Nicaragua, un país forestal – Algunas verdades incómodas

Nicaragua, un país forestal – Algunas verdades incómodas

Hablar de los bosques es hablar del principal componente de la ecósfera como tal. Es un componente vital en nuestros procesos de ciclos. Se suele decir que Nicaragua es “un país forestal” porque, realmente, la vocación de nuestros suelos es forestal, pero curiosamente todos nuestros esfuerzos como nación apuntan a ser “el granero de Centroamérica”.

No necesito contarte la historia, solo con ver la siguiente imagen sabremos cómo hemos AVANZADO hacia nuestro objetivo estratégico. Tampoco hablaremos aquí de cifras sobre cobertura, sino que nos centraremos en ver los efectos y mi punto de vista sobre las causas de este “fenómeno”.

Esta imagen ya tiene 6 años al menos de retraso, pero te aseguro que parte de lo que estaba cubierto YA NO EXISTE. Lastimosamente te puedo decir que yo la vi morir, convirtiéndose en plantaciones de palma africana en el sector de Prinzapolka, RACCN.

Una observación más: Los bosques nos producen una gran cantidad de valores ambientales como agua, oxígeno, preservación de suelos, retención y absorción de carbono, hábitat para especies de fauna terrestre y marítima, nos evitan desastres naturales, etcétera, etcétera. Incontables son sus valores. Estos valores han dado lugar a que nuestras bellezas naturales nos permitan tener, por ejemplo, la isla más cara del mundo: Calala Island (US $ 1 millón por semana), que la realeza Inglesa venga a Nicaragua a comprometerse y más etcéteras.

En otras palabras. Todo lo que aportan los bosques es tangible y de alto valor económico, ambiental y social.

Esta foto del 2012 es de la zona de Laguna de Wankarlaya, Comunidad La Esperanza Desembocadura de Río Grande de Matagalpa, RACCS.

Por eso la foto del inicio es súper desfasada. Aquí se inicia una finca de 1200 hectáreas (equivalentes a 120 kilómetros cuadrados o 1716 manzanas). Para la ganadería, uno de los que aparece en la foto es el líder comunitario.

Algunos datos

En el año 2002 se realizó un estudio en Quintana Roo, México, la Reserva Biológica del Petén en Guatemala, Atlántida, en Honduras y la Región del Atlántico (hoy Caribe) Norte en Nicaragua[1]. Les presento un resumen de los resultados obtenidos en ese estudio del 2002 y mi percepción actual.

I.- Regulación y Control.

En la RAAN y en la Atlántida existen claras necesidades de debatir y mejorar el marco Regulatorio forestal y maderero. El caso es especialmente difícil en la RAAN, donde las atribuciones regulatorias están divididas en muchos niveles y donde un actor importante, las comunidades indígenas, prácticamente no tiene representación.

Se logró una mejor integración de las comunidades en la toma de decisión (sindigos[2] comunitarios como parte fundamental de los procesos de aprobación) pero la falta de capacidad y transparencia para administrar los fondos provenientes de los impuestos que entrega directamente el MHCP, mismos que se les cobran a los madereros y los generados por los avales, convirtieron esta práctica en un proceso de corrupción constante.

Los niveles de regulación aumentaron, las alcaldías municipales (más en donde hay fuerte presencia de comunidades indígenas y son parte de los corredores de pobreza) han convertido el sector forestal en una fuente de corrupción para las Unidades Ambientales y las autoridades que firman los avales, así como en el momento de realizar las sesiones del Concejo Municipal para aprobar los Planes Generales de Manejo y los Planes Operativos Anuales. El MARENA, la Policia, el Ejército, la PGR, el MINSA, el MINED y la Contraloría General de la Republica se han convertido en actores por medio de las comisiones interinstitucionales, haciendo los procesos de aprobación altamente costosos y burocráticos. INAFOR[3] ha desarrollado una estrategia de Regulación y Control hasta llegar a la automatización del sistema de guías de traslado y exportación de madera y desde el año 2015 se han restringido las aprobaciones de nuevas áreas de extracción, hasta llegar a cero este año.

2.- Desarrollo de Estrategias Industriales

Todas las regiones tienen que profundizar y afinar sus actuales estrategias de desarrollo industrial. Con la discusión de vecindades (clusters) se están dando pasos importantes en esta dirección. Sin embargo, muchas iniciativas de discusión se han quedado estancadas a partir de diagnósticos pobres de la situación actual y de procedimientos poco convincentes para la implementación de las Estrategias (por ejemplo el uso indiscriminado de metodologías participativas). Los actores regionales podrían sacar mucho provecho de especialistas en desarrollo industrial regional, que hicieran un diagnóstico de alta calidad y propusieran un procedimiento viable para evaluar las prioridades de acción.

