muchas veces estudian en colegios privados porque, como es bien sabido, la educación pública en la actualidad no enseña nada.

El salario de los docentes es uno de los más bajos existentes en el país: 7,600 córdobas sin el bono “solidario”, que dejó de existir desde diciembre del año 2015 para ser integrado en el presupuesto nacional. Antes era patrocinado por la cooperación venezolana que cuantificaba 750 córdobas asignados por el gobierno para paliar un poco las grandes necesidades de los educadores nicaragüenses. Al mismo tiempo, la canasta básica tiene un costo de casi el doble de lo que el maestro devenga al mes. En septiembre del año 2016, según el Instituto Nacional de Información de Desarrollo (INIDE) con datos del Banco Central de Nicaragua, el costo de la canasta básica asciende a 12,452.78 córdobas, lo que nos lleva a preguntarnos:

¿Por qué nuestros educadores ganan tan poco?

En nuestros países vecinos como Costa Rica, se estima que el docente gana alrededor de 1,075 dólares al mes (más de 30,000 córdobas) y en Honduras el equivalente a 550 dólares (más de 16,000 córdobas), esto según datos de un artículo publicado por el periódico "La Prensa", lo que nos muestra que la brecha entre el salario de los educadores nicaragüenses con respecto a los demás países de Centroamérica es abismal.

¿Inversión en educación pública?

El catedrático Carlos Tünnermann, expone que para superar las limitaciones de cobertura y deficiencias cualitativas del ámbito educativo es imprescindible invertir más en educación. Comparando la inversión nicaragüense en educación con lo que invierte Cuba en esta materia, según un estudio de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), ocupa el primer lugar en inversión de educación en América Latina con un 16,3 % de su PIB. Por ello, Cuba al mismo tiempo presenta los mejores rendimientos a nivel de primaria evaluados por el Tercer Estudio Regional Comparativo y Explicativo (TERCE) aplicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), mientras Nicaragua que invierte 2.8 % de PIB en educación pública ni siquiera alcanza el promedio de evaluación de 700 puntos obtenidos por los países del área, siempre según la UNESCO El promedio nicaragüense es aproximadamente de 660 puntos.

Cirilo Otero también menciona que Nicaragua está atrasada en su desarrollo tecnológico, actualmente el país se encuentra en el puesto 116 de 128 del ranking mundial de tecnología; aunque tal caso se ve superficialmente abordado por el gobierno, al innovar con la presencia de internet WIFI en los llamados "Parques del Alba" para que los usuarios nicaragüenses puedan acceder a internet gratuitamente.

¿Qué piensan los jóvenes acerca la educación pública del país?

Norman Gallegos, de 19 años y estudiante universitario de la carrera de Ingeniería Industrial de la Universidad Nacional de Ingeniería, piensa que en el país hace falta registrar materias elementales como inglés, la cual debería de ser impartida por los docentes desde la etapa de primaria, para que así el niño o niña tenga más interacción o relación con este idioma extranjero que se ha vuelto tan importante actualmente. Norman también considera que los estudiantes provenientes de colegios privados tienen mucho mayor dominio del inglés que los estudiantes de colegios públicos, suponiendo que la brecha entre la educación de colegios públicos y colegios privados no es grande, pero que sí existen vacíos dentro de la educación pública, los cuales el gobierno en turno aún no está interesado en reparar.

Algunas propuestas para mejorar la calidad educativa

Inserción de las nuevas tecnologías

Sergio Argüello, presidente del Instituto Nicaragüense de Desarrollo (INDE), recomienda que se deben aprovechar las herramientas tecnológicas, mediante las cuales se puede tener acceso a estudios de novedad y avances científicos, proponiendo que el docente aproveche este acceso. Es indispensable acudir a la inserción de las nuevas tecnologías en el ámbito educativo, las cuales podrían auspiciar nuevos horizontes de aprendizajes y autodidactismo por parte de los estudiantes, aunque, por otro lado, sin la debida atención y seguimiento del docente en los centros educativos.

