Aproximaciones iniciales al tema de la energía eléctrica en Nicaragua

Aproximaciones iniciales al tema de la energía eléctrica en Nicaragua

El pasado 20 de junio la Asamblea Nacional aprobó con carácter de Urgencia una reforma a la Ley de Industria Eléctrica, Ley 272, ley que establece el régimen jurídico de las actividades de la industria eléctrica; las cuales comprenden la generación, transmisión, distribución, comercialización, importación y exportación de la energía eléctrica. Siendo el tema de la energía uno de los más importantes para sostener e impulsar el desarrollo del país, como también de interés individual y particular para los usuarios del servicio en Nicaragua, se hace necesario comenzar a discutir abiertamente sobre la situación que vive el sector y cómo nos afecta a los nicaragüenses.

Desde octubre del año 2000 el tema de la distribución energética no está en manos del gobierno de Nicaragua, sino de una empresa privada que compró ENEL por un monto de 95 millones de dólares americanos y que desde sus inicios como empresa privada ha venido gestando y ejecutando una serie de atropellos y abusos tarifarios con los consumidores. Con la excusa de la crisis energética vivida por el alza del precio del petróleo en el año 2008 el pueblo de Nicaragua ha venido viviendo una vorágine de incrementos en los costos de la tarifa energética y un atropello en la calidad del servicio prestado, asi como también un descontrol en materia de atención al cliente.

El ente regulador designado por el gobierno, el INE, se hace de la vista gorda, espera a que el ciudadano sea quien solicite las inspecciones para levantarse de su banquillo e ir a realizar las auditorias, cuando esto debería ser su actividad cotidiana: investigar cualquier tipo de anomalía, ya sea de lectura, de mantenimiento o de atención, oficiosamente y no sólo ante la solicitud de los clientes.

Volviendo a la reforma a la Ley 272, sucede que el presidente designado por el CSE prefirió solicitar con carácter de urgencia dicha reforma de ley con el único objetivo visible de que aquel ente privado que pueda generar energía de autoconsumo y que genere excedentes pueda vender energía a la Distribuidora bajo una normativa que aún no se aprueba. Espere un momento… ¿qué cosa? Si, asi mismo, es algo que de momento está en el papel pero que, por la razón que sea, fue aprobado con carácter de urgencia y desde ya le abre paso a alguien para hacer dinero, mediante la simple reforma a la ley, sin que alguien tenga claro cuáles serían los procedimientos aplicables y, por ende, aprovecharlos, debatirlos o rebatirlos.

Por otro lado, en Nicaragua la agenda diaria es presentada por los medios de comunicación, pienso que el país gira en torno a lo que los noticieros nos presentan y, por lo visto, estos temas son intencionalmente apartados del ojo investigativo, ¿cuántos han olvidado que desde 2008, e independientemente de la tendencia de que suban o bajen los precios del petróleo, en el tema de la energía la tendencia sea a alza?  ¿Cuánto ha subido el coste de kilowatts/hora para una tarifa domiciliar desde 2008 a la fecha?

Bueno he aquí la respuesta:

Tomado del INE

Tomado de la Gaceta.

Como podrás ver, tengamos o no subsidio energético, que este a su vez no es más que un préstamo al gobierno de Nicaragua por medio de otra empresa privada, el costo por Kilowatt/Hora en Nicaragua no es a la baja y se ha casi duplicado en menos de diez años, lo que constituye un constante, aunque casi imperceptible, aumento que golpea el bolsillo de los nicaragüenses de a pie y que enriquece considerablemente a otros (más de 6 millones de nicaragüenses pagamos el negocio de la energía, mismo negocio al que se dedica un puñado de empresarios, cada vez más ricos).

Es necesario exigir al Gobierno que revise responsablemente los temas de generación, comercialización y distribución energéticas, no cabe duda de que las cifras no concuerdan con los discursos populistas que se dirigen al pueblo.