FAQ: Algunas respuestas personales a ciertas preguntas frecuentes sobre el PPC

FAQ: Algunas respuestas personales a ciertas preguntas frecuentes sobre el PPC

Como en toda organización humana, seguramente cada miembro de Propuesta Ciudadana tiene sus propios motivos para haberse integrado al proceso de fundación del partido, sin embargo, y como producto de muchísimas reuniones y conversaciones, juntos hemos venido consolidando lo que ahora son nuestros documentos normativos, es decir, los elementos que nos unen y articulan estructuralmente, nuestras coincidencias fundamentales. Así, cuando alguien muestra interés por conocer acerca del partido normalmente le remito los documentos o le hago llegar los enlaces a los posts de este sitio en donde se encuentra el texto de dichos documentos y, también normalmente, me ha tocado responder a una serie de preguntas u observaciones bastante similares, cuyas respuestas no son tan evidentes como inicialmente me parecía.

En este artículo voy a dejar plasmadas las preguntas y las observaciones más frecuentes, junto con mis respuestas y comentarios puramente personales (no del partido), para agregar el enlace al próximo mensaje que me toque enviar o responder a las personas de entre mis contactos que estén interesadas en conocer un poco más del asunto.

1. Habiendo tantos partidos políticos en Nicaragua, ya constituidos y en formación, ¿para qué crear otro?

En primer lugar es necesario destacar que la idea de democracia está inevitablemente vinculada a la idea de la participación ciudadana, esto es: sin participación ciudadana no puede hablarse de una democracia. Si bien es cierto la participación ciudadana podría manifestarse de forma individual o a través de otro tipo de organizaciones de la sociedad civil, también lo es el hecho de que en nuestro país ambas opciones han sido anuladas, casi completamente, para garantizar la hegemonía y control del poder a los partidos políticos. Más gente organizada es bueno, menos organizaciones es malo.

En segundo lugar tenemos que reconocer que los partidos políticos existentes, llamémosles tradicionales, han venido agotando su capacidad organizativa y arrastre popular durante la última década. Como resultado de sus conflictos internos, y debido a los pactos y componendas que eventualmente unos y/u otros han negociado para acceder a cuotas de poder, la credibilidad de la inmensa mayoría de los políticos tradicionales más visibles está por el suelo. Los partidos políticos tradicionales, casi sin excepción, se han constituido como feudos donde, desde siempre, "mandan" las mismas personas.

Un tercer momento de interés lo constituye el discurso que se maneja desde los partidos políticos tradicionales. Alejados de las nociones teóricas de las supuestas ideologías que profesan, los partidos políticos tradicionales son amalgamas (hasta incoherentes a veces) de grupos disidentes de entre ellos mismos. Actualmente todas las agrupaciones político-partidarias ya existentes tienen miembros que se autoproclaman liberales, conservadores, socialcristianos, resistencia nacional, sandinistas, somocistas, etc., y todas estas agrupaciones tienen como denominador común, y objetivo fundamental, la "lucha por el poder"… a toda costa y a cualquier costo. "Todos contra… algo o alguien" es una consigna desfasada y vacía completamente de un contenido de interés para la mayor parte de la población nicaragüense, a quienes agobian cosas más terrenales; como la falta de empleo, la carestía de la vida, el mejoramiento de la calidad en los servicios de educación y salud, etc.

En este contexto, cuando en las elecciones recién pasadas al menos el 50% de los ciudadanos nicaragüenses NO VOTAMOS, nosotros somos un grupo de ciudadanos y ciudadanas que queremos ejercer nuestros derechos políticos, no nos sentimos representados por ninguna de las agrupaciones existentes y no creemos que nuestro ingreso a cualquiera de ellas pueda marcar una diferencia sustancial. Creemos que nos faltan opciones y decidimos constituirnos en una que sea esencialmente distinta, en cuanto al fondo y a la forma de "hacer política" de los partidos tradicionales.

2. ¿Propuesta Ciudadana es un partido de derecha o de izquierda? ¿Cuál es su ideología?

