InicioOpinionesDel estado de necesidad al “derecho” de rebelión