Para mejorar la calidad educativa habría que superar la distancia tecnológica que tiene el país de cara a un mundo que cada día está más globalizado e interconectado. Si bien es cierto las nuevas tecnologías de la información y comunicación (TICs), están cotidianamente más presentes dentro de la sociedad nicaragüense, todavía hace falta que ocurra una verdadera inserción tecnológica en los colegios públicos, lo que a su vez ayudaría a cerrar la brecha existente en el uso de las herramientas tecnológicas en Nicaragua en comparación con los demás países del mundo.

Transformar la metodología pedagógica de los maestros

Se requiere asistencia estricta por parte de los directores y docentes hacia los estudiantes de pre-escolar y primaria, brindando un seguimiento a las actividades escolares e incluso a las que ocurren fuera del contorno educativo.  Esto como práctica para persuadir a los estudiantes desde modalidades tempranas para acaparar su atención y evitar así la deserción del colegio o posibles repeticiones del estudiante por su la falta de interés.

Además, es recomendable que se analice la metodología pedagógica del maestro al momento de realizar las respectivas sesiones de clases, así también como la inserción de la variable tecnológica y digital, ya mencionada, en los recintos en donde esta pueda tener sostenibilidad.

Despolitizar las escuelas

La despolitización de las escuelas y los materiales educativos es un aspecto indispensable para evitar el adoctrinamiento de los alumnos por parte del gobierno.  Los materiales que distribuye el gobierno impiden desarrollar el pensamiento crítico y hacen que el joven nicaragüense sea incluso muy poco hábil para discernir sobre su propia educación, también es condenable la intención de sumergir a la juventud en una manipulada versión de la historia producida por el liderazgo actual del FSLN, para hacerse ver, mediante ilustraciones en los libros facilitados por el MINED, ante los estudiantes como figuras heroicas, llegando a borrar de dicha versión a personajes históricos que aún viven entre nosotros. Ocultando hechos lamentables de corrupción, intrigas, muertes y traiciones que deberían constar en nuestros libros de historia, para evitar repetirlos.

Por otro lado, se hace indispensable recuperar la institucionalidad del ministerio de educación y promover estrategias de evaluación con respecto a las funciones propias de los directores y educadores que no estén sujetas a la voluntad partidaria que emana "desde arriba". Necesitamos que los educadores accedan a su puesto de trabajo y lo mantengan sobre la base de la calidad de su trabajo y no por que sean leales al partido y muestren "disciplina partidaria". La despolitización de nuestro sistema educativo permitirá mejorar la calidad de la educación de los estudiantes y la calidad pedagógica del docente, quien no debe estar a merced de los dictámenes "del que manda", sino al servicio de la comunidad sobre una base eminentemente científica y profesional.

Sumado a lo expresado en párrafos antecedentes, cabe decir que la educación sólo podrá considerarse mejorada cualitativamente cuando los estudiantes sean capaces de preguntarse si están siendo educados o adiestrados, para enderezar el rumbo de su propia educación.

Conclusiones

La problemática de la educación pública trasciende mucho más allá del pobre pago que reciben los educadores, de las condiciones materiales en que transcurre el proceso educativo y del propio estudiante que en gran parte (por la misma ignorancia que le es inculcada) comparte la culpa con el maestro. Más allá de estos factores también se encuentra un afán de adiestramiento por parte del gobierno que incide en el manejo del sistema educativo como instrumento de dominación presente y futura.

Es preciso abordar el tema para establecer las dificultades que inhiben al educando de tener una educación pública de calidad, porque es necesario para alcanzar el progreso económico, tecnológico y social de la sociedad nicaragüense. Nicaragua actualmente es un país que invierte poco en educación, un país con bajas calificaciones regionales y si esto está afectando en este momento, no es imposible imaginar el desastre que vendrá dentro de unos 10 o 15 años. ¿A qué niveles de calidad educativa llegaremos, con este paso que llevamos, tan lento e indiferente? ¿Podrá mejorar la situación educativa de los colegios públicos del país? Sí, claro que es posible, siempre y cuando sociedad civil, centros de pensamiento, economistas, funcionarios, comunicólogos, docentes, directores y estudiantes se unan para luchar por ella. Y el momento de hacerlo es ahora.


Bibliografía: