El meme es mujer

El meme es mujer

El boom de los memes sólo expone la pobreza educativa que nos embarga, misma que limita la capacidad de análisis de nuestra sociedad nicaragüense que encuentra relevante y digno de mención únicamente lo que provoca risas; el resto, por muy sustancial que sea, es desechado.

Necesitamos los memes como válvula de escape para llenar los vacíos en nuestras vidas insatisfechas, ese instante henchido de “jocosidad” ficticia que nos desconecte, como lo hace cualquier otra droga, de la realidad decadente que nos circunscribe.  Seguimos siendo presas fáciles de la mediocre industria mediática, porque no se nos enseña a reflexionar, sino a seguir instrucciones sin cuestionarlas; a ser manipulables. Somos producto de la banalidad que se monetiza, se recicla y se transfiere, una y otra vez.

memes misóginosTampoco es una casualidad que la gran mayoría de los memes más populares producidos por las mentes creativas de nuestro país tengan como protagonistas a mujeres, evidenciando la violencia arraigada que existe en esta sociedad en su contra. Porque ser mujer potencia los defectos, y es más fácil asirse de esa vulnerabilidad para librar una inquisición moral, animados por la satisfacción de nuestros complejos.

Permanecemos a la expectativa del próximo error de una mujer para viralizarlo, porque las posibilidades son altas, porque ellas no son tan inteligentes para responder el resultado de una ecuación matemática frente a las cámaras, o quizá porque son las que usan lenguaje más vulgar que los demás para hacer una denuncia, o quizá porque son más torpes e imprudentes al conducir, o quizá porque usa la palabra “mierda”, o quizá simplemente porque son más propensas a ser poseídas por algún demonio; siempre surgirá leña para atizar una nueva hoguera. Esa es noticia relevante; el meme es mujer.

Antes de seguir explotando con ligereza contenidos que no aportan a debates que constituyan una mejor y profunda reflexión en torno a un suceso, preguntémonos si queremos enfocarnos en lo que realmente logrará mayor incidencia en un cambio a favor de la construcción de un mejor criterio colectivo, o queremos seguir siendo marionetas insípidas que proyectan sus vidas frustradas desde la comodidad resignada del nulo análisis. Lo fácil siempre ya está hecho, ¿quién será el siguiente en ostentar el divertido cargo de “Personaje viral de la semana”?