Código Ético del partido Propuesta Ciudadana

Código Ético del partido Propuesta Ciudadana

Código Ético de Propuesta Ciudadana

Capítulo I

Destinatarios y Principios

Artículo 1: El presente Código rige para todas las actuaciones de la membresía del partido, sin exclusión, sus disposiciones son de ineludible cumplimiento y se consideran aceptadas desde el momento en que se suscribe la solicitud de admisión.

Artículo 2: El acto de la promesa del militante de Propuesta Ciudadana constituye su adhesión a las normas éticas del partido y su compromiso formal de cumplimiento.

Artículo 3: Todas las acciones de los miembros de Propuesta Ciudadana, en especial aquellas que se ejercieren desde cargos institucionales partidarios o posiciones de servicio público alcanzadas mediante elección o nombramiento, se rigen por los siguientes valores éticos individuales:

  • Solidaridad, entendida como el deber de servir a los demás en la medida de las propias capacidades.
  • Disciplina, como capacidad de actuar de forma ordenada y perseverante para alcanzar las metas y objetivos, individuales y colectivos, propuestos.
  • Honestidad, que se manifiesta en la coherencia entre lo que se piensa, lo que se dice y lo que se hace; implica la capacidad autocrítica de reconocer los propios errores y asumir responsablemente sus consecuencias.
  • Respeto, como fundamento de una vida social plena, armónica y orientada al progreso. Respetamos a las personas en toda su amplia diversidad, los Derechos Humanos, el medioambiente y la vida en todas sus expresiones, las leyes y las ideas de cada quien.
  • Libertad, interpretada como una condición necesaria e indispensable para que cada ser humano pueda desarrollar y explotar sus potencialidades individuales para alcanzar sus propios fines y objetivos.
  • Soberanía, entendida como el derecho irrenunciable de cada persona (o grupo de personas voluntariamente unidas) a la autonomía de su voluntad y la autodeterminación, para tomar decisiones y conducir su vida por sí misma(s).
  • Justicia, comprendida como la capacidad de dar a cada quien lo que le corresponda o merezca, equitativamente, sin distingos de ningún tipo.
  • Inclusividad, como requisito indispensable, consustancial al concepto de democracia. Dada la complejidad de las relaciones humanas, las ideas y la realidad circundante, debemos actuar con discernimiento, considerando las percepciones individuales, los distintos esquemas de pensamiento, las creencias y el conocimiento científico; todo lo cual es posible únicamente en un entorno inclusivo que permita el libre debate de las ideas con sujeción a los otros principios arriba enunciados.

Capítulo II

De las relaciones con la ciudadanía

Artículo 4: La acción política de cada miembro del partido está orientada a buscar de manera eficiente y justa el camino para mejorar la dignidad de los ciudadanos, el bienestar y el ejercicio de sus derechos y libertades. En sus relaciones con la ciudadanía y organizaciones de la sociedad civil el miembro de Propuesta Ciudadana está obligado a;

  1. Corresponder a la confianza que los ciudadanos depositen en él mediante el sufragio, defendiendo y ejecutando fielmente el programa ofrecido.
  2. Responder a los señalamientos cívicos y políticos que se puedan hacer a su actuación y su integridad en sus acciones públicas, asumiendo las responsabilidades que se deriven de ellas.
  3. Escuchar a las partes implicadas en un problema, asesorarse con expertos y comunicar una opinión o decisión razonada a la ciudadanía.
  4. Tener siempre en consideración los movimientos y los reclamos que nacen de la sociedad civil y sus organizaciones, sin ánimo de emplearlas para finalidades partidistas.
  5. Respetar la autonomía de las organizaciones de la sociedad civil y mantener la máxima imparcialidad en las relaciones que establezca con ellas.

Artículo 5: En el ejercicio de la actividad política interna y en las relaciones con miembros de otros partidos o movimientos políticos, las actuaciones deben desarrollarse desde un espíritu de diálogo, basarse en la idea del juego limpio y la veracidad. En toda discusión política el miembro de Propuesta Ciudadana se obliga a;

  1. Procurar un acuerdo en los temas de interés general, escuchando los argumentos de su(s) contraparte(s) y buscando la aproximación entre las posiciones que se le presentan y la propia.
  2. Presentar razonadamente sus propuestas, siendo sensible a las objeciones que pongan en entredicho una determinada acción política.
  3. Respetar la vida privada, las creencias y los estilos de vida personales de su(s) interlocutor(es) y no utilizar la esfera privada como argumento en el debate público.

