La agonía del INSS y la crueldad gubernamental

La agonía del INSS y la crueldad gubernamental

En un artículo anterior, abordando el tema de la crisis del INSS, comentaba que la aparente "solución" que se podía extraer de las declaraciones de Francisco López era la de que el INSS simplemente no haría nada, por el momento, más que recortar los egresos por el pago de medicinas y atenciones especializadas a los asegurados y pensionados. Por desgracia yo tenía razón y ya están circulando en las redes sociales y medios formales de comunicación las denuncias relacionadas con la supresión de la entrega de medicamentos gratuitos a los adultos mayores que padecen enfermedades crónicas.

¿Lo que DOS da, DOS lo puede quitar?

El tema de la atención y entrega de medicamentos a los jubilados, sin embargo, no es propiamente algo que deba depender de (o esté vinculado a) la crisis del INSS. En la Ley del adulto mayor o LEY No. 720, aprobada el 06 de Mayo del 2010 y publicada en La Gaceta No. 111 del 14 de Junio del 2010, podemos ver que

Art. 6 Derechos.

Son derechos del Adulto Mayor, además de lo consignado en la Constitución Política de la República de Nicaragua y demás normas jurídicas, los siguientes:

1. Recibir un trato justo, humano, respetuoso y digno por parte del Estado, el Sector Privado y la Sociedad, respetando su integridad física, psíquica y moral.

2. Recibir atención de calidad, digna y preferencial en los servicios de salud a nivel hospitalario, Centros de Salud y en su domicilio. Se procurará dar atención especial a las enfermedades propias de su condición de Adulto Mayor, para lo cual el Ministerio de Salud y el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, en consulta con el CONAM, deberán adecuar en un plazo no mayor de seis meses a partir de la entrada en vigencia de la presente Ley, el listado de enfermedades a ser atendidas para el Adulto Mayor con la correspondiente dotación de medicamentos

Así, en el "Plan de Salud del Adulto Mayor" que aún podemos encontrar en el sitio web del INSS vemos que se señalan las siguientes características:

En la actualidad  se garantiza la atención de salud de los jubilados de cualquier enfermedad, sin exclusiones,  en los  servicios de consulta externa, hospitalización y emergencias.

Se Incluyen las enfermedades de alto costo: cardiacas, vasculares, neurológicas, cáncer, insuficiencia renal, etc.

Se le garantiza la realización de  procedimientos diagnósticos y  de tratamiento cardiovasculares, procedimientos neuroquirurgicos, colocación de prótesis, terapia sustitutiva renal (hemodiálisis), medicamentos, exámenes de laboratorio clínico, de imagenología, estudios endoscópicos,

Podemos completar un marco de referencia legal que justifique la gratuidad en la entrega de medicinas a los adultos mayores, jubilados o no, en el artículo 8 numeral 3 de la "Ley General de Salud", el numeral 2 de la sección 4.1 de la "Política Nacional de Salud" (definida por el actual gobierno en el 2008) y la estrategia número 5 de ese mismo documento. También, al definir las estrategias y actividades del "Plan Plurianual de Salud 2015 – 2021", del MINSA, encontramos que la falta de compensación con fondos del INSS no es una excusa válida para suprimir la entrega de medicamentos que a la fecha se ha venido realizando, dado que este gobierno supuestamente actúa en contraste con "las políticas neoliberales de recuperación de costos":

… Por eso el Plan Nacional es de Desarrollo Humano y no de desarrollo económico. En este contexto se han restituido los derechos del pueblo con Salud y Educación gratuita y universal, en contraste con las políticas neoliberales de “Recuperación de costos”

… Para hacer realidad la restitución del derecho a la salud, el gobierno desarrolla estrategias e intervenciones para garantizar el abastecimiento y la promoción del Uso Racional de Insumos Médicos. Al respecto, se garantiza la entrega efectiva de medicamentos esenciales prescritos de la lista básica, al mismo tiempo que se incrementa la adquisición de insumos médicos y materiales de reposición periódica, así como de medicamentos de alto costo, lo que implica que la población no requiera de hacer gastos de bolsillo en su atención, como era lo usual durante la época de las políticas neoliberales.

Más aún, de conformidad con todos estos documentos citados y la normativa 088 del MINSA, las medicinas para el tratamiento de enfermedades crónicas se adquieren periódicamente conforme el censo de los pacientes que las padecen; o sea que si no están en bodega, su compra ya se encuentra debidamente presupuestada dentro de los gastos de la institución. Y de lo expuesto también se desprende la posibilidad de hablar de "Derechos Adquiridos" a favor de los jubilados actuales y aún de quienes se jubilaren después, en los términos de la "Ley de Derechos Adquiridos" dictada en el año 2004:

… todos los derechos establecidos para los trabajadores, al tenor de lo dispuesto en la Constitución Política, Código del Trabajo, legislación laboral, leyes especiales, reglamentos ministeriales, convenios colectivos, o acuerdos, serán considerados como derechos laborales adquiridos en términos definitivos, por sus beneficiarios…

¿Quién es el culpable de la crisis del INSS?

Si bien es cierto en mi artículo anterior dije que una "discusión centrada en encontrar culpables y aprovechar la ocasión para obtener “réditos políticos” es absolutamente inconveniente, de hecho, es también innecesaria", dada la persistencia con que se señala al FSLN, parece oportuno decir que sí hay culpables y que el FSLN es uno de ellos, quizás el principal, sea en su calidad de autor de la "Ley orgánica de Seguridad Social de Nicaragua" (Decreto 974 de 1982) y su Reglamento (Decreto 975 de 1982), sea en su calidad de coadministrador o cogobernante durante los 16 años de "gobiernos neoliberales" o sea también en su calidad de gobierno neoliberal absolutista y populista durante los últimos diez años.