Hasta la fecha, de las empresas fuertes que existían en el momento del estudio (Plywood de Nic. PRADA S.A, MADENSA, NH Wood; entre otras más pequeñas) ya ninguna existe, en algunos casos sus activos fueron adquiridos por ALBA Forestal y ya no funcionan. INAFOR desarrolla un programa de fortalecimiento de la cadena maderera con fondos de la Unión Europea. Se han focalizado en apoyar algunas iniciativas comunitarias (El Naranjal en Tasba Pri, Bilwi, Puerto Cabezas, RACCN y Orinoco, cuenca de Laguna de Perlas, RACCN. Hasta la fecha ninguna de las propuestas ha logrado desarrollar una sola iniciativa de comercialización de productos terminados) y en apoyo a los pequeños artesanos de los pueblos blancos y Masaya. Como te han de imaginar, desde abril a la fecha el proceso se ha estancado en estos sitios de trabajo;

Se dieron iniciativas de hacer Clusters en las comunidades (con fondos de WWF, FORD Fundation, NOVIB de Holanda, etc) que apostaron a la integración vertical de este sector, como eje de desarrollo de estas comunidades. Se logró llevar áreas comunitarias hasta la Certificación Forestal y posterior al huracán Félix en la RACCN y huracán IDA en la RACCS con fondos del BID y Banco Mundial se dio la creación de 22 empresas forestales comunitarias, a las cuales se les doto de aserríos portátiles, moto sierras, canteadoras y fondos para el aprovechamiento de las maderas caídas. A la fecha 1 ó 2 de estas empresas operan, todas han vendido los equipos. Básicamente toda la inversión realizada en estas comunidades (que sobre pasa los US $ 200 Millones) se ha despilfarrado, sumado al negocio de venta de tierras por parte de los líderes comunitarios;

La participación comunitaria por medio de la herramienta del Consentimiento Libre e Informado para permitir programas o proyectos. Puedo asegurar sin lugar a equivocarme, que ha promovido vicios y corrupción. Ejemplo (fuera del sector forestal) de esto fue el pago que la empresa CLARO Nicaragua realizo a todas las comunidades de la RAAN que están sobre la carretera de Bilwi, Puerto Cabezas hasta el límite con el municipio de Rosita, para hacer el zanjeo para introducir los enlaces de Fibra Optica. O los procesos con la empresa Infinity para concesiones mineras, etc. Hoy esta y otras herramientas no son más que herramientas de enriquecimiento para las autoridades y líderes comunitarios;

Las universidades de los territorios RACCN y RACCS no han logrado dar el salto cualitativo en la investigación y desarrollo. Desaprovechando todo lo que ya se trabajó desde los años 60´s con el Proyecto Forestal de Noreste y lo desarrollado desde IRENA en los años 80´s por FINIDA (financio los proyectos PROCAFOR 5 de establecimientos de barreras vivas de León y Chinadega y PROCAFOR 8 de protección de los pinares del norte). Hasta la fecha se han perdido grandes oportunidades y recursos financieros, dando lugar a la perdida del vuelo y cobertura forestal de los bosques primarios de estas regiones.

3.- Encadenamiento del Sector

La comunicación entre empresarios y comunidades podría mejorarse a través del tema de las cadenas de custodia. Más allá de los aspectos técnicos del manejo de la madera certificada, esta discusión puede servir para que los actores regionales entiendan que las cadenas productivas no sólo transportan madera, sino que, en sentido inverso, también deben transportar información sobre las exigencias de los compradores intermedios y finales.

Se logró cierto nivel de integración empresas – comunidades en casos específicos como los de PRADA S.A (empresa de producción de plywood en Rosita, RACCN), MADESA (empresa de procesamiento de pino con las asociaciones de dueños de bosques de Nueva Segovia) y PLYWOOD S.A (empresa dedicada a la producción de plywood, trabajando en el sector de El Castillo, Río San Juan). De estas solo MADESA trabaja actualmente y no hay ninguna de las asociaciones de dueños de bosques activa. Con apoyo de WWF se instauró en Nicaragua la empresa YagWood que trabajó con comunidades del caribe norte promoviendo hasta un puesto de maderas poco conocidas o no tradicionales en Masaya para su comercialización. Actualmente no funciona desde hace más de 4 años.

Nicaragua estableció el sistema de cadena de custodia por medio de puntos de revisión en todos los caminos de las zonas forestales, como un sistema para garantizar la legalidad de la madera para exportación y de consumo local. Se logró discutir que el Manejo Forestal iniciaba en la industria, de cara a lograr mejor aprovechamiento del recurso y generar un mayor valor agregado a los productos. El problema fue que se quiso realizar por medio de decretos más que por medio del uso de nuevas y mejores técnicas de aprovechamiento. En el 2002 se había logrado establecer (luego de una gran discusión técnica) diversas modalidades de aprovechamiento desde 10 hectáreas hasta las grandes concesiones, lo que en la actualidad se perdió.

