Calentamiento global… la urgencia del cambio

Calentamiento global… la urgencia del cambio

Mientras los hombres en diversas partes de este orbe seguimos discutiendo acerca de democracia, dictaduras, gobiernos poco amigables o nefastos… mientras seguimos preocupándonos por problemas individuales o colectivos pero mundanos, como el precio del combustible o justamente reclamando derechos sociales o humanos pertinentes o justos… la naturaleza sigue su curso inexorable, impávida a la falta de respuesta o acción de nosotros mismos, víctimas directas del cambio climático…

Ya en el año pasado, el 2017, se registró un incremento de 1°C en la temperatura promedio de la tierra, lo que ha generado este año incendios, inundaciones, aumento del nivel del mar a cifras nunca antes vistas, y desastres naturales de mayor o menor envergadura en los cuatro puntos cardinales…

Se prevé que en pocos años, entre el 2020 y 2030, de lo cual no estamos tan lejos, un aumento de 1.5°C más, lo que sería un desastre a escala mundial, disminuyendo las posibilidades de vida como la conocemos hoy, con un aumento de más de 60 metros del nivel del mar, lo que dejaría inhabitable enormes porciones de tierra, muerte de los arrecifes de coral, liberación de enormes cantidades de gas metano de los casquetes polares, volviendo la tierra como hoy la conocemos en vastas zonas áridas desertificadas…

El Acuerdo de París es un acuerdo dentro del marco de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que establece medidas para la reducción de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero firmado por las naciones en el 2016, y este fue sin dudas un instante significativo y esperanzador dentro del desastre que vivimos, solo enlutado por el retiro de los Estados Unidos este año por decisión del controvertido Donald Trump.

No obstante, el acuerdo sigue vigente, pero no veo en Nicaragua una reacción al respecto, aunque notoriamente estamos sufriendo las consecuencias del cambio climático, el incendio este año de la Reserva Indio Maíz dejó por sentado la incapacidad de respuesta por parte del gobierno central y local frente a la emergencia climática y forestal, así como las inundaciones de octubre, ambos eventos fueron claras señales de lo que está por venir…

La falta de medidas a adoptar en forma genérico por ganaderos y agricultores, culpados injustamente por la emisión de gases metano y como agentes participes del efecto invernadero nos muestra gran irresponsabilidad del sector, de las gremiales, de los gobiernos locales y el gobierno central frente a un tema que a todos nos atañe y nos debiera preocupar… ¿qué mundo le vamos a heredar a nuestros hijos?

Cabe aclarar que personalmente creo en la democracia, creo en el respeto a los derechos humanos y civiles, creo en la libertad de prensa, creo en que la justicia puede tardar pero llega, pero, entiendo que los momentos históricos cambian, que los gobiernos cambian, que los derechos pueden restituirse, que los criminales pueden ser juzgados, pero el planeta no, el planeta no espera y la naturaleza avanza inexorable, y, cuando tomemos consciencia y actuemos, ya puede ser demasiado tarde…

Prof. Dr. Enrique Rimbaud Giambruno
Decano de la Facultad de Ciencias Agrarias, UCC
erimbaud@gmail.com , 00505 88521488 (w)