Pero en el INSS también está representado el COSEP (ahora como parte del modelo corporativista que sostiene al gobierno) y los sindicatos (hoy en día "blancos") y en los gobiernos anteriores, como en el presente, tenemos y hemos tenido centenares de funcionarios y diputados de todas las "fuerzas políticas" de la nación que con sus acciones u omisiones, devengando jugosos salarios, nos dejaron llegar a esta crisis, previsible desde hace muchos años. Listo, ¡encontramos a los culpables!… ¿de qué manera resuelve esto el problema del INSS?

Determinados los culpables, sabiendo que en este momento el control absoluto que ejerce el FSLN sobre todos los poderes e instituciones del Estado hace imposible llevarles a juicio para que respondan por sus desmanes, vale la pena que nos detengamos a meditar acerca de nuestra propia responsabilidad y entendamos que:

  1. el gobierno debe ser considerado (y es) un administrador de los bienes del Estado nombrado por sus ciudadanos,
  2. el gobierno también es la expresión de la autoridad que los ciudadanos conferimos al Estado, entre cuyas funciones formales se encuentran: la redacción, aprobación y ejecución de las leyes, así como la interpretación y aplicación del Derecho,
  3. los bienes que el gobierno administra y la autoridad que ejerce desde los distintos poderes el Estado pertenecen a los ciudadanos,
  4. el Estado no es otra cosa que una forma de organización social, jurídica y política que comprende a una población (ciudadanía) residente en un territorio, debidamente delimitado, dentro del cual dicha población ejerce soberanía en la creación y aplicación de sus propias leyes.así como en la determinación de su forma de gobierno y autoridades.

 

Por regla general las personas son dadas a asumir y apropiarse con más facilidad de sus "derechos" que de sus obligaciones, sin detenerse a pensar que de las últimas es que dependen los primeros, sin llegar a conectar que son las dos caras de una misma moneda. Comencemos por reconocer que tenemos un Estado fallido y un gobierno inepto porque somos ciudadanos fallidos y/o ineptos… ¿a quién podemos culpar cuando la casa que nos está cayendo encima es la que nosotros mismos hemos construido y nos seguimos negando tercamente a reparar?

Cuando decimos, o demandamos que, "el Estado debe pagar", en realidad estamos diciendo que "todos debemos pagar"; porque Daniel Ortega o el FSLN no son el estado (pese a que ellos quisieran creérselo o se lo han creído); el Estado, repito, somos vos y yo, somos todos.

¿Cómo resolvemos el problema del Seguro Social?

El primer paso para resolver un problema es entenderlo, así que conviene evadir el "ruido" mediático y político que se ha generado alrededor del asunto, para pasar a reconocer que el problema del INSS es el agotamiento hasta cierto punto natural del modelo. La siguiente imagen en dos trazos deja clara la situación: los egresos del INSS han comenzado a superar ampliamente sus ingresos, con una tendencia que no solamente es irreversible sino que tiende a agravarse en el transcurso del tiempo. La mala administración del gobierno actual y los anteriores solamente ha acelerado un poco el proceso, pero era inevitable.

Las respuestas posibles al problema saltan a la vista: lograr que ingrese más dinero y/o que egrese menos.

Hacer que ingrese más dinero se puede lograr ampliando la base de cotizantes (lo que también causaría egresos presentes y futuros) o mejorando la productividad y los salarios de quienes cotizan actualmente y/o vayan ingresando al sistema; una tercera forma es inyectando recursos del presupuesto (de por sí deficitario) para ir cubriendo el balance negativo del INSS.

Hacer que egrese menos dinero del INSS se puede lograr eliminando prestaciones (que es la forma cruel elegida por el gobierno actual) para que los actuales jubilados comiencen a morir más rápidamente, aumentando el número de cuotas requeridas y prolongando la edad de jubilación, para tratar de que menos gente llegue viva a la edad de jubilación (que es la propuesta del FMI desde hace varios años, no sólo para Nicaragua sino que para el mundo entero). También está la opción establecida en el Código de la Familia nicaragüense: que cada quien cargue con sus viejos, siendo demandable hasta por un 20% de su salario si es que ambos viven.

¿Y el problema de la Seguridad Social?

El tema del Seguro Social, INSS, es apenas la punta del iceberg. El agotamiento del bono demográfico y el envejecimiento acelerado de la población son el problema real a enfrentar en un lapso relativamente corto de tiempo.

La crisis del INSS es un momento perfecto para reflexionar acerca de la sociedad en que vivimos y queremos vivir, para meditar acerca del país que estamos heredando a nuestros descendientes. Las soluciones "fáciles" pasan por "sacrificar" a alguien por un rato mientras nos llega el turno de que "alguien" nos sacrifique a nosotros mismos un poco más adelante. Las soluciones complicadas, de mayor alcance y profundidad, requieren de nuestro involucramiento colectivo y de una verdadera articulación social que nos permita alcanzar acuerdos que nos comprometan y beneficien a todos por igual.

Algo que me resulta más que obvio es que no podemos dejar estos problemas en manos de la clase política tradicional y el COSEP, recordá que ellos tienen esquemas anacrónicos de pensamiento y:

“No podemos resolver problemas pensando de la misma manera que cuando los creamos” A. Einstein


La imagen que ilustra este post corresponde al ciudadano Henry José Briceño Portocarrero, cobardemente agredido por reclamar sus derechos de jubilado. Vayan a él mi solidaridad y respeto.
Los gráficos fueron aportados por el Dr. Adolfo Acevedo en el grupo de Facebook donde se discute este y otros temas económicos de interés al que te invito unirte para conversar.