Artículo 6: Dada la importancia que tienen los medios de comunicación en la actividad política de la nación y el desarrollo de su vida social, las relaciones con los profesionales de la comunicación deben fundamentarse en el respeto a la autonomía de los medios y los derechos ciudadanos a la libertad de expresión y de información. Los miembros de Propuesta Ciudadana deben:

  1. Respetar la legítima autonomía profesional de los medios de comunicación, sin tratar de presionar, interferir o coaccionar sus prácticas.
  2. Hacer un uso educado de la palabra, evitando en todo momento la demagogia, la manipulación y la falsedad.
  3. Informar de las cuestiones de interés general que lleguen a su conocimiento, previa verificación de las fuentes y la veracidad de las mismas.
  4. Rectificar si descubren que la información que han transmitido no se corresponde con la realidad de los hechos.
  5. Abstenerse de brindar información sensible acerca de las discusiones internas de los órganos partidarios, independientemente de que forme o no parte de ellos, mientras no existan decisiones firmes, para evitar que se genere confusión y/o se desinforme a los medios y, por ende, a la ciudadanía.
  6. Abstenerse de ventilar públicamente, o dar a conocer de cualquier modo, las posiciones personales que otros miembros puedan haber sostenido en los debates internos de los órganos y estructuras partidarias sobre cualquier tema, independientemente de su relevancia.
  7. Abstenerse de emitir declaraciones oficiales o en nombre del partido cuando no estén debidamente facultados para ello. No obstante, los miembros de Propuesta Ciudadana tienen absoluta libertad para opinar o expresarse ante los medios o el público dejando claramente establecido cuando lo hagan a título personal, sobre sus propias posiciones personales con relación a cualquier tema de interés general.

Capítulo III

De las relaciones con la organización

Artículo 7: Los miembros de Propuesta Ciudadana pueden manifestar libremente su opinión dentro de los órganos del partido y expresar sus discrepancias con las directrices y las líneas de actuación del propio partido a través de los canales que el partido tenga establecidos y aún a través de los medios de comunicación o de los tribunales de justicia, si lo considera necesario y el caso lo amerita. En sus relaciones con el partido el miembro se compromete a;

  1. Guardar absoluta lealtad a los principios partidarios y al libre ejercicio de la crítica cuando estime que las actuaciones de alguno de los miembros o el partido mismo contradicen los principios que se ha prometido respetar.
  2. Respetar todas y cada una de las disposiciones del presente Código Ético que regula la actuación de los miembros del partido así como los estatutos y el programa de gobierno. El incumplimiento será debidamente procesado y sancionado por el órgano partidario que sea competente conforme a los estatutos.
  3. Colaborar activamente con los órganos del partido para promover los valores y principios éticos que hacen posible el pleno desarrollo del ejercicio democrático.
  4. Señalar y denunciar las malas prácticas que puedan ocurrir a lo interno del partido o en el desempeño de funciones públicas por algún otro miembro del partido. Cualquier actividad o acción irregular debe ser presentada a los órganos partidarios competentes y, si fuera el caso, a las autoridades judiciales.

Capítulo IV

Del ejercicio de las funciones públicas

Artículo 8: El interés partidario no puede estar por encima de los intereses de la nación. La administración pública es legítima cuando sus acciones están orientadas a la satisfacción del interés general de la sociedad. El miembro de Propuesta Ciudadana, en el ejercicio de un cargo publico debe:

  1. Dar explicación detallada sobre sus actividades públicas y rendir cuentas exactas de su administración, informando de manera transparente a la ciudadanía sobre todas las acciones relacionadas con su cargo.
  2. Velar por el buen uso de los bienes públicos y ser especialmente cuidadoso con la gestión de los recursos, orientando el ejercicio de sus funciones por los valores de la eficiencia, la equidad y la eficacia.
  3. Armonizar el respeto a la autonomía profesional de los funcionarios públicos de carrera con el ejercicio de un buen liderazgo, basado en la mutua confianza y la ética profesional.
  4. Ser justo, ponderado e imparcial en la toma de decisiones propias del cargo, buscando la asesoría debida y respetando las reglas y procedimientos existentes.
  5. Hacer debida entrega de su cargo a su sucesor con transparencia y eficiencia.
  6. Devengar un salario justo, acorde con la realidad económica del país y evitar cualquier tipo de gasto superfluo o de lujo que sea sufragado por el erario con el fin de brindar condiciones que no sean indispensables para el ejercicio del cargo.
  7. Evitar e impedir que familiares o allegados, tanto como él mismo, puedan obtener algún beneficio extraordinario como consecuencia del cargo desempeñado.
  8. Rendir públicamente y ante las autoridades competentes, en tiempo y forma, su declaración de probidad al momento de acceder y abandonar el cargo.

Artículo 9: En el ejercicio de una función pública o cargo, el miembro de Propuesta Ciudadana tiene la obligación de preservar la autonomía de la administración de justicia a pesar de los propios intereses y de los intereses del partido, sin perjuicio del ejercicio libre de la crítica en los casos en que corresponda.

Artículo 10: Para el miembro de Propuesta Ciudadana que ejerce una función pública o cargo es obligación de ineludible cumplimiento el denunciar ante las autoridades de justicia las ilegalidades que conozca, independientemente de la persona o personas que las haya(n) cometido.


Última versión, aprobada en la ciudad de Managua, a las seis de la tarde del veinte de mayo del dos mil diecisiete.