4.- Madera de Mercado Ilegal

El Principal Problema sigue siendo estructural y de institucionalidad, el esquema de juez y parte por parte del ente regulador en Nicaragua, no permite el desarrollo de un esquema legal de trabajo, dando lugar a muchas ilegalidades e irregularidades por parte de muchas industrias.

INAFOR nació como parte de la transformación del estado, siempre huérfano de una institución que lo rigiera y con dependencia total presupuestaria. Paso de ser regido por MARENA (era Servicio Forestal Nacional) a ser regido por MAGFOR (pasa a llamarse INAFOR) su dependencia económica de un ente carente de capacidades lo ha limitado siempre a ser la cenicienta o el “niño moto” de sus rectores. En dependencia de las urgencias propias de las instituciones, que dependen o aseguran su accionar de campo con fondos de cooperación, los cánones de servicios y “el apoyo” de los interesados en pagar los costos (alimentación, hospedaje, combustible) de las inspecciones.

INAFOR recibe y decide sobre las infracciones cometidas por los madereros, dando lugar a corrupción. No hay un tribunal independiente en lo contencioso administrativo para el tema forestal. Se desarrolla un sistema de Regencia Forestal como dadores de fe técnicos, dependientes de INAFOR, aunque pagados por el maderero, dando lugar a una mezcla de intereses que hasta la fecha no ha permitido una administración técnica de las ejecuciones de los Planes de Manejo;

Nicaragua es el país con más vedas forestales de la región y el continente Americano. Hasta hoy eso no ha evitado el deterioro o la destrucción de sus bosques. La extracción, comercialización y hasta exportación de madera ilegal en Nicaragua puede representar hasta el 75% del consumo de madera interna y un 40% de la madera exportada. Existiendo veda de Caoba y Cedro Real, es común ver los muebles y demás productos hechos de estas maderas. Las construcciones de casas de lujo, son los principales demandantes de estas maderas (puertas, ventanas y muebles de cocinas).

Se desarrolló un marco institucional para el desarrollo forestal de Nicaragua (Política, Ley, Normas Técnicas y Disposiciones Administrativas). Hasta la fecha las Normas Técnicas no se han revisado desde el año 2007, cuando tocaba hacer actualización. Todo se ha legislado por decretos y Disposiciones Administrativas hasta la fecha.

Concluyendo

Se podría decir que la pérdida del bosque natural de las regiones del caribe, es una combinación de culpas y responsabilidades. Dieciséis años después del estudio relacionado la industria forestal ha muerto, quedando algunos pequeños empresarios tradicionales y un sinnúmero de pequeños madereros ilegales.

Las comunidades indígenas dueñas de estos recursos, han permitido en algunos casos, y en otros han sido obligadas a permitir, el deterioro y exterminio de estas zonas boscosas. Todo esto bajo la complacencia y muchas veces coautoría de la autoridades regionales (Consejo y Gobierno Regional).

El actual gobierno (por estar ya más de 11 años en el poder) ha empeorado la situación de institucionalidad, producto de ser coautor o socio de muchas de estas actividades ilegales, bloqueando el trabajo de la PGR en el tema forestal y las primeras demandas por delitos ambientales. Por el contrario han usado a esta (PGR) como una herramienta de chantaje político.

El establecimiento de plantaciones de naranjales, teca, melina, bambú y palma africana han dado lugar al cambio de uso (incluyendo carreteras de acceso, áreas industriales, áreas de asentamiento de trabajadores, etc.) de un poco más de 150 (ciento cincuenta) mil hectáreas de bosques primarios latifoliados y de pinares en las regiones del caribe Norte y Sur. A esto hay que sumarle todas las áreas introducidas a la producción pecuaria.

Nicaragua ha dado lugar al inicio de la destrucción total de sus bosques primarios, permitiendo la pérdida de una gran riqueza biológica mediante la contaminación de las aguas subterráneas y superficiales por el uso de plaguicidas, poniendo en riesgo el abastecimiento actual y futuro de agua para el consumo humano en muchas comunidades. A esto hay que sumarle la contaminación de estas aguas por el uso indiscriminado de mercurio en la actividad minera en estas mismas regiones forestales.

Nicaragua en un futuro de corto plazo se convertirá en importadora de madera (en la actualidad nuestras importaciones de muebles de contrachapados es superior a nuestras exportaciones de maderas). Ahora mismo estoy escribiendo este artículo sobre una mesa de madera contrachapada, importada.

El bosque es más que madera, es más que ecoturismo… el bosque es vida y desarrollo. El bosque es algo sobre lo que debemos de reflexionar muy profundamente y actuar mientras aún sea posible.

Orlando Lacayo


[1] Comunidades Forestales y El Mercado de Madera no Tradicionales.

[2] Son los encargados de administrar los RRNN de una comunidad.

[3] Instituto Nacional Forestal. Adscrito al Ministerio Agropecuario y Forestal (MAGFOR).