La lluvia de las “I”… La inopia, la intransigencia, la irresponsabilidad, la ignorancia… y seguimos sumando

La lluvia de las “I”… La inopia, la intransigencia, la irresponsabilidad, la ignorancia… y seguimos sumando

Realmente, me sigo asombrando y sorprendiendo día tras día de lo que estamos viviendo en este gran país… mas allá de todo análisis histórico o retórico, holístico o detallado, que se pueda hacer, es difícil de creer que en pleno siglo XXI, con todo el peso de la globalización y el descarne y destape crudo de las redes sociales, alguien pueda aun pensar en dirigir una nación al estilo país bananero de inicios del siglo pasado.

La “inopia”, el distraerse y no darse cuenta de la situación real que se vive, ha ganado las esferas de poder, abstrayéndolas e impidiendo que hagan un análisis serio y exacto de la realidad que se vive… no puedo creer que luego de los grandes eventos del siglo pasado, a partir del afamado Juicio de Nuremberg, nadie con dos dedos de frente pueda pensar que la “impunidad” pueda tener éxito… en un mundo globalizado, el delito, el vandalismo, el atropello, sea a la persona, a la libertad de expresión, a los derechos mínimos, y sobre todo a la vida, no pasan desapercibidos, y la condena es mucho mayor de lo que nadie se imagina, la historia ya no se lee en los libros, se ve y observa en vivo y en directo…

La “intransigencia”, el afán por no escuchar, por no dialogar, por no conversar, por culpar a alguien de sus propios pecados, llevan a la soberbia, pecado capital que no tiene cabida en el mundo moderno, donde mas tarde o mas temprano todos nos enteramos de los hechos, las acciones, las causas y las consecuencias, la “intransigencia” no tiene cabida hoy, salvo para quien entra en la alienación de deificarse y todos sabemos como terminan estos personajes totalitarios…

La “irresponsabilidad” es máxima cuando llegamos a la conducción de una nación y no velamos por los intereses de la nación, nadie llega al poder por casualidad, para llegar al poder hay que tener convicción, conducta, ganas de tenerlo, y al tenerlo, hay que ser responsable con quienes conducimos, la corrupción y la avaricia no son un invento moderno, pero quien destina su momento de poder a enriquecerse personalmente o a quienes lo rodean, incluyéndolo, debe tener la “inteligencia” de no matar a la gallina de los huevos de oro, aunque en estos momentos pareciera herida de muerte, porque en un país hecho girones nadie progresa y si la población pasa hambre o necesidades tendremos una revolución en puerta, y nadie quiere más derramamiento de sangre…

Es lamentable mantener en el poder gente que está demostrando “ignorancia”, una “ignorancia” que los lleva a la abstracción y a la “inopia”, al hacer un cálculo tergiversado y equivocado de la situación social, económica y política de su propio entorno… si han tenido la “inteligencia” de llegar al poder por los caminos que hayan sido o transitado, deberían también tener la capacidad del análisis crítico y desapasionado, y sin intentar culpar a nadie de sus propios pecados, buscar como solucionar y arreglar el conflicto antes que sea demasiado tarde y debamos poner un cartel de se vende en la frontera…

Demasiadas “i” para mi gusto, demasiadas “i” para un mundo que tiene los ojos puestos en cada paso, en cada acontecimiento, en cada transitar de un devenir incierto, sin poder prever a que puerto llegaremos o aterrizaremos…

Manifiesto mi “inconformidad”, esperando no perder la “ilusión”, que la “inteligencia” surja nuevamente desde las tinieblas, “iluminando” el camino y nuestro destino…

Dr. Enrique Rimbaud
Médico Veterinario