Si consideramos que una ideología no es otra cosa que un sistema coherente de ideas que son elevadas a rango de normas con el fin de interpretar la realidad social y modificarla colectivamente, podemos decir que nuestra ideología es la que se refleja en nuestros principios, el código ético y los estatutos.  Dada la amplia variedad de visiones y perspectivas de los miembros fundadores de Propuesta Ciudadana, hemos optado por adoptar un abordaje ecléctico que nos permita evaluar sin prejuicios cualquier idea que pueda ser útil y aplicable para la solución de los problemas que enfrenta la sociedad nicaragüense.

Aunque nosotros mismos hemos decidido no usar estos calificativos o encasillamientos tradicionales, parece evidente que, dada la composición de la membresía, nuestras posiciones como partido van a oscilar, en mayor o menor grado y dependiendo del tema concreto de que se trate, alrededor de un centro político.

3. Yo pertenecía a "x" partido político (o tengo "y" ideología, creencia o preferencia), ¿puedo integrarme a Propuesta Ciudadana?

Si has leído nuestros principios y estás de acuerdo con ellos, si podés comprometerte con nuestro código ético y los estatutos y si estás dispuesto(a) a descubrir nuevas formas de organización, distintos métodos y mecanismos para debatir y tomar decisiones; no hay ningún problema. Dos cosas que tenés que tener claras desde el principio son: nosotros evitamos las votaciones mayoritarias en la mayor parte de nuestras decisiones (tampoco acudimos propiamente a lo que se conoce como consenso), lo usual es que dada una propuesta procedamos a mejorarla tomando en consideración las objeciones y/u observaciones que cada miembro realice… del mismo modo realizamos el nombramiento de personas para ocupar cargos de representación en las estructuras, sin votación y sin candidaturas previas. Es un ejercicio interesante que vale la pena que probés, te da una visión totalmente distinta de lo que puede ser la democracia.

En Propuesta Ciudadana no hay "directrices", decisiones que vienen "desde arriba", "autoridades" en el sentido que tradicionalmente se asigna a los directivos y nada está "escrito en piedra", los criterios fundamentales para que una decisión sea tomada por el colectivo consisten en "que sea suficientemente buena para todos" y "que sea suficientemente segura para intentarla". Una vez que la decisión es puesta en práctica procede evaluarla periódicamente para, de ser necesario, mejorarla o cambiarla. Las distintas estructuras partidarias están pensadas para construir una suerte de "red neuronal", con cada círculo gozando de suficiente autonomía, lo que a la postre redundará en el desarrollo de nuestra inteligencia colectiva.

4. ¿Quiénes están en el partido?, ¿de dónde salieron?, ¿quién los patrocina?

Por el momento ninguno de los miembros fundadores de Propuesta Ciudadana ha sido un miembro activo con posición visible en ningún partido político tradicional. Algunos hemos tenido participación o afiliación político-partidaria previa de poca relevancia. Otros miembros han estado antes en movimientos políticos no partidarios u organizaciones de sociedad civil, pero una buena parte de los fundadores está iniciándose en la política partidaria y esto nos ha permitido ir adoptando una identidad realmente diferente, alejada de las formas que imperan en nuestro medio.

La membresía del partido paga una cuota mensual con la que se ha logrado sufragar los pocos gastos en que se ha incurrido a este momento: este sitio web, reuniones semanales, un primer volanteo de prueba y un poco de publicidad (experimentando) en facebook. Consideramos que para gozar de una verdadera autonomía y soberanía el partido debe abstenerse de recibir apoyos de organismos o países extranjeros, sin perjuicio de poder acceder a aquellas oportunidades que estén permitidas para todos los partidos políticos y sean de convocatoria abierta.

5. Pero… ¿ustedes están en contra de Ortega o no?

A decir verdad, nunca nos hemos planteado la pregunta de ese modo. Nosotros nos hemos unido y nos estamos organizando para generar aquellas propuestas de cambio que vayamos considerando pertinentes y oportunas para resolver los problemas reales que enfrentamos nosotros y, con toda seguridad, una buena parte de la población nicaragüense. Los miembros de Propuesta Ciudadana, como organización política, aspiramos a ser incidentes en la toma de las decisiones políticas que afecten la vida de la nación hoy y dentro de cinco, veinte o cincuenta años; nuestra visión no puede estar enfocada en, y/o limitada por, la existencia de una sola persona o familia.

Nicaragua enfrenta problemas sistémicos que impiden el ejercicio de una verdadera democracia y, consecuentemente, aspirar a un futuro próspero en términos económicos y de desarrollo social. El gobierno actual, al igual que todos los antecedentes desde tiempos del primer Somoza, es el producto de un sistema político fallido. Aun reconociendo que el partido en el poder y sus dirigentes han logrado minar y en algunos aspectos destrozar todo rasgo de institucionalidad democrática y, con ello, demoler el imperio de la ley; es menester decir que todo eso no habría sido posible sin la participación (activa u omisa) de los "líderes" de los partidos políticos tradicionales, quienes de una u otra manera continúan jugando para disputarse entre sí el dudoso mérito de ser "la segunda fuerza" política del país, que no es otra cosa que compartir el poder y legitimar el sistema del que todos ellos forman parte. El problema de Nicaragua no se resuelve con el simple cambio de las personas en el poder, sino que con un verdadero cambio de sistema.

6. Están locos si piensan que les van a dar la personalidad jurídica… ¿acaso creen que pueden ganar una elección con este Consejo Supremo Electoral?

En el momento fundacional actual de Propuesta Ciudadana sería absurdo detenerse a pensar en esos detalles. Antes de pensar en obtener una personalidad jurídica, de conformidad con la legislación vigente, debemos garantizar la existencia de estructuras partidarias en cada municipio de nuestro país y es a esas estructuras a quienes corresponderá, en su momento, tomar las decisiones pertinentes. Para participar con su propia casilla en las elecciones a realizarse en el año 2020, por ejemplo, Propuesta Ciudadana debería presentar su solicitud de personalidad jurídica a inicios del año 2019, pero también podría decidirse a participar en alianza con alguna agrupación que tenga personalidad jurídica en esa fecha… no es algo que deba preocuparnos en este momento y no es algo que, probablemente, nos tocará a nosotros (los fundadores) decidir.

Nuestra tarea partidaria actual es terminar de crear el marco legal interno del partido, los manuales de funciones para los cargos, las líneas generales del programa de gobierno partidario y, como dije antes, ir creando las estructuras organizativas territoriales. Paralelamente, las estructuras territoriales que vayan siendo creadas tendrán la autonomía suficiente para decidir sus propias acciones, para dar respuesta a sus problemas presentes, concretos, contextuales y coyunturales.

Hablar de nuestra posible participación en las elecciones municipales de este año es todavía más absurdo. El CSE y su "modelo electoral" (de tigre suelto con burro amarrado) no prestan las mínimas condiciones requeridas para una participación seria, al mismo tiempo, como también he dejado expresado, ninguno de los partidos políticos tradicionales, y ninguno de sus líderes visibles, goza del grado de credibilidad suficiente para sentarse a conversar una alianza. Como dice una frase popular en las redes sociales: "ahorita no, joven", estamos ocupados en cosas más importantes.

Un último detalle que a algunas personas no les ha gustado es el hecho de que en los estatutos de Propuesta Ciudadana existe un limite de edad para poder ser candidato del partido para un cargo de elección popular (hasta los 60 años) y un porcentaje alto designado para personas menores de 30 años (60% de los candidatos). Estos números se corresponden con nuestra realidad sociodemográfica actual y con la intención que tenemos de garantizar un más rápido acceso al poder a nuestro "relevo generacional". Sin embargo, como todo en Propuesta Ciudadana, es discutible y modificable… si hay buenos argumentos, si la realidad lo impone (ej.: una variación en la edad de jubilación) o si se llegare a estimar conveniente… con la única salvedad de que los estatutos pueden ser modificados hasta que el partido tenga su personalidad jurídica,

Si todavía tenés alguna pregunta o duda, dejala en los comentarios de este post. Si te parece interesante el proyecto, ayudanos a compartir el enlace a este post y/o al sitio… en cualquier caso, gracias por haber tenido la paciencia de leer hasta el final.